Incertidumbres más que certezas

Alvaro Vero

Las noticias en el día que esto escribo (13/10/21) no dejan de ser preocupantes dentro de un panorama de la salud que goza de cierto “afloje” de la pandemia.

La incertidumbre de la Caja de Profesionales  y la solicitud de más de 150 millones de dólares al estado, para financiarla en breve, es un tema que preocupa y mucho para un gran número de profesionales que aportaron toda su vida con sacrificio,,, ¿Qué habrá cambios y uno de los cuales plantea aportar por ingresos y no por un ficto ? puede ser,,, pero ¿Cuál es la responsabilidad del cuerpo directriz  integrado por médicos pertenecientes al gremio FEMI ? Actualmente la fuerza electoral de la misma ha puesto en la presidencia a un médico al  que no le puedo atribuir dotes previos en la materia: el Dr. Gonzalo de León. ¿me pregunto en qué grado FEMI puede hacerse cargo de tal promoción ? ¿y cómo influyó el altísimo nivel salarial de los comisionados y qué papel jugó el gobierno con su representante en el ente público no estatal ? ¿y porqué estas designaciones dependen de negociaciones políticas y amiguistas de un gremio  ignorando capacitaciones o experiencias?

Supongo que el tema debe ser mucho más complejo que estas vivencias que reporto pero que son de gran visibilidad y conocimiento.

El 13/10/21 en el Portal Montevideo el Sindicato Médico del Uruguay entregó carta al legislativo preocupados por el presupuesto de ASSE, admitiendo que las carencias si bien son de larga data, hoy se suman otros factores como la deserción del sector privado; y agrego; los compromisos públicos que el Dr. Cipriani asumió : asistencia domiciliaria, asistencia en cárceles, en nuevas salas de CTI, la atención rural, las Unidades docentes-administrativas, asistencia al Mides, la entrega de medicamentos, atención de enfermedades mentales etc. Y teniendo en cuenta que el costo de la medicina aumenta vegetativamente 10% anual, parece lamentablemente riesgoso plantearse que con presupuestos históricos pueden lograrse notorias mejorías. Humildemente pienso que habría que empezar por los concursos tantas veces planteados, profesionalizando la planificación y programación de acciones, y despojar de los intereses políticos partidarios a las unidades ejecutivas. El acceso a las prestaciones y la equidad tecnológica está seriamente amenazada.- La pregunta es cómo mejorará la gestión con designaciones políticas-partidarias.

¿Y que esperamos de la voz gremial del interior (Femi) y la estructura federada de cooperativas (Fepremi)? Ha habido un largo silencio de posibles propuestas sanitarias, ni siquiera un análisis demgráfico y epidemiológico de las situaciones rurales, sus carencias, recursos necesarios, radicación profesional ; sólo cargos bien remunerados conceptualmente vacíos. Quizás en plena pandemia debieron generar un seguro de vida para los profesionales, o solicitar que los contagios y muertes por covid pudieran ser consideradas enfermedades profesionales ,y también otras modalidades de retribuciones según riesgos. En fin, se limitaron a la estadística y pronunciamientos que nada aportaron. ¿Sorpresa?- no creo- salteños han conducido la Femi en los últimos años en virtud a las negociaciones amiguistas que invocamos al principio.- Una pena el resultado de las nuevas generaciones que buscan la burocracia bien remunerada con escasas responsabilidades.

En suma nuestro sistema de salud se encuentra en una encrucijada donde antes de la pandemia ya era cuestionada la sostenibilidad y ahora la preocupación debería ser mucho mayor. ¿Cuál será la estrategia a seguir? La primera es la clásica: atención primaria,más recursos etc. la segunda es la de innovación la más difícil la desburocratización, la capacitación, la orientación a las demandas del paciente, que justifique aumentos del gasto y que evite costos de la no calidad.- Saber de que hablamos cuando mencionamos salud, que los políticos ocupen el lugar que les corresponde y los técnicos profesionales propongan lo que debería hacerse ; ellos lo que puede hacerse.

Si no se ordenan prioridades no habrá presupuesto que alcance, y eso es por donde se debe empezar.

Compartir

Deja una respuesta