CON LA DICTADURA EN EL CORAZÓN

Traidores de siempre a la democracia

Manuel Flores Silva

Hace 30 años cambió el mundo. Vimos caer de golpe al socialismo soviético. Más de 500 millones de personas fueron liberadas pacíficamente de dictaduras agotadas.

La historia nos dijo una vez más que los tiranos cuando un día parecen ser invencibles en realidad son endebles pues están condenados a anquilosarse.

Tenían tanto poder que en realidad no tenían ninguno cuando sopló el viento de un tiempo nuevo que los desalojó del poder y de la historia.

La gente así, sin más, derrotó a uno de los aparatos armados más fuertes del mundo. Porque se puede reprimir a un individuo. A mil.  A cien mil. Pero no se puede reprimir a todo el mundo todo el tiempo.

Así cayó el muro de Berlín. Lo hizo implosionar la necesidad de libertad de la naturaleza humana.

Lo vimos caer un día. Ahora estamos viendo caer otro muro de autoritarismo, de dictadura, de violación de derechos, de corrupción, de espanto: la miserable dictadura cubana.

Hace 8 meses empezaron a revelarse los artistas. Los artistas jóvenes sobre todo. Artes plásticas, música, letras, todas las artes. 300 de ellos se presentaron ante la sede del Ministerio de Cultura a pedir libertad. La Cuba de los déspotas se estremeció.

Los tiempos se habían puesto a fabricar libertarios.

El régimen mandón y homicida sintió temor ante la libertad. Era el Movimiento San Isidro que emergía.

Fueron presos sus líderes… Denis Solis, Luis Manuel Otero y otros muchos ….pero nació una canción. Contra el “Patria o muerte” de la revolución cubana nació la canción “Patria y Vida” que hoy puebla los aires de la isla de Martí.

La canción dice, por ejemplo,

“Somos artistas, somos sensibilidad

La historia verdadera, no la mal contada

Somos la dignidad de un pueblo entero pisoteada

A punta de pistola y de palabras que aún son nada

No más mentiras

Mi pueblo pide libertad, no más doctrinas

Ya no gritemos patria o muerte sino patria y vida

Y empezar a construir lo que soñamos

Lo que destruyeron con sus manos

Que no siga corriendo la sangre

Por querer pensar diferente

¿Quién le dijo que Cuba es de ustedes? (….)

Se acabó y no tenemos miedo, se acabó el engaño

(Ya se acabó) son sesenta y dos haciendo daño (…)

El pueblo se cansó de estar aguantando

Un nuevo amanecer estamos esperando”

Hoy son miles los ciudadanos cubanos que están en la calle. En toda Cuba. Cantan y lloran … la emoción de ser libres, aunque sea fugazmente. Su sentimiento contagia a los libres del mundo. Su dignidad se expande y envuelve a un planeta.

El valor de esos cubanos que vencen el miedo a cada instante nos hace a todos mejores como especie.

Los arrestarán. Los aislarán. Los estigmatizarán. Los vilipendiarán. Harán sufrir a sus familias. Los amenazarán. Los humillarán. Les dirán que no son nada, que van a fracasar. Los torturarán. Y los volverán a torturar. También los matarán…. Pero las víctimas finalmente ganarán. El hombre prevalecerá, dijera Faulkner.

Porque tienen la libertad ya matrizada en el alma y eso no lo ahogará ninguna represión. El siglo XX nos mostró ya que las represiones pierden.

Cuba tendrá más temprano que tarde libertad de reunión, de prensa, de asociación, separación de poderes, elecciones libres, multipartidismo, justicia independiente, garantías republicanas, democracia, pluralismo (que Fidel llamaba pluriporqueria). La gente tendrá … libertad. Lo veremos todos nosotros con algarabia.

En Uruguay los que apoyaron la dictadura de la URSS y sus satélites -y sus más de cien millones de asesinados-, los que apoyan a Maduro y a Ortega, los que apoyaron los comunicados  4 y 7 en 1973 y a la dictadura castrense uruguaya, los antidemócratas todos hoy están apoyando fanáticamente al régimen cubano, como apoyaron a Maduro y a sus miles de muertos por año. Con argumentos que se caen de falaces al instante.

Eso sí. Dicen falsamente haber luchado algún día por la democracia a la que en realidad traicionaron en cada oportunidad que les dio la historia. No. Traidores sin pausa envueltos en petulancia.

No se cansan de equivocarse. En temas de vida o muerte. Nosotros con la vida. Ellos con la muerte siempre. Y con la dictadura en el afecto y en el corazón.

Hoy todos somos el Movimiento San Isidro. Nos reprimen a todos.

Respondemos Patria y vida. ¡PATRIA Y VIDA!

Compartir

Deja una respuesta