El Guasón, el viejo de la bolsa, los antivacunas y otros villanos

Ricardo Acosta

Cuando era niño le tenía miedo a dos tipos de personas:

A los payasos y al viejo de la bolsa.

Cuando habían payasos en los cumpleaños siempre me escondía y no los queria ver. Seguro empezó todo

cuando miraba la tele y veía al Guasón de César Romero en la serie de Batman.

Con el viejo de la bolsa, es por culpa de mi mamá, que me asustaba cada vez que me portaba mal. Don Paco era un veterano, que juntaba botellas, pero durante años me hizo creer que se llevaba a los niños en ella.

Durante años hemos estigmatizado al miedo.

Es una de las emociones más básicas del ser humano.

Sin el viviríamos de forma tan temeraria que pondríamos en peligro nuestra vida y la de los demás.

No sobreviviríamos.

El miedo tiene una utilidad muy importante en nuestra vida.

Dicen los que saben, que nuestro gran problema con el miedo, es que convivimos con miedos disfuncionales.

La pandemia y con ella las redes sociales han expuesto al miedo de forma mucho más grande.

Son muchos los miedos recurrentes y algunos están bien, porque nos alertan y nos protegen.

Hablando de miedos, esta semana tuve una discusión acalorada con un gran amigo sobre el tema de las vacunas.

El es un anti- vacunas Covid.

Está en esa posición que estamos siendo usados.

Tiene miedo, piensa que las vacunas matarán a toda la población del mundo.

Me puse a discutir durante casi media hora, pero en el estado de paranoia en el cual se encontraba, me di cuenta que no lo podía seguir y pare.

Me mencionó durante varios momentos a Gustavo Salle.

Y ahí me calenté yo.

Ese personaje si que me da miedo.

Salle es esa mezcla de payaso y viejo de la bolsa que de chico temía.

Va caminando por la ciudad con su megáfono, llevando encima varias personas en su » bolsa» de locura, gritando contra la pandemia y las vacunas.

Al principio me generaba cierta simpatía e inclusive hasta gracia, pero en el buen sentido.

Hoy creo que tanto él, como el diputado Vega del PERI, son de las personas más nefastas que hay sobre este tema.

Como ser negacionista ante tanta realidad, donde miles de personas están en el CTI debatiéndose entre la vida y la muerte? Negacionistas ante la cantidad de fallecidos?

Los antivacunas siempre existieron pero ahora, con su comportamiento, están propiciando el sufrimiento de las familias que han perdido sus seres queridos.

Las vacunas son al momento la única esperanza que la gente tiene en esta pandemia que ya lleva más de un año y que ha cambiado nuestras vidas para siempre.

La pandemia nos mostró a los mejores héroes. Hombres y mujeres que no necesitan una capa para demostrar todo lo que hacen por nosotros.

Nos protegen y ayudan.

Pero como en la vida de los comics, ésta pandemia nos presenta a los villanos.

Seres, que viven al margen de la ley del sentido común, cuestionadores natos que buscan hackear y desestabilizar el pensamiento científico del mundo.

Están los ya mencionados Negacionistas, Los Adoradores del dióxido de cloro y del gen antibacteriano y los auto influencers, por mencionar algunos.

Estos últimos son los más complicados de vencer. Muchos son anónimos. Son los que publican en las redes sociales y que tratan de hacernos creer que por ejemplo el Coronavirus, no es un virus y que se cura con un Aspirina… » Tomen aspirina 100 mg o paracetamol y se van a curar…»

La ignorancia y el miedo llevan a que estos seres se aprovechen de la situación de caos que hay en el mundo.

También hay villanos que a veces se ponen el traje de políticos.

Al ya mencionado Vega, se suma Felipe Carballo.

Diputado del FA, de la 711… (si justo de la 711,  la del «villano Genestista») le pide la renuncia del Ministro Salinas. Un pedido tan irresponsable, como repudiable.

Es un pedido solitario, que por suerte no es compartido por el resto de su fuerza política, pero que igual han sido responsables en tiempos donde los números de casos y de muertes eran bajos, promovían marchas y aglomeraciones.

Salinas es tal vez de los mejores Ministros de Salud que ha tenido el país.

Más allá de los errores que todos podemos cometer, ya que la pandemia nos cambio la forma de vivir y como hacerle frente, sin dudas es de los puntos más altos que tiene el gobierno.

Se imaginan esta pandemia al mando de Olesker o Maria Julia Muñoz??

Bajar la movilidad es el grito que todos pedimos, pero más allá de que el gobierno tome o no más medidas, esta en nosotros.

Juguemos a ser superhéroes por un tiempo.

Blindemos Abril.

Ser conscientes que con nuestros actos estaremos salvando muchas vidas.

Eviten por favor, todas las reuniones sociales, ya sean cumpleaños, asados, fiestas y reuniones.

Cuando nos hablan de BURBUJA es por contactos y no por cantidades o afinidad.

Vamos entre todos, a reducir el riesgo de contagio.

Usen correctamente el tapabocas en todos lados. Lavados de manos y siempre mantener la distancia.

A ponernos muchas capas y salvemos vidas.

No normalicemos la tristeza de contar fallecidos.

Vivamos!!!

Compartir

Deja una respuesta