Cautela, información y a cuidarse

Juan Ramón Rodríguez Puppo

La gente pide que el Ministerio del Interior haga valer el art 38 de la Constitución y su reglamentación y tiene razón. Pero OJO.

Esta situación sirve para medir el aceite cultural y cívico del país. Alguna gente a veces parecería no aceptar el hecho de vivir en una democracia. Las democracias son así. tienen un componente alto de cierto caos. Las cosas se discuten, son de flujo horizontal y no así nomás podés ponerte a meter palo a todo el mundo. Lo que pasa es que el ciudadano tiene que ayudar a consolidar el sistema. Si la gente es indolente y hasta insolente. Si la gente no se cuida y se descuida a propósito…buehhhh les damos pasto a las fieras que piden dictaduras. O les damos de comer a los que perdieron el poder que tuvieron 15 años y están esperando cualquier traspié para cuestionar todo lo bueno que se ha conseguido en este año de nuevo gobierno. También hay gente buscando a propósito provocar líos para que haya intervención policial. La intervención policial fácilmente puede salirse de control y allí vienen las denuncias por derechos humanos y extremos para cuestionar a la LUC.

Hoy -además- como no llegan a las firmas hay muchos esperando que haya algún lió para crear el clima propicio para que más personas firmen para su derogación.

Por eso es que entiendo la prudencia de las autoridades. En la medida de lo posible evitan caer en trampas «cazabobos» con gente filmando cualquier intervención para poder denunciar represión policial a la población civil.

Vamos a vivir semanas de mucha tensión. Aumento de casos que corre en una carretera mas ágil y rápida que el proceso de inoculación por vacunas. Sectores de actividad poniendo presión por problemas económicos o sociales. Carroñeros y aprovechadores políticos buscando sacar partido de semanas de crisis que aprovecharan para socavar el crédito popular que tiene el gobierno en la opinión pública. A esto agreguémosle algunos errores que se han cometido y que deben evitarse para no generar flancos tontos.

A estar muy atentos y como ciudadanos a cuidarse y mucho en estos dos meses venideros que serán muy difíciles.

No podemos perder lo que hemos logrado como país ejemplo en lo sanitario y social.

No podemos perder el tino y exigirle a los que nos gobiernan que hagan lo que tenemos que hacer nosotros.

No podemos dormirnos con los mercaderes de odio que van a lucrar políticamente como «socios de la pandemia y sus consecuencias». Estar atentos y demostrar cómo se hace uso y abuso del gran negocio de la crisis. A la gente hay que educarla para percibir como estos tipos hacen gárgaras con las desgracias sociales pero no tuvieron el menor empacho en dejar sentadas las bases de las mismas cuando fueron gobierno y gastaron hasta las joyas de la abuela y si los dejabas vendían a la propia abuela también.

Responsabilidad, información y alerta. Tenemos que sumar la mayor cantidad de gente posible (masa crítica) y de todos los partidos para superar esta crisis. Es posible y debemos hacerlo. Hay gente buena en todos lados. Es solo sumarlos al esfuerzo colectivo.

Que la actitud irresponsable de muchos no nos haga perder la vocación cívica republicana. Hay veces que a todos nos vienen ganas que alguien meta algún palo o nos cuestionamos si en una democracia se puede dominar al libertinaje. Contar hasta 10 antes de reaccionar y si se hace que sea el último recurso. Eso sí…si es el último recurso…usalo y que no queden dudas que lo hiciste bien.

Compartir

Deja una respuesta