Combate global a la pandemia

Ricardo J. Lombardo

Más allá de las discusiones vernáculas sobre si restringir más o menos la movilidad para combatir el Coronavirus, a uno le llamaba la atención que un problema global como este, no fuera abordado decididamente por los organismos multilaterales.

Todos coinciden en que la vacunación será la solución genuina y definitiva al problema, pero existe una clara desigualdad en la distribución de las vacunas en el mundo, hay una evidente insuficiencia para la fabricación de las mismas, y hay escasos esfuerzos de solidaridad hacia los países cuyos recursos no les permiten su adquisición. Los gobiernos han debido debatirse solos frente a los laboratorios que invirtieron en la investigación, los que, a su vez, chocan con las dificultades de producción masiva necesitada a esta altura.

Parece que finalmente, aunque con cierto retardo, los organismos internacionales han reaccionado, según resulta de un documento conjunto firmado por Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional; Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud; David Malpass, Presidente del Grupo del Banco Mundial; y Ngozi Okonjo-Iweala, Directora General de la Organización Mundial del Comercio.

Allí proponen un plan global y cómo financiarlo, a través de préstamos, subsidios y donaciones, para lograr que el 60% de la población mundial esté vacunada a mediados del año que viene.

Por eso hoy hicieron  un “llamamiento a favor de un nuevo nivel de apoyo internacional para la formulación y aplicación de una estrategia acelerada, coordinada y respaldada por una nueva financiación con el fin de vacunar a todo mundo”.

Después de detallar las principales características del plan, señalan:

“Invertir  50.000 millones de dólares para acabar con la pandemia es, potencialmente, el mejor uso del dinero público que veremos en nuestras vidas. Supondrá un enorme dividendo para el desarrollo e impulsará el crecimiento y el bienestar en todo el mundo. Sin embargo, la oportunidad se está cerrando rápidamente: cuanto más esperemos, más costoso será en cuanto a sufrimiento humano y pérdidas económicas.

En nombre de nuestras cuatro organizaciones, anunciamos hoy un nuevo compromiso para trabajar juntos con el fin de aumentar la financiación necesaria, impulsar la fabricación y garantizar el flujo fluido de vacunas y materias primas a través de las fronteras para aumentar drásticamente el acceso a las vacunas y apoyar la respuesta sanitaria y la recuperación económica, lo que nos dará la esperanza necesaria”.

Ya era hora que los organismos internacionales asumieran la responsabilidad que les cabe en el combate global a la pandemia.

Compartir

Deja una respuesta