Demencia colectiva

M. J. Llantada

Descartando la hipótesis facilista de la demencia colectiva de los publicistas encabezados por Valenti, resulta evidente que hay una estrategia en la campaña por el “SI”, elaborada en un terreno que, desde hace más de un siglo el Partido Comunista desarrolló magistralmente y que llamó “Agit-Prop”, (*Agitación y Propaganda), destinada a modificar radicalmente la percepción de la realidad por parte de la ciudadanía.

Así se anuncia la pérdida de 3% de salario real de los trabajadores a nivel privado, OLVIDANDO que esa merma fue fruto de un acuerdo entre el PIT-CNT, el Sector Empresarial y el Gobierno, para, (en medio de la pandemia), privilegiar el empleo, cuando había 180.000 trabajadores en el Seguro de Paro.

Mientras tanto COFE denuncia pérdida de salario real del 6% de los funcionarios públicos, cuando el insospechable Instituto “Cuesta-Duarte” (del PIT-CNT) reconoce en su informe: “en el caso de los funcionarios públicos que “el salario real no tuvo prácticamente caída en el año 2020” y que “toda la reducción en el poder de compra del salario medio del sector público (-2,1%) se concentró en el año 2021”.

Para completar, el gremio bancario, con sus 15/16 salarios al año por trabajar 11 meses, con una escala que va de los 350.000 mensuales a 35.000 (que se convierten, con los “beneficios” en 70.000), anuncia una marcha a Punta del Este y amenaza con “paralizar el sistema financiero por 10 días”.

¿Acaso el Uruguay está en medio de una crisis dramática? NO, está recuperándose de los efectos de la pandemia mundial, mejor y más rápidamente que el resto de la región, siendo elogiado mundialmente por su ejemplar manejo del problema.

La desocupación ha bajado, el PBI crece, la ejecución presupuestal ha sido muy cuidadosa, las exportaciones están en una racha de excelentes precios internacionales de las materias primas, la temporada turística, (si ser lo que se esperaba), ha dado oxígeno al sector más golpeado por la pandemia, durante la cual se volcaron todos los recursos necesarios para asistir a los sectores más afectados…

Pero nada de eso es suficiente, y aún falta el comienzo de los paros y movilizaciones en la enseñanza, (donde más les duele la LUC), para completar un escenario de crisis “fabricada”, con cuidadosa planificación.

En ese escenario dramatizado artificialmente, la campaña del referéndum de la LUC, se ha convertido en un “TOMA Y DACA” de mentiras y refutaciones que resulta alarmante.

Y en esa sucesión de mentiras, refutadas una a una por la Coalición Republicana, hay también una elaborada estrategia, que afirma lo que la LUC no dice, y anuncia efectos que, en sus 18 meses de aplicación, la LUC no produjo.

Privatización de la Educación, Gatillo Fácil, Desalojos masivos, Destruir ANTEL y enriquecer a Claro y a Movistar, recorte en las libertades para defender el salario y los derechos laborales, todas y cada una de esas afirmaciones ha sido desmentida por la realidad y el TEXTO de la LUC.

¿Y entonces? Quienes están caminando los barrios y hablado con la gente que está más preocupada por sus problemas que por la discusión política, dan cuenta del éxito de esa campaña: la gente duda y tiene miedo.

La campaña orquestada por Valenti y el PT-CNT es modélica de los viejos mecanismos y conceptos de agitación política, mentira reiterada y generación de miedo.

La AGITACION que genera una sensación de incertidumbre, que hace vulnerable el ánimo de la gente, enfrentada a la sugestión de anuncios tremendistas para el futuro inmediato.

La MENTIRA REITERADA. “Miente, miente, que algo quedará…” decía Paul Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda Nazi, gran discípulo y admirador del “AGIT-PROP” del comunismo.

Y para rematar, el MIEDO. La gran herramienta para forzar la sumisión y obediencia de los ciudadanos, refinada y sistematizada por Lenin, y aplicada ferozmente por Stalin.

Por eso, hay que descartar la teoría de la demencia de Valenti y sus colaboradores, y advertir que no basta con los desmentidos diarios de las mentiras más gordas y flagrantes; y enfatizar que la campaña de la Coalición Republicana, debe asumir una tarea mucho más profesional, si no quiere que le pase como cuando estaban todos convencidos que “no llegan a las firmas…”

Compartir

Deja una respuesta