La carrera profesional

Alvaro Vero

Es a solicitud de colegas esta segunda nota sobre el tema.

Desde épocas remotas por no decir desde siempre el médico ha actuado regulado por diferentes códigos que han castigado o premiado su sabiduría o capacitación.

El sexto rey de Babilonia fundada en 2225, fue Hamurabi y su gobierno corresponde a una época de esplendor donde a través de cartas a los gobernadores de las provincias crea un código de importancia para su administración.

En su art. 218 expresa «Si un médico ha tratado a un hombre libre de una herida grave con una lanceta de bronce y ha hecho morir al hombre, si le ha abierto la catarata de un ojo a un hombre con la lanceta de bronce, y le ha hecho perder dicho ojo, se le cortarán las manos».-

También los pagos  establecían diferenciales según la clase social del enfermo y también de los  resultados. Por lo tanto la calidad del servicio desde esa época estuvo condicionando la relación médico-paciente y médico-sociedad.

Los dias 18 y19 de Noviembre del 2005 Se llevó a cabo en Piriapólis el II encuentro Nacional de la Federación Médica del Interior (actualmente se consideran innecesarios)  cuyo ejecutivo en ese entonces yo integraba. Los temas importantes e impostergables eran el ingreso y retiro médico, así como el sistema remuneratorio del trabajo médico en el interior del país.

El documento convenido recoge una serie de acuerdos entre el área gremial y el área asistencial de Femi (hoy separadas en Femi gremial y Fepremi órgano asistencial de las cooperativas médicas).

Sobre el ingreso de profesionales se estableció que debía ser por necesidades, priorizando el concurso de méritos o de méritos y oposición, que el nombramiento directo debía ser de carácter transitorio hasta provisión de concurso y en caso de acreditada competencia académica.- El ingreso se daría por contrato y se estimularía el trabajo en exclusividad con la condición de trabajo pleno y seguridad laboral.

Se aprobaron las disposiciones generales de los concursos con el requisito del título habilitado por el MSP y en caso de especialidades el título correspondiente; era obligatorio estar afiliado a la gremial local y existían ciertas exigencias en cuanto a la radicación.

El reglamento de concursos daba seguridades a los concursantes habilitando a las recusaciones tanto de miembros del tribunal como de la calificación de méritos.

También se planteó de importancia la carrera escalafonaria que debería reflejar el nivel de jerarquía del médico en su transitar por la organización.- Los pasajes a escalafones superiores debían tener como sustento la evaluación, apacitación y no solamente la antiguedad.

Debían además en la evaluación incluir la evaluación de los usuarios.-

Este mecanismo fue el seguido por Comepa hace muchos años ya, y logró establecer una estructura departamentalizada y piramidal de acuerdo a las capacitaciones con tribunales de la capital.-

En tanto Femi tuvo un amplio consenso (2005) sobre la adecuada definición de un escalafón, capacitación, reconocimiento a ésta en el salario, y la responsabilidad de las instituciones al momento de apoyar la misma.-   ¿qué resultó en algunas instituciones ? Que aquellos presentes en Piriápolis, hoy dirigentes asalariados, optaron por una actitud contraria recogida en el tango «Cambalache» …»no hay aplazaos ni escalafón…».

La conclusión de esa direccionalidad ha llevado a la inobservancia de «los que saben», (hasta su exclusión),el fortalecimiento del despotismo administrativo, «super cargos» de «confianza» a profesionales desconocidos en el mundo médico , «inoperantes activos» desde el punto de vista psicológico sin responsabilidad social y no controlados-nada se puede esperar si no se vuelve sobre nuestros pasos.

Compartir

Deja una respuesta