Artigas, el primer republicano

Ricardo J. Lombardo

Aunque modernamente se ha convertido en el día del abuelo, en realidad, el 19 de junio debería ser dedicado, exclusivamente, a conmemorar el día del nacimiento del padre de la patria, José Artigas, hace 255 años.

Una personalidad controvertida, multifacética, de profundas convicciones, raigambre popular y  también de rasgos humanos únicos, Artigas fue elegido como el prócer de nuestro país, a pesar de que no estaba en sus planes la creación de un Estado independiente.

Artigas es, sí, el líder de nuestra nacionalidad. Los orientales tuvieron en él su jefe, su caudillo, su inspirador.

Fue un militar corajudo como para enfrentar al Reino de España, al Imperio Portugués y al centralismo porteño.

Fue un líder carismático capaz de guiar a su pueblo, hacerlo abandonar sus posesiones y acompañarlo en esa heroica cruzada, no suficientemente valorada por la historia, que consistió en el Éxodo del Pueblo Oriental.

Pero creo que el más grande legado de Artigas es su convicción republicanista.

Casi todos los líderes latinoamericanos de aquellos tiempos, que la historia recordó como héroes, tuvieron su momento de inspiración monárquica e hicieron sus planes en base a ese tipo de ordenamiento del Estado, porque no creían que la gente de estos lados tuviera la capacidad para autogobernarse.

Tanto Bolívar, como San Martín, O´Higgins y varios otros pensaron en ungir soberanos autóctonos pero autócratas.

Chile nació como un Reino. Perú, tenía al Inca. México terminó hasta concretando sus ideas monárquicas décadas después. Brasil fue en sus comienzos, esencialmente un imperio.

El único que tenía sus fuertes convicciones republicanas, inspiradas fundamentalmente en los textos de Jefferson y los padres fundadores de los Estados Unidos, era Artigas.

Las instrucciones del año XIII, constituyeron la primera proclama republicanista del continente, consagrando los principios básicos que 17 años después inspirarían el nacimiento del Estado Oriental.

Por eso el concepto de república está en el ADN de los uruguayos. La heredamos del padre de la patria.

Cuando hay quienes quieren cortar los vínculos con el pasado, ignorando las fechas conmemorativas de los hechos históricos, degradando la importancia de los símbolos patrios, lo que están queriendo es alejarnos de nuestra razón de ser como nación y como país.

Los nuevos tiempos nos deben encontrar bien parados en nuestras convicciones esenciales.

Artigas y su prédica republicanista, constituyen el principal fundamento.

Compartir

Deja una respuesta