“La otra España”

Lorenzo Aguirre

Desde hace tiempo, el gobierno socialista – comunista de España comenzó a adoctrinar y controlar al pueblo, pues la coalición tiene aprobado un proyecto de Ley Orgánica Educativa – “Ley Celaá”, nombre de la Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá – la cual busca ideologizar la educación, quitar la Patria Potestad a los padres y suplantar ese rol, por el Estado. Tanto «Vox», como el “Partido Popular” (PP) denunciaron al respecto pues se trata de una ley totalitaria, atentando contra el derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos, además de no garantizar la enseñanza en idioma español en regiones como Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana, Galicia, y Baleares. Al parecer, en España, todo discurso está impregnado por un majadero maloliente izquierdismo que, en buen romance, va fluctuando con “estilo” de inquisición.

Esta actitud del gobierno de Pedro Sánchez es un adelanto de pago de deuda, a sus compañeros separatistas, y es nada menos que a través de la enseñanza, pues en los colegios se implantarían contenidos ideológicos, feministas, y sexuales.

Ahora, los padres están pidiendo tener un “documento – permiso” en el cual puedan firmar, o no, cuando a sus hijos se les implante algún contenido que consideren no adecuados, pero el mandatario español ha llamado fascista, a tal pedido.

Pedro Sánchez puso en marcha un trabajo de destrucción contra el Estado, contra la Ley, buscando un “comunismo de tiempos modernos” – no como los tontos en la época franquista, tragándose cuatro años de cárcel, y si eran estudiantes, perdiendo esa condición -, administrar “diezmo” proveniente de Irán, Cuba, continuar sosteniendo el pacto con quienes piensan que, los etarras, son patriotas, y guardar silencio respecto al entrelazamiento de políticas internacionales chavistas.

 Los españoles esperaban otra cosa de Pedro Sánchez, pero este séptimo mandatario luego de la dictadura franquista llegó a La Moncloa después que, el Congreso de Diputados aprobara la moción de censura contra Rajoy, cuyo “Partido Popular” (PP) fuera declarado corrupto por la Justicia, debido a que una red de empresas sobornara a jerarcas del mencionado partido, para lograr contratos públicos.

La reprobación no fue “estimulada” por un ataque de amor a la patria por parte de Sánchez… no para ayudar a “la nueva España” a salir de la problemática interna en la cual se encontraba, menos para dar fuerza y ser un referente dentro de la Unión Europea.

Pedro Sánchez, buscó llegar al poder deteriorando las instituciones, y le importó un rábano pactar con secesionistas y grupos que tienen expedientes abiertos por financiamientos ilegales.

Por supuesto, una excelente estrategia política, pero también un oportunismo vulgar, siendo lo valioso, alcanzar a cualquier precio el sillón presidencial, y acercarse en aquellos tiempos, a Pablo Iglesias – pro iraní que expresara además admiración por Margarita Nelken, comunista recalcitrante que, en su tiempo, no aprobó el voto de la mujer, y como si fuera poco, se ocupara de la represión en la España Republicana participando en la matanza de “Paracuellos de Jarama”, en la Guerra Civil Española -, llevándolo a ser vicepresidente, transmutándolo a millonario aunque el pobre tío tuviera “asco”, a burgueses y capitalistas.

A decir verdad, el terrorismo en España ha dicho a Pedro Sánchez que, si quiere continuar un nuevo período, los votos dependen de “Bildu” – brazo político de ETA -, y desde hace tiempo uno de los precios estipulados es liberar a doscientos terroristas de ETA.

Traducido al español: ¡La Moncloa, por etarras!

A fines del pasado año también los separatistas vascos declararon votar a favor de los presupuestos a cambio de la excarcelación de militantes de ETA – quienes manifestaron, “dentro de la organización, no hay arrepentimiento” -, y si bien el mandatario dijo no aceptar presiones, se benefició con el apoyo parlamentario de diputados de “Bildu”.

Los socialistas, apuestan por descontar penas por atentados y asesinatos perpetrados por etarras, reduciendo en forma considerable las impuestas por los Tribunales Europeos, mientras el PSOE se ha pasado de lado a lado, aplaudiendo con caradurismo ramplón las matanzas llevadas a cabo por dicha organización terrorista, y más tarde alabar las resoluciones de los Tribunales, como también, de tiempo en tiempo, no mojarse los pies.

De una vez por todas, “Vox”, y el “PP”, tienen que afrontar la situación que se va extendiendo con un programa comunista – cuyos epicentros son Cataluña y País Vasco – buscando debilitar la soberanía española para implantar un régimen de “Nueva España Siglo XXI”.

En Barcelona, los comunistas señalaron que, la unión de Cataluña, y País Vasco, es una verdadera fuerza para seguir la lucha y demostrar una vez más, que, “el comunismo, es una forma y ejemplo de vida”.

Los chavales catalanes y vascos se “olvidan” del campo de concentración de Alcalá de Henares, se callan respecto a Concabella, no hablan de los trenes de la muerte en Jaén, sobre la quema de la Casa Profesa de los jesuitas y su biblioteca con más de ochenta mil volúmenes, ni del comunista José Castelo Pacheco trabajando para los agentes del NKVD (la KGB de la época), como supervisor de la “actividad,” en los hornos de cremación.

Tampoco, hablan sobre Badajoz, donde degollaban a buena cantidad de hombres, y “como era costumbre”, despellejaban a mujeres.

“Vox”, y “PP”, tienen que dejar de tontear y hacer una revisión para rectificar, porque se está mutilando la estructura constitucional y en menos de dos años Pedro Sánchez se podría transmutar en un presidente comunista, al estilo balcánico.

El expresidente Rodríguez Zapatero – el peor gestor español, que apoya la dictadura de Nicolás Maduro, y coquetea con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el mayor grupo narcotraficante del mundo y la guerrilla comunista más antigua de América, la cual atacara la democracia y los gobiernos de los presidentes Uribe, y Pastrana, quienes debieron luchar contra esos terroristas, medios de comunicación ultraizquierdistas, el expresidente Barack Obama, y el peronista Papa Francisco I, que solo le faltó manifestar su “tentación” por excomulgar a los colombianos que, en el “Referéndum de Paz” en relación a las FARC, votaran por el “No” -, es el nexo, e hilo conductor de la conspiración a escala internacional para que, España, sea el “laboratorio” de proyecciones hacia un “Nuevo Mundo”.

Aquella España, la de faldas hasta los tobillos y zapatos de tacón ha dejado de ser, incluso la mutante hacia el destape y sus revistas con contenidos para adultos – explícitamente desplegadas “adornando” los quioscos de la otrora burguesa calle Recoletos – poniendo expansión a la “cultura del sexo”, dejó de ser “interesante”, y de paso, también la contracultura quedó abandonada en la estación del siglo XX, convirtiéndose tan solo en un mito propio del pasado.

Hoy, en plena “cultura digital”, perdió fuerza, porque la contracultura está elaborada por una especie de esencia de disidencia, pues ahora las sociedades manejan vertiginosamente expresiones culturales las cuales, en una especie de tiempo real se convierten en facturación dolarizada, quedando en evidencia que, los fanáticos que odiaban el comercio, los “políticamente bien ubicados” llevando una ofensiva contra la “cultura dominante”, han sido vanguardia del capitalismo depredador.

Compartir

Deja una respuesta