El guardaespaldas

Carolina, la mamá ternura municipal

Por Chicolaraya

La señora Carolina Cosse, más conocida por “La Emperatriz”, resolvió contratar a  seis de los21  guarda espaldas con los que contó el ex presidente Tabaré Vázquez aduciendo “ellos cuidaron a Tabaré toda la vida y ahora yo le voy a cumplir a Tabaré”.

La contratación de los seis “patovikas municipales” podría rechinar a cualquier mortal, salvo por la cuestión de que quien los contrata (la Emperatriz) se le ha reído en la cara a cuanta autoridad se le ha cruzado, empezando por el parlamento nacional, donde acudió –cuando era presidenta de ANTEL– para explicar la barbaridad del ANTEL ARENA y aseguró que su costo apenas pasaría los 40 millones de dólares, sabiendo que le estaba mintiendo en la cara a los legisladores (las cifras finales así lo demostraron).

TOMA Y DACA

A mí no me llama para nada la atención la actitud de la señora Cosse, en la medida que durante toda su actuación, primero en ANTEL, luego en el MIEM y ahora en la IM de M, se ha manejado con absoluta discrecionalidad, utilizando el “toma y daca” para premiar a los “súbditos” que hacen lo que ella quiere y/o castigar a quienes tienen el “tupé” de enfrentarla o contradecirla.

Ahora premia a seis personas por haber “servido” a Vázquez cuando era presidente, algo insólito y jamás visto en este Uruguay republicano, salvo en épocas de dictadura bajo la ley del “todo vale”.

15 GUARDASPALDAS POR CUOTA POLÍTICA

En total Tabaré Vázquez contó con 21 custodios personales, seis provenientes de la policía y 15 particulares provenientes de los cuadros de la coalición del Frente Amplio, designados por sus sectores, el partido Comunista, Movimiento de Participación Popular (MPP) donde militan los tupamaros, el Movimiento 26 de Marzo (escindidos de los tupamaros) y el partido Socialista.

Otra cosa que llama la atención de esta situación y que deberá ser explicada en la Junta Departamental por Cosse, es cómo justifica tener un guardaespaldas privado, del que se desconoce por ejemplo si está armado y en cuyo caso el alcance de la utilización del arma.

Compartir

Deja una respuesta