Auditorías en la salud (II)

Alvaro Vero

La forma de brindar asistencia médica es mayormente por convenios dentro del marco del sistema nacional de salud lo que llevó a la burocratización consecuente y los documentos generados que nadie fiscaliza. Esto obliga al paulatino desarrollo de la fiscalización del trabajo médico cuya función es constatar el cumplimiento apropiado de las normas legales y contractuales que rigen la prestación de servicios y sus normas deontológicas.

Una forma de control de la atención médica es la evaluación a través de auditorías que buscará el rendimiento óptimo de los recursos humanos, materiales y económicos con apego a la política sanitaria establecida, y su marco legal y ético para una sociedad en un momento dado.

Se entiende por auditoría médica a la evaluación de la calidad de la atención médica en todos sus aspectos mediante el análisis de la documentación clínica. Existe consenso en que la auditoría médica es un proceso en que se estima y valora, retrospectivamente, la atención médica por medio del análisis de las historia clínicas y que consiste en verificar dichos documentos con la realidad de los pacientes. ¿diagnóstico, estudios solicitados, resultados? ¿fueron correctos?

Esto no se realiza y por lo tanto los resultados quedan en el oscurantismo.

La imagen en los círculos profesionales es que quienes son designados a hacerlo (profesionales de la salud) es que serán obligados a una pesada y riesgosa labor que afecta las relaciones interprofesionales.

Por lo tanto el grado de calidad de la asistencia no se puede medir, porque el grado de apartamiento con las normas que relacionan con el mejor comportamiento médico del momento y con las prácticas generalmente aceptadas en el medio se desconoce.

Cada institución de salud requiere que se analicen las actividades diarias y se evalúen los resultados obtenidos, para verificar que se cumplan las metas y expectativas. Es por ello que el concepto de auditoría abarca además de los aspectos clínicos los indicadores económicos, de costos, de satisfacción del usuario, epidemiológicos y demográficos, corrección de desvíos constatados y del sistema integrado de información automatizada.

La organización de una auditoría integrada y total es necesaria y llega a la dirección, a la planeación, a la docencia, a la investigación, a las tomas de decisiones.- Asegurar que la operativa diaria llegue y concuerde con los objetivos generales establecidos que se resumen en presupuestos, programas, metas, tareas, que deben ser conocidos por toda la organización y desarrollados por los diferentes niveles.

En síntesis la auditoría tiene cuatro actividades principales: establecer estándares, hacer mediciones, evaluar y corregir.

Nada de esto se conoce a nivel local, la incapacidad de conducción en la gestión de la salud llevó al atavismo administrativo y a la anomia administrativa, ha sido un fenómeno disruptivo e indolente , establecido en el último quinquenio.

Compartir

Deja una respuesta