Asimetrías territoriales, desafíos institucionales

Un compromiso con el futuro

Guzmán Ifrán

Los siguientes datos e indicadores forman parte de un exhaustivo informe confeccionado por el equipo técnico del Observatorio Territorio Uruguay, perteneciente al Área Descentralización y Fortalecimiento Institucional de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, liderada por quien suscribe.

Dicho informe ha servido de insumo para el trascendente trabajo que viene realizando la novel Comisión Especial de Frontera con la República Federativa del Brasil, de la Cámara de Representantes, presidida por nuestro correligionario y amigo el Diputado Batllista Marne Osorio Lima, quien en una gesta histórica para la causa de la frontera ha puesto las asimetrías territoriales en la agenda nacional para conocimiento de la población y acción del Gobierno.  

El informe en cuestión proporciona indicadores demográficos, socio-económicos y financieros de los cinco departamentos uruguayos fronterizos con Brasil. Ellos son: Artigas, Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres y Rocha.

INDICADORES DEMOGRÁFICOS. En los departamentos fronterizos con Brasil habitan aproximadamente 377.770 personas, según el último censo nacional realizado en el año 2011. De las mismas, el 93,5% lo hacen en zonas urbanas. Asimismo, la densidad de población es de 6,9 habitantes por kilómetro cuadrado, casi tres veces menor al promedio país. Sobre la evolución demográfica, se ha constatado un decrecimiento generalizado de la cantidad de nacimientos por año, y una esperanza de vida cada vez mayor en la población de esos cinco departamentos.

INDICADORES ECONÓMICOS Expresado a valores constantes del 2020, los ingresos de los hogares residentes en los departamentos fronterizos con Brasil son de aproximadamente $ 45.200 (pesos uruguayos cuarenta y cinco mil doscientos) en promedio, un 34,5% inferior a la media país, que se ubica en $ 69.000 (pesos uruguayos sesenta y nueve mil).

INDICADORES SOCIALES La pobreza medida por el nivel de ingreso –esto es la capacidad de adquirir ciertos bienes y servicios esenciales– es de 14% en la región fronteriza con Brasil, aproximadamente un 20% mayor que la media del Uruguay, situada en 11,6% según las estimaciones del INE (Instituto Nacional de Estadística).  

En lo referente a las necesidades básicas insatisfechas (NBI), el informe arroja que el 25,9% de los hogares fronterizos con Brasil tiene al menos una necesidad básica insatisfecha, un porcentaje muy superior al 18,7% del total país. Asimismo, esa brecha aumenta aún más en comparación con la zona no fronteriza, en la que el referido guarismo desciende al 16,8%.

En cuanto al mercado laboral, el 9,8% de la población que vive en la frontera con Brasil se encuentra desocupada, registrando en este caso una leve mejoría respecto del total país que asciende al 10,4%. Sin embargo, ese dato se desdibuja sensiblemente al tomar en cuenta que del colectivo de personas ocupadas, la tasa de informalidad se dispara al 38,7%. Es decir que prácticamente cuatro de cada diez personas empleadas en los departamentos de frontera con Brasil no se encuentran dentro del sistema previsional en ninguna de sus formas o variantes.  Y tomando en cuenta que la informalidad a nivel país es del 22,2%, se visualiza claramente allí una fuerte asimetría entre los departamentos fronterizos con Brasil y aquellos que no lo son.

En cuanto al acceso tecnológico, los departamentos de frontera con Brasil registran la menor tasa de hogares con microcomputadora o laptop respecto al total del país y las zonas no fronterizas, ascendiendo al 70%.

FINANZAS SUBNACIONALES El mayor superávit de los gobiernos departamentales de Artigas, Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres y Rocha fue registrado en el año 2016, tendiendo en los años subsiguientes a un notorio equilibrio fiscal.

En cuanto a la desagregación del gasto, lo más destacable atañe a la prevalencia del Rubro 0 (sueldos de los funcionarios municipales) frente a los demás egresos de las intendencias de frontera con Brasil. Ya que en tal sentido, los departamentos de frontera con Brasil son los que tienen en términos porcentuales el mayor nivel de egresos por tal concepto, oscilando entre el 45% y el 55% respecto al promedio país del 48%.

Es así, como las fuertes asimetrías registradas en territorio nos han de llamar primero a la reflexión y más temprano que tarde a la acción, para aumentar y simultáneamente nivelar la tan invocada igualdad de oportunidades en nuestro país. Ese es un desafío del que el Batllismo del Siglo XXI no puede ni debe renegar, y al que los dirigentes Batllistas debemos mirar a los ojos con la sensibilidad histórica de una corriente a la que si esta realidad lacerante no le hiere el honor, puede darse llanamente por acabada.

Compartir

Deja una respuesta