Entre oligarcas y terroristas…

 el sillón de Nariño

Lorenzo Aguirre

El candidato por “Liga de Gobernantes Anticorrupción”, Rodolfo Hernández, quien se medirá en “segundo round” con Gustavo Petro,  ultraizquierdista y ex integrante de la organización guerrillera “Movimiento 19 de abril” (“M19”) – aliado de las “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia” (FARC), del “Ejército de Liberación Nacional” (ELN), del “Frente Sandinista” (FSLN), de Nicaragua, y del “Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros”-, fue víctima del sucio manejo propagandístico del desdeñable comunismo. Las supuestas declaraciones de Hernández habían levantado polvareda, poniendo en riesgo su resultado electoral: “la gente, tiene que cumplir una jornada laboral de 10 horas diarias, de lunes a sábado, y además, debe reducir a media hora el tiempo de descanso”. A decir verdad, nada de esas manifestaciones fueron ciertas, siendo expresiones sacadas de contexto, y dándoles un giro para tirar por tierra al candidato de la “Liga de Gobernantes Anticorrupción”. Es oportuno destacar que, un proyecto de Ley recientemente aprobado en el Congreso, estipula 42 horas semanales, resolución que entraría en vigencia el 1º de enero del próximo año. Para el pueblo colombiano, el salario mínimo es de 320 dólares – $ 13.200 uruguayos – mensuales.

Más allá de la retorcida maniobra comunista hacia Hernández, el candidato de derecha – como si fuera poco lo ocurrido – no contribuyó a su carrera en pos de la Casa de Nariño, pues, se encolerizó con los empleados públicos, y desde hace apenas unos días, especialmente con funcionarios de oficinas diplomáticas, tratándolos de hacer “vagabunderías”, y entonces, expresó su intención de cerrar 27 representaciones, entre las cuales figura Uruguay.

En efecto, el candidato por la “Liga de Gobernantes Anticorrupción” – verdadera sorpresa en la primera vuelta electoral -, señaló que, debido a la gravedad económica existente en Colombia, tiene un decreto ya firmado para, en caso de ser presidente, cancelar de inmediato las embajadas de Suecia, Paraguay, Türkiye (nueva denominación para “Turquía”), Australia, Bolivia, Dinamarca, Hungría, Rusia, Marruecos, y Uruguay, entre otras, al mismo tiempo que restablecerá relaciones diplomáticas con Venezuela.

Rodolfo Hernández, goza del respaldo electoral de la clase política y empresarial de derecha, mientras Gustavo Petro, un político “tradicional” – forma parte del “elenco estable” de la política colombiana, como terrorista y después congresista -, sería apoyado por toda la izquierda, especialmente la radical.

Petro – en caso de ganar se convertiría en el primer presidente de ultraizquierda en Colombia -, no ha perdido tiempo en “estimular” a los activistas, a sus barras bravas, a movilizarse con ímpetu, dejando claro el perfil que impondría.

Más allá de la acción tomada, el candidato presiente que puede ser derrotado por Rodolfo Hernández, y está acomodando las nalgas, al proponerle cogobernar. Si Petro tuviera total seguridad de triunfar, no ofrecería la “torta”, pero, como buen caradura y mentiroso, dice: “cualquiera sea el resultado, propongo un acuerdo nacional”.

El cinismo de Petro – ¡no se podía esperar otra cosa! – lo lleva a manifestar: “si el programa de gobierno de Hernández hace el esfuerzo de acercarse al nuestro – ¡no el de Petro, hacia el líder de “Liga de Gobernantes Anticorrupción”! -, le podríamos dar un plan de acuerdo”.

Hernández, no es tonto – hablamos de un empresario de toda la vida -, y por supuesto sus votantes gozan una posición totalmente opuesta a Petro, asociado a una línea radical izquierdista, antidemocrática, apoyando a la Venezuela chavista, y estimulando a Cuba, un país con “verdadera democracia”, aunque, el pasado mes de mayo tuviera casi 480 acciones represivas entre agresiones físicas, hostigamientos, juicios, e impedimentos de viajar al exterior, además de alrededor de mil cortes en internet, evitando las denuncias.

Petro, que jamás había defendido el voto en blanco – “¡es votar por Uribe, y Duque, siendo parte de una máquina corrupta!” -, y atacara con ímpetu a quienes no votarían por ninguno de los dos candidatos en la segunda vuelta, ahora los adula, y señala: “se debe respetar, cueste lo que cueste, la decisión de los votantes, porque no hay democracia al no respetar la Constitución”.

Por su parte, Rodolfo Hernández también se reunió con los excandidatos, especialmente con el “centroizquierdista” Sergio Fajardo (“Alianza Social Independiente”), y hablaron de negociaciones políticas, aunque Fajardo – con condiciones más intelectuales que Petro – está molesto porque, Hernández, no se preocupó en atender tres propuestas presentadas. Asimismo, Fajardo, se hace el tontito como perro que patea el balde, y se pone como autor de la idea de bajar de 19%, a 10%, el IVA, aunque quedó claro, en evidencia, que, esa pauta económica es en realidad de Rodolfo Hernández.

De todas formas, entre tanta cháchara, finalmente es oportuno destacar un aspecto que asombra del candidato por la “Liga de Gobernantes Anticorrupción”, y son algunas manifestaciones – en mi opinión poco acertadas -: “los colombianos pobres son por culpa de políticas neoliberales”.

Iván Duque… ¿ha sido realmente neoliberal?

También, me parece que, Santos – traidor al uribismo –, tampoco, e incluso si nos detenemos a analizar en profundidad, quizá, ni el mismo Uribe, si palpamos y profundizamos el neoliberalismo clásico.

Estamos a una semana del balotaje – próximo domingo 19 -, y desde el aspecto encuestas, ha sido de forma casi generalizada – salvo excepciones – una verdadera vergüenza, donde se movieron descaradamente intereses económicos, y en consecuencia invadiendo el aire con guarismos e información bastardeada, con porcentajes que, sobre un mismo candidato varían hasta doce puntos en veinticuatro horas, y entre contrincantes las diferencias cambian constantemente arrojando resultados llevados por comportamientos poco serios, dejando en evidencia, falta de ética profesional.

El pasado jueves 9 de junio, recabamos información, entre las cuales destacamos: para “RCN”, el líder de “Pacto Histórico”, Gustavo Petro, ya no es favorito, sino Rodolfo Hernández, con 52.3%, contra 45.1%, pero 24 horas después, al cierre de “Página” de nuestra Edición, la misma “RCN” pauta 48.5% para Petro, y 46.7% para el candidato por la “Liga de Gobernantes Anticorrupción”.

Por su parte, “CNC”, acerca sus porcentuales marcando 49.8% para Petro, y 43% para Hernández, mientras “MassiveCaller” adelanta 55.4% para Hernández, contra 44.6% de Petro, y finalmente, “YanHaas”, 44.2% Hernández, y 43.2% Petro.

Compartir

Deja una respuesta