Hoy Martha sonríe

Fátima Barrutta

Cuando hablamos de embeber a la coalición republicana en Batllismo, hablamos precisamente de noticias como esta: en un hecho sin precedentes, el saneamiento se extenderá a 124 localidades del país que carecían de él, mejorando la calidad de vida de 560.000 compatriotas. Se trata de una inversión privada que ronda los mil millones de dólares, presentada por un grupo de empresas uruguayas y aprobada por el directorio de OSE, que integra nuestra querida dirigente Susana Montaner.

La iniciativa amplía la red de saneamiento nacional, del 50 por ciento actual a un 88 por ciento, beneficiando a más de un centenar de localidades con poblaciones superiores a los dos mil habitantes. Implica construir kilómetros de red e incorporar plantas de tratamiento de líquidos residuales.

«Porque el proyecto es completo», explicó el presidente del ente, Raúl Montero, al diario El País, «en el sentido de atender las dos cosas que resuelve el saneamiento: alejar las aguas servidas de las viviendas, pero también hacer el tratamiento que corresponde para no agredir al medioambiente”.

Otro aspecto virtuoso del proyecto es que generará 12.000 puestos de trabajo distribuidos en todo el país, a lo largo de cuatro años.

No es una quimera. Es una realidad, que comenzará a rodar una vez finalizados los correspondientes estudios de factibilidad legales, técnicos y económicos.

No se financiará del modo irresponsable con que se despilfarraron recursos en el pasado, en proyectos que ya se sabía que eran inviables. En este caso, OSE y el Estado aportarán un subsidio estatal, sumado a un fideicomiso que se alimentará con los nuevos ingresos que genere el ente a partir de la venta de servicios de saneamiento.

Así, con los pies sobre la tierra pero la mirada bien en alto, la coalición republicana construye un futuro de equidad, de calidad de vida y de protección ambiental.

El espíritu de don Pepe, de Baltasar Brum y de Jorge Batlle vibra en este nuevo emprendimiento, que aúna responsabilidad en el manejo de los recursos públicos y una honda sensibilidad social.

Seguramente en algún punto del universo, nuestra querida Martha Montaner estará sonriendo, viendo como su hermana Susana protagoniza este significativo logro republicano y justiciero.

Porque la realidad se construye soñando en grande y planificando al mismo tiempo cada detalle, para realizar esos sueños.

En el mismo momento en que este gran equipo humano del directorio de OSE avanza con pies de gigante hacia la prosperidad, hay otros que retroceden, con pequeñas vilezas que en nada empañan el ideal que une a todos los uruguayos.

Porque es lícito salir a juntar firmas para impulsar un referéndum contra una ley votada mayoritariamente en el parlamento. Pero no lo es utilizar la mentira y la tergiversación burda de la realidad para obtenerlas.

 No todo vale.

El sindicato radical de Fenapes, que representa a una ínfima parte de los docentes que ponen razón y corazón por la educación en este país, publicita en televisión una campaña descalificatoria de la Ley de Urgente Consideración, llegando al extremo de usar y abusar de las imágenes de José Pedro Varela y José Batlle y Ordóñez. Utilizar de esa manera el prestigio de ciudadanos insignes que, si vivieran, jamás se habrían sumado a ese coro de calumniadores, es en el mejor de los casos, indecoroso. Pero si a eso le sumamos lo que ha hecho la misma Comisión Pro-Referéndum, que no ha dudado en comparar a la LUC con el golpe de Estado de 1973, bueno, entonces llegamos a un límite de inmoralidad que parecía difícil de traspasar.

Y que, por otra parte, ha escandalizado incluso a ciudadanos frenteamplistas de buena voluntad, que se manifestaron en contra de comparar de esa forma a un evento totalitario, de quiebre institucional, con una ley sancionada por una amplia mayoría de los legisladores votados por la ciudadanía.

La democracia es el sistema donde las ideas diferentes conviven con respeto y es el pueblo soberano el que dilucida los caminos que transitaremos todos.

Lo que no puede pasar es que haya gente que pretenda llevarse puesta la voluntad popular, en una doble violencia: la que por un lado agrede la verdad y la que por el otro fomenta el odio y el enfrentamiento entre hermanos.

Con los frenteamplistas de buena voluntad, todo. Con los que apuntan a avasallar la constitución, usando la misma impertinencia con que lo hicieran civiles y militares golpistas en el pasado, con ellos, nada.

La gran obra de saneamiento promovida por OSE es la contracara de esos relatos disolventes. Y la sonrisa de Martha que hoy imaginamos, refuerza nuestra voluntad de seguir sirviendo y construyendo.

Compartir

Deja una respuesta