El No tiene cara de mujer

Fátima Barrutta

Con sorpresa e indignación, las mujeres que nos movilizamos en este país en defensa de nuestros derechos, nos enteramos de que el PIT-CNT ha decidido convocar a un paro general el próximo 8 de marzo, justo en coincidencia con la celebración de nuestro Día Internacional.

Para este sindicato de inocultable tradición machista, la medida es estratégicamente eficiente, porque lo que procuran es aprovechar la movilización feminista de esa jornada y cooptarla en beneficio de sus propios intereses.

Claramente, dichos intereses están centrados en realizar una demostración de fuerza a pocos días del referéndum del 27 de marzo.

La central sindical apuesta a fagocitar la jornada de reivindicación feminista en un acto más contra la LUC, lo cual es más que paradójico, porque si hay una ley que ha tenido en cuenta importantes reivindicaciones de género, esa ha sido la LUC…

Pasemos a detallarlas.

Para empezar, habría que preguntarles a los promotores de esta derogación por qué incluyeron el artículo 56, que establece a nivel del Ministerio del Interior una Dirección Nacional de Políticas de Género, lo que constituyó una ampliación y profundización de la División de Políticas de Género que existía previamente. A diferencia de esta, la nueva Dirección Nacional reporta directamente al ministro del Interior y coordina con las restantes secretarias de Estado en el diseño y la implementación de las políticas de género, a todos los niveles.

Habría que preguntarles por qué, habiendo manifestado alarma, como lo han hecho, por el caso de la violación grupal, también cuestionan el artículo 86 de la LUC, que impide que los violadores privados de libertad tengan redención de pena por trabajo o estudio.

En esto hay una ya tradicional dualidad de criterios en los promotores de la derogación: por un lado vociferan sensibilidad hacia los temas de género, pero por el otro parecen reclamar penas más benignas para violadores y femicidas…

Este artículo 86 dio para una de las tantas tergiversaciones que los promotores del Sí hacen de la ley. Porque cuando salimos a explicar que allí se aplicaba un mayor rigor sobre los violadores, sacaron a relucir un artículo del Código Penal Procesal que los exime del beneficio de libertad anticipada.

Hubo que explicarles que una cosa es la libertad anticipada y otra muy distinta la redención de pena por trabajo o estudio.

La verdad es que hay que estar todos los días saliendo al cruce de las mentiras que difunden en las redes, no solo los ignotos tuiteros que se fanatizan por su causa, sino incluso renombrados dirigentes frenteamplistas.

El otro caso de tergiversación más claro fue el de los sindicalistas y políticos del FA que salieron a denunciar que la LUC abolía la obligatoriedad de la enseñanza escolar y liceal: un disparate total, ya que dicha disposición está contenida en la norma constitucional, por lo tanto no puede ser puesta en entredicho por ninguna ley.

En estos días trascendió, además, que durante el año y medio de vigencia de la LUC, las adopciones se incrementaron significativamente, debido a la flexibilización que la ley aportó a los criterios y condiciones con que se otorgaba a los niños en adopción hasta el período anterior.

Todos conocemos casos cercanos de familiares o amigos que en el pasado reciente han sufrido verdaderos calvarios para adoptar, en procesos absurdamente azarosos que podían llevar hasta diez años de tardanza.

El semanario Búsqueda informó el jueves pasado que durante 2021 se concretaron 125 adopciones, un número récord desde 2001, el primer año en que se registran. Por supuesto que también en este caso, los frenteamplistas y sus socios del PIT CNT tratan de minimizar ese logro.

La LUC permite a los juzgados de familia dar en adopción a un niño. a si se comprueba que generó lazos con la familia, sin necesidad de que el INAU participe en la totalidad del proceso, un paradigma que el FA en el gobierno defendía a capa y espada, por esa ideología estatista concentradora de poder, que siempre los ha caracterizado.

Además, se descentralizó el mecanismo de inscripción y entrevistas, que antes se hacía únicamente en Montevideo y ahora puede realizarse en Flores, Tacuarembó, Maldonado y Canelones, con más trabajadores afectados a ello.

Quienes incurren un día sí y otro también en la simplificación mentirosa de que este es un gobierno “para los poderosos”, deberán admitir que tener un mayor ritmo de adopciones favorece directamente a los niños de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Lo mismo puede decirse del énfasis en la primera infancia que se dio en la última Ley de Presupuesto.

Y lo mismo de las reformas que atañen a la seguridad pública, porque una mayor autoridad policial no favorece a los barrios privilegiados (que pueden contratar empresas privadas), sino a la gente que vive en los más populares.

Quienes recorremos regularmente los barrios montevideanos alejados del centro y de la costa, sabemos muy bien de qué estamos hablando.

El tremendo clamor popular que existía en 2019 para que el gobierno dejara de hacer la plancha y enfrentara de verdad al delito, fue uno de los buques insignia que llevó a la coalición al poder y que hoy explica su contundente éxito en las encuestas.

Los promotores del Sí no logran darse cuenta de que cada vez que critican a la LUC por su mayor severidad en el combate al delito, se están dando un tiro en el pie. Eso mismo era lo que reclamaba la gente y eso mismo es lo que ahora aplaude.

Las mujeres también debemos celebrar que la LUC inicie el proceso de cambio imprescindible en el sistema educativo, que fue sin duda la peor herencia del ciclo frenteamplista.

Cada vez que sale un dirigente del gremio docente a expresar nostalgia de las viejas épocas en que faltaban cuando querían y trancaban las reformas desde altos cargos, también le está mostrando a la ciudadanía que defiende intereses corporativos y no al verdadero destinatario del sistema: el estudiante.

Pero bueno, ya se sabe que el mecanismo de coacción de la dirigencia sindical volverá a activarse otra vez, copando una jornada de encuentro de las mujeres con su campaña de mentiras, agravios y enchastres.

También por eso les decimos No. También por esto les decimos basta.

Compartir

Deja una respuesta