Embestida baguala, nomá…

Hugo Fernández Faingold

En sus propias palabras, el PIT-CNT denuncia un ambiente de algo así como una “embestida baguala” antisindical de la “derecha” (que para esa organización sería todo lo que no coincide totalmente con su pensamiento. El suyo y el del FA, que son más o menos lo mismo).

Tal embestida, según la describen, en realidad resulta de la sumatoria de varias cosas diferentes. La primera, la acumulación de críticas de los más diversos orígenes –no solo del Gobierno– a la gravedad inusitada de conflictos recientes, con un notorio desequilibrio entre los reclamos planteados y los efectos, directos e indirectos, sobre todos los uruguayos. (Por algo habrá sido que se interrumpió la canasta navideña en años anteriores):

La segunda, puntual, el disgusto generalizado por el conflicto en ANCAP que recurrió a una medida idéntica a la aplicada a fines de la dictadura, y los daños (que tendremos que pagar todos) producidos por el cierre abrupto de la refinería por primera vez en casi medio siglo. Y del Puerto… ni hablemos.

La tercera el paro de los interdepartamentales que,  para ejercer la máxima presión posible sobre la patronal, avisa del corte de servicios para miles y miles de personas de todo el país el 23 de diciembre, a quienes empujan a celebrar la nochebuena y la Navidad (Día de la Familia para los batllistas) con el loro. Y al diablo con la vieja institución burguesa de las familias. 

Como telón de fondo, la discusión maldita sobre el mantenimiento de actividades con décadas de pérdidas; historias de gastos al pepe que todos pagamos con nuestros impuestos, como  –entre muchos otros– el horno de cemento de ANCAP, de cientos de millones de dólares,  que permanece casto y virgen en su embalaje original, y las bombas de riego de ALUR, en idéntica condición. Soluciones que para mover la cola proponen sacudir al perro. Parecidas a las propuestas, en su momento, para revivir el cultivo de la remolacha en Gregorio Aznárez o del algodón en Paysandú.

Pero tienen parcialmente razón los sindicatos y sus aliados del FA. La tal “embestida baguala” existe, solo que esta vez no es de la derecha, sino de la izquierda, desde la “caviar” hasta la sindical. Y se parece mucho a pegarnos un tiro en el pie.

Compartir

Deja una respuesta