El conflicto en Ucrania: un intento de aproximación histórica

Miguel Lagrotta

En mis lecturas de vacaciones incluí un excelente libro de largo aliento titulado «Después del muro: la reconstrucción del mundo tras 1989» de la profesora Kristina Spohr que lo recomiendo calurosamente. En uno de sus capítulos finales, como todo buen libro logra, comencé a reflexionar sobre la situación tan problemática en la región ucraniana y por extensión a Europa y el resto de occidente.  El debate permanente desde la revolución Francesa es entre la libertad y el orden, esta se tensó al máximo en la crisis yugoslava y su implosión. Los principales líderes del momento, Bush y Gorbachov y casi la totalidad de la OTAN querían conservar la integridad territorial de la federación yugoslava. El miedo era la balcanización. Sin embargo Kohl y Genscher prefirieron manejar el principio de autodeterminación nacional que había sido exitoso en Alemania. Sin embargo había otros problemas culturales, religiosos y personalismos cono la ambición irracional de Slovodan Milosevic que aspiraba crear una gran Serbia, o sea volver a los antecedentes de la Primera Guerra Mundial. El nuevo orden en la región balcánica solo se conseguiría mediante la intervención extranjera para imponer la paz frente a los normales fracasos de la ONU para alcanzar ese objetivo. Me permito utilizar el inicio del libro de Historia del Siglo XX de E. J. Hobsbawn que sostiene: «El 28 de junio de 1992, el presidente francés Francois Mitterand se desplazó súbitamente a Sarajevo. Sin previo aviso y sin que nadie los esperara, a Sarajevo escenario central de una guerra en los Balcanes (…) la fecha ¿porque había elegido el presidente de Francia esa fecha para ir a Sarajevo? Porque el 28 de junio era el aniversario del asesinato en Sarajevo, en 1914 del archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría…» Muy pocos analistas o historiadores tomaron en cuenta este simbolismo por lo tanto la memoria histórica no estaba viva. En tiempos más recientes la Unión Europea nunca estuvo a la altura de la tarea pacificadora. Se manejó con la visión de intentar mediar y ayudar a mantener la paz sin desarrollar una capacidad militar propia. Recién a partir de 1995, cuando Estados Unidos toma el tema asumiendo el control de las fuerzas de la OTAN cambiando el concepto europeo de defensa colectiva por el de seguridad colectiva. La realidad fue que la visión paneuropea no pudo construir el entorno de seguridad que el continente necesitaba luego de la caída del Muro. Otro concepto importante, con el diario del lunes, claro, es que no se integró a la nueva Rusia en las diferentes organizaciones europeas ni en la OTAN. Queda claro, entonces, que si la OTAN era y es la única institución en materia de seguridad europea y regiones vinculantes va a generar a un largo plazo, hoy, una situación problemática para el Kremlin. De hecho, ya en el siglo XXI la ampliación de la OTAN hasta las fronteras rusas comienzan a originar un distanciamiento que el propio gobierno del Vladimir Putin aprovechó y aprovecha tanto en política interior como en el ámbito interno. A pesar de los esfuerzos alemanes y norteamericanos de no aislar a Rusia, las relaciones hasta la actualidad siempre estuvieron en tensión. La verdad es que todos los territorios escindidos de la antigua URSS querían vincularse a la alianza atlántica, cosa que ocurrió en la mayoría de los casos.  El caso de Crimea, primero, y de Ucrania en los tiempos que corren en Febrero de 2022 muestran a Rusia como siempre fue su visión estratégica, celosos de su soberanía y que nunca aceptó ceder un milímetro a las pretensiones de Europa y de la OTAN. Esto lo utiliza claramente Putin con el sentimiento de identidad nacional y sus pretensiones de poder. En el otro lado del mostrador Europa se descansó en la Defensa por parte de Estados Unidos. Y es otra época de liderazgos occidentales, no están: Reagan, Bush, Thatcher, Mitterand ni Gorbachov.

Ver: Hobsbawn, E,J. Historia del Siglo XX. Crítica. 1994 Spohr, Kristina. Después del Muro. Reconstrucción del mundo tras 1989. Taurus 2019.

Compartir

Deja una respuesta