Graves daños al republicanismo

Sindicalistas por políticos

Zósimo Nogueira

Finalizó el referéndum. El NO voto más y no se altera la LUC, ahora que sale de discusión el contenido de esos artículos, se habla de ajustado triunfo, de 50 mil votos de diferencia.

Que la izquierda y la derecha. Que continúa la paridad entre los dos bloques ideológicamente antagónicos. Que liberalismo o Estatismo. Que se amplía la brecha. Que no hay brecha.

Considero que hay una situación que debe generar alarma y se deben tomar prestamente los recaudos.

El Frente Amplio no obtuvo esa gran votación que dicen haber recibido.

Tampoco se corresponde con un electorado plural e inclusivo como en algunos momentos se pretendió invocar para atraer votantes de sectores antagónicos o diferentes.

Esto a mi juicio ha sido una gran derrota del Partido Frente Amplio.

Una derrota que ha movido sus cimientos, que desnuda la carencia de liderazgos, mala organización y escasa renovación.

Nadie, ningún dirigente político ha procurado innovar, crear. Solo críticas destructivas.

No hay, o no están visibles figuras de la talla de Seregni, Astori, Vázquez solo se mantiene viva la figura emotiva del Ex Presidente Mujica con su aureola paternalista y revolucionaria. Inestable, oscilante sin un rumbo planificador.

Tan oscilante como sus seguidores que permitieron que la fuerza política que integran fuera penetrada por el movimiento sindical.

Ya hablamos de lo ilegitimo que resulta la postura de la dirigencia que siendo mandatados para representar a su sector laboral generalizan posiciones ideológicas personales como propias de todo su colectivo.

En un nuevo exceso han manifestado enjuiciar la conducta del sindicato policial SIFPOM-U por no haberse alineado en esfuerzo y militancia para derogar los 135 artículos de la LUC.

Siendo sabedores y conscientes de que los artículos sobre seguridad pública contaban con su beneplácito y se consideran una herramienta útil para el desempeño de la función policial igual los incluyeron entre los 135 artículos de la LUC que este referéndum pretendía derogar.

Si se anula un beneficio, es notorio que se genera un perjuicio. Eso lo entiende cualquiera.

A eso se suma que el PITCNT recibe aportes económicos de los afiliados de ese Sindicato que son utilizados en campaña para generarles ese perjuicio; y ahora piden explicaciones por la falta de militancia y compromiso con el referéndum.

Algo no está bien en la cabeza de esa gente. Lo desarman al policía ante el delincuente o el ocasional enemigo y pretenden no su aplauso; sino que se pongan la soga al cuello.

Todo esto de la dirigencia sindical ha sido una demostración de poco compromiso con la democracia interna que debe primar en cualquier institución dentro de un Estado republicano democrático.

Pero todo cobra una relevancia superlativa cuando observamos que el colectivo de partidos políticos FRENTE AMPLIO, nacido y sostenido a impulso de políticos de la talla de Seregni, Zelmar Michelini, Alba Roballo, Rodríguez Camusso, Erro, Arismendi, Germán Araujo, Tabaré Vázquez haya sido copado por el movimiento sindical, en una clara demostración de anti-republicanismo.

Se ha desconocido la legítima representatividad de los cargos legislativos, y los políticos frenteamplistas elegidos por la ciudadanía adoptaron una actitud permisiva pensando en la captación de votantes, sin advertir o desestimando que son desplazados y remplazados.

Como es posible que permitieran el ingreso a la dirigencia de su partido de un Sindicalista en ejercicio, que no le disputaran ese mando directriz políticos con mayor protagonismo, experiencia y visibilidad pública y se subordinara al sindicalismo.

El deschave del co-gobierno anterior con una modificación sustancial del rol directriz. En esta contienda el mando estuvo en manos sindicales y la subordinación en el espectro político.

Los mandos políticos del Frente Amplio (a mi juicio) han decaído en valores y proyección intelectual, pero continúan siendo muy superiores a los de la dirigencia sindical y no encuentro justificación para permitirles que asuman roles político-partidario que no corresponden y para los que carecen de conocimientos.

Los sindicalistas pueden y deberían ser muy expertos en el manejo de las capacidades para desarrollarse en la actividad que representan, pero para ser político en el amplio sentido de la palabra se requiere mucho más.

Comenzando por principios, disciplina partidaria y legitimidad de la representación ciudadana.

Esa debilidad demostrada por legisladores y dirigentes políticos del Frente Amplio le ha generado un grave perjuicio a nuestro sistema republicano representativo.

Todo el sistema político debe estar alerta ante estos hechos, la luz de alarma debe encenderse.

¿Cómo serán los nuevos capítulos?

Ya en la embestida final Fernando Pereyra ya presidente del FA puso a cargo de la campaña pro referéndum a Esteban Valenti enfrentado públicamente con la cúpula partidaria del FA.

Finalizando el referéndum, y en zona de concentración para aguardar el resultado electoral hubo ausencia de legisladores y en el estrado instalado en la IMM aparecía Pereyra rodeado de la cúpula sindical.

Como decirle a la ciudadanía que los sindicatos defienden al trabajador, a las condiciones laborales y que no se subordinan a un partido.

Como adoptar posicionamientos contrarios cuando se han mimetizado en la misma cosa.

Todo este desbalance de republicanismo está centrado mayormente en los artículos que empoderan a la policía y especialmente en el artículo 392 de la sección VII capítulo I Libertad de trabajo y derecho de la Dirección de la Empresa.

“El Estado garantiza el ejercicio pacifico del derecho de huelga, el derecho de los no huelguistas a acceder y trabajar en los respectivos establecimientos y el derecho de la de dirección de las empresas a ingresar a las instalaciones libremente”

Trata de restricciones, de limitar el poder que podía ejercer la cúpula sindical con ocupaciones y movilizaciones impidiendo el acceso al trabajo de quienes pensaban distinto. Permite fiscalizar y preservar el buen estado de lugares e implementos de trabajo. Reduce daños.

Dicen los defensores del SI que esta norma no era necesaria que no ha habido grandes conflictos ni se ha ejercido violencia hacia los trabajadores que no comparten esas decisiones de la cúpula sindical.

Eso no es así, pues un piquete que obstaculice o no permita al lugar de trabajo ejerce una actitud intimidatoria, como lo es el señalamiento voceando nombres, señalando domicilios o vínculos familiares.

Insultando con palabras soeces, adjetivando, gritando, llamándolos de carneros, traidores, vendidos, alcahuetes etc., etc.

Hace poco lo vimos en la puerta de centros educativos que sindicalistas impedían el ingreso de docentes que querían ingresar para elegir horas y lugares de trabajo.

Debió recurrirse a la autoridad policial. Lo mismo ocurrió en el Puerto de Montevideo.

La ley está firme, el PITCNT no logro su propósito de anular los obstáculos legales que la LUC introduce para evitar ese empoderamiento que le permitía imponer su voluntad para solucionar los conflictos con la patronal.

La LUC permite relaciones menos tensas, sin presiones, ajustadas a las diversas realidades y no la imposición caprichosa de unos sobre otros.

Libertad para hacer huelga, libertad para trabajar. Libertad para movilizarse en uno u otro sentido.

Ojala que la dirigencia Sindical realice un análisis de conciencia, recapacite y retorne a su nicho de actividades. A la legítima defensa de sus intereses laborales.

Como todos, mediante el voto republicano delegue funciones en los políticos de sus preferencias. Retornemos a los sindicatos plurales, sin alineamientos partidarios.

Compartir

Deja una respuesta