A no hacerse los distraidos, una cuestion de derechos

Zósimo Nogueira

El aguinaldo no admite diferencias entre activos y pasivos.

Tiene orígenes en la antigua Roma por iniciativa de Rómulo uno de sus fundadores

Comenzó como intercambio de regalos al iniciar el año, como expresión de buenos augurios.

Con el cristianismo se adelantó su fecha, coincidiendo con el nacimiento de Jesús.

Ahí surge también la canasta de navidad con productos de consumo e ingesta para agasajos y festejos.

Con centenares de años de tradición se incorporan costumbres y gustos de cada región

En tiempos no lejanos a fines de diciembre; carteros, serenos o recolectores de residuos recorrían los barrios sonando bocinas, silbatos o voceando sus actividades y golpeando puertas solicitando gratificaciones.

Este año lo viví en mi barrio con los barrenderos.

Generalmente reciben dinero y bebidas o alimentos festivos.

El Aguinaldo en nuestro país fue creado por la Ley 12840 del 22/12/1960, del gobierno colegiado con mayoría del partido Nacional. 

Son firmantes de la misma Benito Nardone (Chicotazo) Ángel M Gianola y Eduardo A Pons.

Esta Ley establece que los patrones tienen obligación de abonar a sus empleados antes del 24 de diciembre un sueldo anual complementario.

Entienda-se que los empleados públicos tienen como patrón al Estado.

Esta ley estableció el sueldo complementario (en $200,00 o más) de promedio mensual y sanción para los patronos que violen está ley consistente en multa equivalente al doble del sueldo anual complementario.

Por decreto Ley 14.525 del 27/05/1976 se faculto al ejecutivo a pagarlo en 2 etapas.

Una lucha- Un derecho – Una obligación

Esto no es demagogia, en esta lucha estamos hace tiempo.

En 2009, en Rivera. Ante la humillante acción del BPS otorgando una canasta de $1000 para pasar las fiestas nos propusimos luchar por el derecho a un aguinaldo como lo reciben los trabajadores activos.

Acorde a esfuerzos y aportes; retribución ganada y no gratificación discrecional del gobernante de turno.

Trato digno hacia quienes dejaron vida produciendo en trabajo, y solo les queda la fortaleza del voto. 

Procuré instruirme en la normativa y mecanismos para promover una enmienda o reforma constitucional para que los jubilados perciban un aguinaldo equivalente a un decimotercer sueldo.

Por mandato Constitucional la generación y asignación de impuestos es privativa del Ejecutivo, así lo indican los Artículos 85 apartado 6 y 86 y 133.

El Presidente de la asociación de jubilados de Rivera Ober Ibáñez Moline se sumo al emprendimiento y previa consulta con el Dr Horacio Catalurda elaboramos un formulario para recolección de firmas.

Esto, lo inicio el entonces Edil Daniel Coitiño el 21/10/2010 con un  acto en la Plaza Flores de Rivera. Dice haber reunido unas 4000 firmas.

Autoridades partidarias y dirigentes de otros partidos se expresaron a favor pero la recolección de firmas fue un esfuerzo exclusivo del grupo.

Se informó de la iniciativa al Comité Ejecutivo Nacional que era encabezado por el Dr Ope Pasquet.

Se hicieron contactos con organizaciones de jubilados a nivel nacional e incluso con el representante de los jubilados ante el BPS  Sixto Amaro.

Falleció Ober Ibáñez y meses después del Dr Horacio Catalurda.

Se abandono la recolección de firmas y se propuso a líderes de Batllistas de Ley  incluirlo como tema de campaña.

José Amorín analizó su viabilidad y lo incluyó como propuesta del sector.

Luego de las internas, nuestro presidenciable Dr Pedro Bordaberry lo tomo como compromiso partidario pero topeando su monto.

El aguinaldo de los trabajadores activos surge de los aportes de empleado y empleador y también tiene descuentos de montepío.

Se aporta montepío en 13 salarios durante el año, que el jubilado también reciba 13 sueldos es lo justo.

No se pide un premio, ni una dadiva, se reclama como derecho adquirido.

Cada asalariado construye su jubilación según sus ingresos y aportes.

Los topes son injustos, lo correcto es lo porcentual. Matemática pura.

No hay demagogia. No surgió en tiempos electorales, lo puede atestiguar todo Rivera.

El artículo 67 de la Constitución establece que las jubilaciones se financian sobre la base de contribuciones obreras y patronales y demás tributos establecidos por ley y la asistencia financiera del Estado solo si fuere necesario.

Se pueden manejar otras variables para los cálculos previsionales, modificar edades de retiro, años de aportes, porcentaje de montepío pero el aguinaldo lo consideramos un derecho acorde a salario y aportes.

Nada justifica  lo contrario.

Los shopping llenos, compras de indumentaria, ropas, calzados, tecnologías de comunicación, artículos ornamentales y comidas propias de navidad.

Plazas de comidas llenas, abrazos y euforia por reencuentros tras las restricciones sanitarias por covid 19.

Despedidas, por aquí, por allá. Se organizan comidas familiares o grupales. Surtidos.

Los asalariados asumen los gastos extras con el medio aguinaldo.

Otros destraban sus cuentas y pagan atrasos por consumos de tarjetas.

El aguinaldo permite desahogos, una ayuda a un familiar, propicia encuentros y le pone poca o mucha abundancia a la mesa. El regalito al hijo, nieto, o amigo invisible

Cuanta alegría y satisfacción genera; una sonrisa, un abrazo de agradecimiento.

Este beneficio o derecho por un tiempo incluyo a activos y pasivos.

Ya en época de gobierno de facto se resolvió que los jubilados no debían cobrar aguinaldo, dividieron los 13 aportes previsionales en 12 mensualidades para aumentar las jubilaciones.  

Una mejora ínfima, pero como todo acto dictatorial inconsulto. Le sacaron alegría a los jubilados.

Volvemos al inicio. ¿En que gastan los jubilados su aguinaldo?

No lo gastan; no lo tienen. Solo se lamentan. Que se ha hecho sobre el particular.

Se hizo algo que raya lo ofensivo; a los jubilados de menores ingresos se les repartió una canasta de alimentos  o se dio un suplemento económico de unos $ 1.000.

Los  jubilados y sus familias, quieren ser considerados igual que trabajadores activos.

Observan resignados la falda de consideración de que son objeto y como se ha distorsionado el artículo 8vo de la Constitución.

Este dice que todas las personas son iguales ante la ley, no reconociéndose otra distinción entre ellas salvo los talentos y las virtudes,

Que disparidad de criterios. Se penalizan delitos con mayor severidad o benevolencia según el sexo del autor o de la presunta víctima.

Leyes de cuotas asegurando bancas parlamentarias por género, preferencias para trabajos y espacios también por género, color de piel y orientación sexual.

Pensiones graciables que exceden a la reparación y se prolongan a descendientes sin aportes laborales significando una carga para el erario público.

Ahora  se impulsa una propuesta de asignación igualitaria de espacios de arte.  

Una propuesta sin sentido racional, como si el intelecto, el ingenio y la creatividad puedan cuantificarse. Una política mediocre que condiciona el despegue de las cualidades del ser humano en general, parece apuntar a una generación de androides.

Se acallan satisfacen demandas grupales muchas veces sin sustento restando atención a los más vulnerables que son los niños y ancianos.

Niños que sin apoyo de adultos no pueden desarrollarse y  ancianos que afrontan lo que les queda de vida con problemas físicos, de salud y proximidad de partida.

Se viene nueva legislación previsional, el tema del aguinaldo debe estar en el tapete.

Si la falta de recursos económicos impide una solución general inmediata, nada impide iniciar el camino con las nuevas pasividades.  

El ahorro previsional de cada contribuyente es cuantificable y destinado a un retorno anual determinado.

Se divide en tantas mensualidades o fracciones como se quiera. Con aguinaldo 13 asignaciones.  El dinero es el mismo.

Para los ya jubilados se puede instrumentar su pago en forma gradual, en 5 o más fracciones y trascurrido un ciclo quedaran en igualdad de condiciones.

El Estado cubrió las millonarias pérdidas de Ancap, Pluna, Antel Arena y tantos emprendimientos y programas de dudosa concepción.

De donde salen recursos lo determina el ejecutivo, pero los jubilados no pueden continuar olvidados en este tema.

Brindo por la igualdad.

Compartir

Deja una respuesta