La caja de pandora y el ave fénix

Ricardo J. Lombardo

En declaraciones a una radio montevideana, el senador Gral. Guido Manini Ríos afirmó ayer que “Cabildo tiene coincidencias con la sensibilidad del peronismo original”.
Esa afirmación tuvo el efecto de abrir la Caja de Pandora, es decir, destapar el recipiente donde, según la mitología griega, estaban encerrados todos los males del mundo.
El peronismo original tuvo origen fascista, producto de la admiración que tenía Juan Domingo Perón por Benito Mussolini, la cual acentuó por su estadía en Italia.
Pero no solamente se trataba de un tema ideológico. Cada día se comprueban más las vinculaciones del ex dictador argentino con el nazismo, con la colonia alemana en su país que incluso sirvió como refugio a los criminales del régimen hitleriano, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial.
Perón promovió la neutralidad en ese conflicto y enfrentó de manera dialéctica a los aliados, en particular a los Estados Unidos e Inglaterra, pero también a la Unión Soviética por su proclamado anticomunismo.
Por esos tiempos, la década de los 40s., el peronismo tuvo un aliado de este lado del Río de la Plata: el herrerismo.
Diversas muestras de amistad y reciprocidad se constatan en esos tiempos entre Perón y Herrera, caracterizando a la derecha política de la región.
Del otro lado estaba el batllismo. Firme opositor no solo al fascismo y a los nazis, sino constituido en promotor del apoyo del Uruguay a los aliados en la guerra. Además, refugió, de este lado del Plata, a los argentinos perseguidos por el régimen autoritario de Perón y los militares que lo apoyaron en el poder
¿Es ese el peronismo con el que tiene coincidencias Manini?
Esto enciende una alerta roja. Para el país en general, pero para los batllistas en particular.
¿Qué están haciendo los batllistas de este tiempo coaligados con los herederos y admiradores de aquellas ideologías?
Es cierto que los tiempos cambian y en política uno no puede quedar aferrado irremediablemente a los hechos del pasado. Si así lo hiciera, tendría muy poca movilidad para afrontar los desafíos del futuro.
Pero cuando uno de los miembros de esa alianza desembozadamente reivindica sus coincidencias con los adoradores del fascismo y del nazismo, uno no puede más que sobresaltarse y reivindicar sus principios que son francamente antagónicos con esas concepciones.
Manini abrió la Caja de Pandora y los colorados de hoy, que se autodenominan Batllistas, deberían reaccionar con toda energía.
Es la oportunidad que tienen de renacer de sus cenizas y volver a reivindicar su papel en la historia, como el Ave Fénix, otro símbolo de la mitología griega.
Si no lo hacen rápida y enérgicamente, estarán dando la palada definitiva al entierro de esa colectividad de tan rica historia.

Compartir

Deja una respuesta