Indemnización por daño moral a un inmoral

Lorenzo Aguirre

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela exigió al diario “El Nacional”, el pago de indemnización – “daño moral” – por trece millones de dólares (USA 13.000.000), a Diosdado Cabello. El segundo golpista del dictador Nicolás Maduro había demandado en 2015 al medio de referencia, en el cual, un exjefe de escoltas de Cabello, lo acusara de hacer negocios con el narcotráfico. Sin lugar a dudas el fallo del citado Tribunal deja sobre la mesa el abuso de fuerza para usurpar dicha prensa, como por supuesto la demostración de una verdadera aberración jurídica. Es oportuno destacar que, en primer fallo – año 2018 -, la Suprema Corte estimaba un pago de seiscientos dólares (USA 600). ¡Qué abultados los intereses! El “milico” – como llaman los “progresista” comunistas… ¿no? – totalitario Diosdado Cabello tiene en su historial “angelical”, diecisiete denuncias – desde 2008 – ante la Fiscalía General, por sobornos, corrupción, y liderazgo de narcotraficantes. ¡Toda una “preciosura” de personaje!

Es indudable que, lo narrado, se ha convertido en un ataque feroz a la libertad de prensa, dejando en evidencia la falta de independencia institucional, y que la dictadura venezolana está buscando terminar definitivamente con los medios de comunicación opositores al régimen.

Vale la pena recordar que, este tipo de atropello también sucedió hace aproximadamente diez años con el diario ecuatoriano “El Universo”, al cual se le exigió la friolera de cuarenta (40) millones de dólares, además de tres años de cárcel a los directores, luego de una demanda por “difamación” presentada por el entonces presidente Rafael Correa – cuya ética, y moral, lo llevaron por “honorables” caminos de matonería y represalia en “defensa” de sus “valores,” hecho que llamara la atención a la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, quien pidiera a Interpol la extradición y arresto por vinculaciones sobre “secuestros, perjuicio a Fondos Públicos, y recibo de dinero del terrorismo a través de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) -, otro “anticapitalista” que, ahora,  “asciende hasta el Nirvana” belga, donde reside.

Volviendo al golpista Diosdado Cabello; el prestigioso diario “El Nacional”, fundado en 1943, dejó la edición impresa en 2018 – ahogado primero por Hugo Chávez, y luego por el dictador Nicolás Maduro -, pasando de ser una empresa con mil empleados, a contar ahora, poco más de cien.

Cabello, que había realizado otras denuncias – pero sin éxito – contra el “ABC” de España, como también al “The Wall Street Journal”, de los Estados Unidos, es un fascista graduado en la Academia Militar de Venezuela, teniendo en su “célebre ejemplar” currículum, malversación de fondos, como asimismo ser responsable de controlar empresas tales como “Bera” (motos), “RS21” (línea deportiva), las industrias pesqueras “EVEBA”, y “Atún Margarita”, además de contar con más de cuarenta propiedades, aunque vale decir que, es “anticapitalista”, “antiimperialista”, y “anti burgués”.

El chaval Diosdado goza además en su historial, ser poseedor de varias denuncias por parte de bancos alemanes, debido a cuentas desprolijas en casi veinte millones de dólares, y existe una acusación ante la Corte de Miami contra la empresa energética “Derwich”, por pagó de soborno en cincuenta millones de dólares (50 millones de dólares), a Cabello.

Asimismo, el chavista – comunista, tiene en su haber desde el año 2009, la suma de 17 denuncias ante la Fiscalía General, por corrupción, y narcotráfico, como también expedientes de denuncias por pagos con fondos de “Petróleos de Venezuela”, a organizaciones terroristas.

Al parecer, en Europa, el muchacho goza un magro ahorrito rondando los 200 millones de dólares, para cuando se jubile poder dar un empujoncito a la pensión y llegar sin apremios a fin de mes, pues, por conceptos de intereses sobre depósitos, el anticapitalista chavista Cabello estaría recibiendo la módica suma de 2 millones en papel verde, unos 160.000 dólares mensuales que, traducido al español, centavos más, centavos menos, son unos 5.300 dólares diarios.

El pueblo venezolano percibe un sueldo entre 7, y 11 dólares por mes, llegando en el mejor de los casos, a 16 ($315, y $720, pesos uruguayos mensuales).

Para despejarle la neurona a los “compañeros progresistas” compatriotas; teniendo presente que, en nuestro país el promedio de ingreso es de 550 dólares (unos $ 24.000), los uruguayos tienen que trabajar 10 meses para tener la misma cantidad de dinero que, el “anticapitalista” Cabello, gana en un solo día, mientras el hambreado pueblo venezolano necesita 41 años para percibir dicho monto.

¿Está, claro?

“Iniciativa Democrática de

 España, y las Américas”

Expresidentes integrantes de “Iniciativa Democrática de España y las Américas” llevaron adelante una proclama rechazando la sentencia judicial impuesta al diario “El Nacional” de Venezuela, de 13 millones de dólares por “daño moral”, a Diosdado Cabello.

Los ex gobernantes, entre los cuales se encontraba, Andrés Pastrana, y Álvaro Uribe (Colombia), José María Aznar (España), Mauricio Macri (Argentina), y Julio María Sanguinetti, y Luis Alberto Lacalle (por nuestro país), a los cuales se sumaron exrepresentantes de Chile, México, Panamá, y Costa Rica, manifestaron que, la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, contra el diario “El Nacional”, es un “sometimiento a los designios del régimen dictatorial de Nicolás Maduro”.

Asimismo, señalaron: “ante los fallidos intentos por acallar a un medio como “El Nacional”, se recurre hoy a la intervención de una Justicia sometida a la voluntad del régimen, para infligirle un grave daño económico”.

Por su parte, la “Sociedad Interamericana de Prensa” califica el fallo como “grave atropello, y expoliación”.

Más allá de lo expresado, a decir verdad, Diosdado Cabello busca hacer una encubierta expropiación, quedando como propietario y editor del prestigioso diario, y de esta forma rendir “culto” y homenaje, a “Che” – un entusiasta comunista, pensador sin ningún brillo, tonto panfletario, hombre lleno de odio destilando veneno por doquier, “humanista” inhumano dedicado a quitar la vida (siendo médico), racista empedernido, compulsivo jugador de golf, y tenis (“un burgués”), y engendro al mando de “La Cabaña”, campo de exterminio para quienes no apoyaban el régimen, católicos, y homosexuales “degenerados” –, poniendo en acción la “evangelizadora” frase, “hay que acabar de una vez con todos los periódicos, porque una revolución no se puede llevar a cabo con libertad de prensa”. También, hacer oportuno el instante para dejar bien claro que, “¡si eres de izquierda, no eres corrupto!”.

¡A propósito!… la “Asociación de la Prensa del Uruguay”, tan “defensora” de los derechos humanos, la libertad de expresión, y comunicación, como asimismo el informativista Aldo Silva, ¿levantaron sus voces?

RECUADRO: “Hay que acabar de una vez con todos los periódicos. Una revolución no se puede llevar a cabo con libertad de prensa”. (“Che” Guevara).

Compartir

Deja una respuesta