Alguien … nos esta traicionando

Orlando Aldama

Se define como:

1. Falta que comete una persona que no cumple su palabra o que no guarda la fidelidad debida. «es famosa la traición de Judas, que vendió a Jesucristo por treinta monedas de plata»

2. Delito cometido contra un deber público, como la patria para los ciudadanos o la disciplina para los militares.

Reflexión:

Cuando los Políticos nos mienten, cuando influyen sobre la lógica de los acontecimientos, cuando actúan sobre nuestras emociones o sobre nuestras necesidades básicas siendo luego sus únicos logros, mantener elección tras elección sus privilegios. Alguien… nos está traicionando

Cuando los Médicos nos indican medicamentos y tratamientos que por un lado solucionan una parte del problema, mientras generan otros, que luego deberán seguir siento atendidos por ellos mismos con nuevos medicamentos y tratamientos. Alguien… nos está traicionando

Cuando en la Educación nos instruye durante decenas de años, para que al finalizar sus carreras nuestros jóvenes deben emigrar porque en URUGUAY no existen posibilidades de progresar. Alguien … nos está traicionando.

Cuando no podemos sentirnos seguros ni en nuestros trabajos, ni en la vía pública, ni en nuestras casas y vivimos sobresaltados por una realidad que nos muestra un implacable recrudecimiento de la violencia, un aumento de la delincuencia, ante un débil accionar de los sistemas de seguridad y una inexplicable situación de la justicia, que no ha logrado impedir este sistemático avance. Alguien… nos está traicionando.

cuando los comerciantes / empresarios aumentan permanentemente los precios de sus mercaderías y servicios sin ninguna justificación más que el aprovechamiento de una situación o una circunstancia, haciendo que nuestros ingresos se vean reducidos real e inevitablemente, haciendo más y más difícil tomar resoluciones políticas que permitan impedir o al menos atenuar esto. Alguien … nos está traicionando.

Cuanto vemos que en forma permanente todas y cada una de estas cosas pasan una y otra v es sin que nosotros podamos impedirlo y peor cuando nada hacemos para cambiar esta situación.

Los que nos estamos saboteando, acostumbrando y traicionando, somos nosotros mismos.

No culpes a los demás por tu inacción, no culpes a los demás por tu falta de compromiso, no culpes a nadie ni pidas a nadie que haga lo que tu debes hacer, lo que todos debemos hacer.

No hacer nada y solo quejarse, es ir paso a paso convirtiéndonos en meros espectadores, es quedar condenados a un sistema perverso donde son los demás quienes disponen de nosotros.

Si algo nos queda de rebeldía, de dignidad y de inteligencia, lo que deberíamos hacer es demostrarlo.

Si está pensando y sientiendo lo mismo, manifiéstelo, hay que unir el esfuerzo de aquellas personas que sin importar ni su ideología, ni su origen, ni su formación curricular, ni su religión, estén dispuestas a comprometerse.

Para organizarse sin otra bandera que la de la ley, la democracia y la república, sobre la base de aquellos valores que nos hicieron libres, que nos dieron la soberanía, una libertad y una soberanía que hoy no estamos defendiendo.

El proceso debe comenzar ya… es la única forma de generar estructura, potencial humano, abordaje sistemático de todos los temas que son sensibles, no hay que esperar que alguien venga a realizar un diagnóstico y a decirnos lo que todos ya sabemos porque lo estamos viviendo y padeciendo.

Hay que ir organizando el capital humano, acumulando recursos materiales y generando insumos que nos permitan articular alternativas.

estamos aburridos de escuchar una y otra vez a los mismos políticos que elección tras elección que nos dicen que son la nueva alternativa.

Señores políticos, alternativa viene de alternar y algunos de ustedes hace más de 20 o 30 años que están atornillados al sillon

Ya no les queda más humo para vender!!!

Es fundamental entender que toda la responsabilidad es nuestra, si no hacemos nada nosotros por nuestras familias, ya sabemos lo que va a seguir pasando.seguiremos trabajando para las familias de los políticos de turno.

Y nuevamente llegaremos a la misma triste y contundente conclusión: alguien… nos está traicionando

Compartir

Deja una respuesta