El ayer, se marchó taciturno…

¡continuemos la guerra!

Lorenzo Aguirre

El nuevo año llegó fatigado y retorcido por los pasados trescientos sesenta y cinco días que, sin lugar a dudas, no fueron de paz, ni amor, y no nos visitaron en nuestras ansiosas cavilaciones trasnochadas los “enviados” de la casta sacerdotal medo-persa de la época aqueménida. Tampoco, los “magos” con sus nombres tradicionales del siglo V, a través del texto “Excerpta latina bárbari”, y el aprócrifo “Evangelio armenio de la infancia”, pues transitaron transfiguraciones y gran parte de la humanidad los trasmutó en desdibujados rostros desvalorizados porque el “progresismo” no va con oro, incienso, y mirra, aunque por supuesto si, con esencia imperialista y monarquía “diferente”. También, al barbudo Noél lo recibimos con diez minutos compulsivos de petardos, ceremonial “místico” a modo de avant – premiere al exótico “código ritualístico”, desde donde muchos atontados por brebajes maléficos le dieron la bienvenida al Nazareno, que, aturdido y asustado ante tanto engendro terrícola, probablemente se removió en su triste pesebre. El dios Jano sufre mirando el vapuleado pasado, como, así, un futuro incierto, mientras el hombre se aferra a una fe ciega que, quizá, no lo lleve tan lejos. Los tiempos del ayer se marcharon taciturnos…. ¡continuemos con la guerra!

Los “compañeros” de 1ª. (hay hasta de cuarta), regresaron de vacaciones, las cuales necesitaban por estar cansados del cansancio que produce el descanso.

Algunas figuras de la familia “Fatiga” del Pit – Cnt, y Frente Amplio, estuvieron en balnearios para “oligarcas” – a quienes, otrora, había que sacarlos a balazos porque eran la crema “descompuesta” (no expresamos las mismas palabras que utilizan los “políticamente correctos”) de la sociedad uruguaya y porteña -, como, José Ignacio, Punta del Este, tomando pociones etiqueta negra mientras con el dedo índice revolvían el hielo cinco estrellas.

Traducido al español, se mandaron un enero “casi” burgués – decimos “casi”, porque, en la Edad Media los burgueses gozaban el privilegio de tener la oportunidad de trabajar, y “capital” cultural, pero los comunistas, de laburar, nada, y también ahí, en lo cultural, son anticapitalistas -, y ahora, don Fernando junto a los jefes sindicalistas que ganan un “mísero” sueldo (arriba de 200 mil pesos uruguayos), vuelven al ataque, mintiendo, ensuciando como siempre. Hay que seguir luchando con parloteos bizantinos para lograr el “hombre nuevo”, haciendo desaparecer a “legalistas”, a la oligarquía imperialista. Los “Fatiga” deben imponer en Latinoamérica, el marxismo – leninismo, maoísmo, chavismo, y todo lo escatológico, apoyar a Cuba, Venezuela, Nicaragua, y por supuesto a las FARC, ETA, e Irán.

A propósito del “compañero” don Fernando, está dando “ejemplo”. Hace unos días, manifestó: “hay dichos que son graves para con la Justicia, con la Fiscalía, y con la separación de poderes”. Luego, la otra perlita: “pronunciarse contra el Poder Judicial es una infamia enorme”, para finalizar diciendo: “no es cuestión que cualquier senador se levante un día, y enchastre al Poder Judicial”.

Los “camaradas”, ¿defienden la separación de poderes?

¡Me reiré hasta Pascua!

¡Qué majadero, Pereira…  majadero, e hipócrita!

Ahora, si no recuerdo mal, “el Pepe”, dijo: “la Justicia no existe porque es reflejo de clases dominantes.”

Asimismo, vale hacer memoria con, “el Frente Amplio estudia la posibilidad de hacerle juicio político a la Suprema Corte”, y para redondear las encíclicas es bueno traer a la mente la “célebre frase” del exministro de Defensa, Bayardi, en el siniestro “Foro de Sao Paulo”: “es importante la toma del Poder Judicial, y los medios de comunicación”.

Bueno… ¡no todos los medios de comunicación!… ni siquiera “los pestosos diarios yanquis” – al decir de “progresistas” uruguayos -, porque cierta vez en un tiempo, “The New York Times”, “Washington Post”, y las revista “Time”, hacían algunos artículos en los cuales ciertos periodistas, se derretían con los “románticos aventureros tupamaros”…  ¿se acuerdan?

¡En fin!, el socialismo se proyectó y seguirá gracias al enorme caudal de difusión enfocada a lograr el poder a través de la revolución armada, como asimismo totalizando la educación por intermedio de textos, maestros, profesores, etc.

En nuestro país, al Ministerio de Educación no solo le falta firmeza para continuar designando a demócratas, sino, que, todavía, a los camaleónicos ultraizquierdistas les da mayor cabida.

Para esos engendros, es fundamental que, “artistas relevantes” – ¡cómo Jaime, en el “oligarca” hotel “Enjoy” de Punta del Este, donde actuará para “burgueses”!…. ¿cantará “A desalambrar”? -, la mayoría comprados, y otros creados, sean pilares para impactar a un sector del público con escasa o ninguna identidad, y cierto primitivismo, porque la razón, el estudio, la deducción, no existe, entonces son manejables.

Entre otras cosas vale aprovechar la “moda” – ¡antes preparada! – de la neurociencia, y neurolingüística, para atrapar gente, adoctrinarla, y lanzarla al mundo para que “enseñe” a la humanidad, y todo eso amalgamado con una ideología de género – ¡elucubración brillante! – donde sus protagonistas líderes, son semidioses ateos, marcando que, el no compartir esa “filosofía de vida”, es ser fascista, aunque, el “Che”, los trataba de “degenerados que deben ser llevados a campos de concentración socialista para ser reeducados”, y el milico Fidel, señalara: “los homosexuales y lesbianas no pueden ser buenos revolucionarios”.

Ahora, hay que continuar con la evangelizadora postura de cambiar la memoria, confundirla, crear una falsa historia plena de imágenes cinematográficas para un espectador ignorante, y ser fieles a la Cuba revolucionaria – junto a las FARC, y todas las organizaciones guerrilleras, las cuales aseguran que no se puede tomar los “tiempos de la justicia burguesa” -, faro que “alumbra” el continente, mientras se tiene presente el edulcorado “Mayo Francés”.

A decir verdad, el “Mayo Francés” se convirtió en un triunfo total para los medios de comunicación de todo el mundo, y resultó una verdadera quimera y fracaso como revolución, quedando en evidencia que, las pautas ideológicas, son, ante todo, un buen dividendo de transacciones económicas para corporaciones que se regodean entre inconmensurables tontos, ingenuos, líricos, y aventureros revolucionarios, aunque gracias a más de una década de alzamiento contestatario se obtuviera en cierta forma una democratización social, una liberalización de costumbres estructuradas y los derechos de la mujer, en un mundo aún hoy después de cincuenta años, estúpidamente ortodoxo y machista.

El verano del 22, se marcha lentamente… Jano, ha quedado taciturno…

¡Continuemos la guerra!

Compartir

Deja una respuesta