El rol de Almagro en la OEA y su vínculo con Bolivia

Joaquín Biliat

Recientemente, la Justicia de Bolivia dictaminó prisión preventiva durante 4 meses para la expresidenta interina Jeanine Áñez y a sus exministros Álvaro Coímbra, de Justicia, y Álvaro Rodrigo Guzmán, de Energía. Inmediatamente la situación encendió una luz roja en la Organización de Estados Americanos (OEA), organización que ha estado sobrevolando el altiplano en los últimos tiempos.

EL ASCENSO DE ÁÑEZ Y SU INTERINATO: El 11 de Noviembre del 2019 renuncia el Presidente Evo Morales, el Vicepresidente Álvaro García Linera, la Presidenta del Senado Adriana Salvatierra y el Presidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda. Es en ese momento que Áñez asume interinamente la  Presidencia  y es proclamada el  12  de  Noviembre  del  2019 amparándose  en un pronunciamiento del Tribunal Constitucional que favorecía su asunción. Todos los que presenciamos a través del televisor aquella asunción nos quedó grabada la imagen de Áñez entrando al Palacio de Gobierno alzando con sus brazos en alto una gran biblia.

Con el Movimiento al Socialismo (MAS) rechazando la sucesión, y con su líder Evo Morales exiliado en México, Áñez puso en marcha su plan de gobierno, destacándose la violencia contra la población indígena. Pocos días después de la asunción, mientras cocaleros se dirigían hasta el centro de la ciudad de Sacaba para participar en la protesta contra la autoproclamada presidenta, las fuerzas de la Policía y el Ejército reprimieron fuertemente la protesta, dejando un saldo de seis personas muertas por herida de bala, decenas de heridos y cientos de detenidos.

La administración interina estuvo no sólo destacada por tener una actitud de rechazo y violenta hacia la población indígena, sino que estuvo marcada por la corrupción. El Ministro de Salud Marcelo Navajas fue arrestado en el marco de una investigación por supuesto sobreprecio en la compra de unos respiradores en España. Los cuestionamientos por el mal manejo respecto a la crisis sanitaria que representó la pandemia de coronavirus no faltaron, incluso la propia Áñez contrajo la enfermedad. Se inició un conflicto con México por el asilo político a Evo Morales, se destituyó al 80% de los Embajadores, se reconoció a Juan Guaidó como  presidente interino de Venezuela, se persiguió y agredió a periodistas argentinos, lo que tensó las relaciones entre Bolivia y Argentina; etc.

FIN DE ÁÑEO Y EL NUEVO COMIENZO DE BOLIVIA Y LA REACCIÓN DE LA OEA: El 18 de Octubre del 2020 se llevaron a cabo las elecciones generales de Bolivia, tal como lo había anunciado el expresidente Morales y ratificada por la presidenta interina Áñez, resultando electo Presidente de Bolivia Luis Arce y Vicepresidente David Choquehuanca por el MAS quien obtuvo el 55,11% de los votos.

Recientemente, el 13 de Marzo del 2021, Jeanine Áñez fue arrestada en la ciudad de Trinidad por “sedición, terrorismo y conspiración” y enviada a prisión preventiva por cuatro meses junto a sus exministros de Justicia y Energía.

La Secretaría General de la OEA el 15 de Marzo emitió un comunicado de prensa expresando que “Ante los recientes acontecimientos en Bolivia, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) manifiesta que ha tomado debida nota de   las  preocupaciones  expresadas  en   los  comunicados  de   diversas  instancias internacionales y expresa su propia preocupación ante el abuso de mecanismos judiciales que nuevamente se han transformado en instrumentos represivos del partido de gobierno” poniendo especial énfasis en que “el sistema judicial boliviano no está en condiciones de brindar las mínimas garantías de juicio justo, de imparcialidad y de debido proceso, debido a problemas de estructura y en particular de su integración.”

En el comunicado se plantean cuatro observaciones de cómo debería actuar el Poder Judicial de Bolivia respecto al caso concreto de Áñez y sus colaboradores, el punto cuatro dice así: “d) La liberación de todos los detenidos en el marco de este contexto, hasta contar con procesos y mecanismos imparciales para determinar responsabilidades como los señalados ut supra, y especialmente teniendo en cuenta la existencia de variables de persecución política como las denunciadas por el Instituto CASLA”

REACCIÓN DE BOLIVIA POR EL COMUNICADO DE LA OEA: Una vez enterados de las declaraciones de la OEA, el Ministerio de Relaciones Exteriores del  Estado  Plurinacional  de  Bolivia  expresó  tajantemente  que  “Una  vez más,  Luis Almagro se pronunció utilizando el discurso sobre derechos humanos para favorecer a los intereses particulares y políticos que representa; dejando de lado la defensa de las víctimas de gravísimas violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno de facto que abusó de su poder para perseguir, torturar y asesinar a quienes tienen y tenían como enemigos políticos”

En el comunicado, el Ministro Rogelio Mayta declara que “El Sr. Almagro no tiene la autoridad moral ni ética para referirse a Bolivia, después del daño profundo que le hizo al pueblo boliviano con su injerencia colonialista durante el proceso electoral del 2019. Sus acciones costaron vidas humanas y debe rendir cuentas por su comportamiento parcializado y alejado de la objetividad, que ha desprestigiado a tan importante instancia para los países de nuestra América”. También señala que la OEA emitió un comunicado manipulado y sin elementos probatorios del supuesto fraude en los comicios del 2019, contribuyendo a el estallido social que contrajo hechos de violencia, la aparición de grupos armados y “situaciones en las que el gobierno de facto actuó reprimiendo violentamente manifestaciones pacíficas de la población civil, cometiendo graves violaciones de  derechos humanos,  entre otras,  las masacres de Sacaba y  Senkata, reflejadas en informes de organismos intergubernamentales de derechos humanos”

En un intento de apoyo hacia el accionar del gobierno de Bolivia, el Director Gral. De Organismos y Mecanismos Regionales Americano de México, Efraín Guadarrama, a través de su cuenta de Twitter le recordó a Luis Almagro que la OEA debía “conducirse de acuerdo a sus facultades, fomentando el diálogo, el consenso y la solución pacífica de las controversias en el hemisferio, y no polarizando a la ya dividida organización. Esto incluye el evitar aquellos posicionamientos que busquen tener injerencia en los asuntos internos de Bolivia”. Guadarrama sentenció que “La Secretaría General debe atender la naturaleza colegiada de su mandato y abstenerse de confrontarse con un gobierno electo democráticamente como es el boliviano”.

En el marco de la conmemoración del Día de la Victoria de Chakán Putum en Champotón, Campeche, el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, invitó a Luis Arce Presidente de Bolivia. A raíz del encuentro entre el 24 y 25 de Marzo, emiten una declaración conjunta ambos presidentes, entre ellas, tocan el ámbito regional, en el punto

21 expresan “la importancia de promover el carácter exclusivamente técnico, objetivo e imparcial” de las Misiones de Observación Electoral de la OEA, en las que ellas deben “ceñirse a los principios de no intervención, el respeto a la autodeterminación, el diálogo, la negociación, la búsqueda de consensos y la solución pacífica de controversias, considerando prioritaria la construcción de un multilateralismo que favorezca el bienestar de las personas y la dignidad de los pueblos”

LO QUE NOS QUEDA Y EL FUTURO DE BOLIVIA: La llegada de Áñez estuvo premeditada por gracia de Luis Almagro, quien en el libro “Luis Almagro no pide perdón” explicitó su rol en la salida de Evo Morales, la que fue parte de una estrategia que arrancó en 2017 y que posteriormente mediante la  Misión de Observación Electoral de la OEA, se presentaran presuntas irregularidades en el conteo de votos en 2019  y así impedir la reelección de Morales, lo que alentó el golpe militar.

Según Almagro, con esa estrategia “abríamos una posibilidad que era que Evo ganara legítimamente. Era el costo que tenía eso”, “(…) Después abríamos la posibilidad de que la oposición boliviana ganara legítimamente. Y cerrábamos la posibilidad de que Evo se robara la elección». Paradójicamente, esa legitimidad nunca existió, ya que el comunicado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de 2019 no era vinculante y se basa en el texto constitucional de 1967, abrogado por la Constitución Política del Estado de 2009.

EL 16 de Marzo del 2021, el Ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima, explicó que el “comunicado” del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de noviembre de 2019 el que se utilizó para justificar la denominada “autoproclamación” de Jeanine Áñez no era vinculante ni estaba contemplada en el Código Procesal Constitucional, “Nunca existió una sentencia, una declaración o una resolución, hubo un comunicado y lo que dijo Petronilo Flores en su condición de presidente (del TCP), es que el comunicado no era un acto de reconocimiento a la legalidad y constitucionalidad de la señora Jeanine Añez, ese comunicado no tiene firmas, además tiene la objeción de una magistrada (Georgina) Amusquivar, y no tiene el acuerdo de Sala Plena, todo eso está en un proceso de investigación”

El sobrevuelo de la OEA en la región, ha estado marcado por la implantación del modelo que le es impuesto desde los Estados Unidos, y que denota frivolidad en su accionar, ya que no es fácil ir en contra de una administración como la de Morales, en la cual l a pobreza  extrema  se  redujo  del  38,02%  en  2005  al  15,2  en  2018,  mientras  que la pobreza moderada disminuyó del 60,6% al 34,6% en el mismo período de tiempo según datos del INE, y respecto a la educación, se aumentó la población con máximo nivel educativo (superior) del 19,9 % en 2005 al 28,1 en 2018, y se redujo del 11,7% la población sin ningún nivel educativo en 2005, al 6,9% en 2018, persistiendo aún la brecha entre la zona urbana y rural.

Los supuestos defensores de la democracia olvidan algo tan importante como el derecho de libre determinación de los pueblos. El derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, su estructuración y formas culturales, sociales y económicas, en total libertad, sin ningún tipo de injerencias externas al pueblo. ¿Hasta cuándo seguiremos con una América Latina con cadenas?.

Compartir

Deja una respuesta