Distribución de medicamentos y privatización

Marcelo Gioscia

Resulta ciertamente inaceptable que, los medicamentos de uso más frecuente, como antibióticos, antihipertensivos, analgésicos que adquiere un ente público como ASSE, en el que se gastan más de 4.000 millones de pesos anuales, no puedan ser distribuidos sin demoras a todas y cada una de sus dependencias en favor de los usuarios. Las declaraciones en ese sentido, hechas públicas por su Presidente, y referidas a fármacos de uso común, han puesto de manifiesto algunas fallas o debilidades del sistema de distribución a través de las farmacias del organismo en diversos puntos del territorio nacional, lo que ha supuesto la realización de algunas investigaciones y auditorías para poder corregir estos desajustes. Mientras algunos atribuyen estas demoras a los recortes presupuestales, las autoridades de ASSE son contestes en afirmar que los recursos de que disponen son suficientes y lo que debe lograrse es que el usuario no vea retrasada la entrega del medicamento que le han prescripto, el que según ha quedado de manifiesto en algunos casos han llegado con atrasos hasta de tres meses y en muchos casos se ha denunciado que han recibido dosis de los mismos en menores proporciones y no en la cantidad que les fue recetada. Si bien se trata de un problema de “larga data” en la salud pública, es una situación que el actual Directorio de ASSE se propone resolver, así como el de la compra de los mismos en las mejores condiciones financieras, esto es con los mejores precios atento al volumen de las adquisiciones. Quienes representan a los usuarios del sistema público de salud, entienden que “es un problema de gestión” según las localidades, pero sin lugar a dudas, estas demoras afectan en muchos casos la calidad de vida de los pacientes que los necesitan, como los que tienen que ver con fármacos reumatológicos. La sola mención de la posibilidad de “privatizar” la distribución de los medicamentos si no se resuelve “cuanto antes” la problemática planteada, ha puesto en guardia a los funcionarios agremiados (FFSP- Federación de Funcionarios de la Salud Pública)  quienes se oponen a dicha posibilidad y le solicitaron al Presidente de la Institución una reunión, para que “aclarara” sus dichos sobre “la privatización” de los servicios de distribución de los medicamentos, ya que desde siempre, se han opuesto a la tercerización de servicios, en el mayor prestador de servicios asistenciales del país que es ASSE. Nuevamente vemos, como intereses gremiales, intentan contener iniciativas que buscan mejorar el servicio en favor de los destinatarios del mismo, que son los usuarios. Resulta entonces necesario que, los implicados extremen su dedicación a la función, y se comprometan a que no hayan más demoras como las que se han denunciado, a efectos de no llegar a la “temida” tercerización y por otro lado, que los usuarios formulen los reclamos y denuncias que correspondan ante la Oficina correspondiente, cuando se constate la falta de ese servicio al que tienen derecho, se cumpla en debida forma, para que se pueda individualizar el problema y actuar inmediatamente y en consecuencia, para resolverlo.

Compartir

Deja una respuesta