La vacuna, la descomposición moral y los abusos de poder

Daniel Manduré

Más de 2.5 millones de vidas se ha llevado el covid y más de 113 millones han pasado por la enfermedad. No se parece a ninguna otra crisis sanitaria, se ha propagado por todo el planeta y ha desestabilizado la economía mundial. Los países se han parado frente a ella de diferente forma, unos más preparados y en mejores condiciones que otros desde lo sanitario y ni que hablar desde lo económico. Otros con mayor responsabilidad, seriedad y prontitud. Hasta aquellos menos responsables, donde incluso en algún caso, sus primeros mandatarios han tenido actitudes que rayan la locura y hasta la idiotez.

 

Corren tiempos difíciles donde discutimos todo, desde los que a pesar de verDescargar como mueren seres humanos a su alrededor aún niegan la enfermedad y dicen que es un gran invento, tal vez por ese afán de sentirse protagonistas por un ratito, por ese minuto de fama. Los que discuten sobre vacuna si o vacuna no, porque hoy todos son científicos, infectólogos, donde opina el que con fundamentos y conocimientos sabe de lo que habla hasta el más atrevido de todos que potenciado por las redes sociales y que nos eriza la piel cuando los leemos o escuchamos.

No pueden faltar a la cita los oportunistas de siempre, los que gritaban por la cuarentena total, los que se quejaban porque la vacuna no llegaba y los que, ahora que la vacuna está entre nosotros, ya tendrán una nueva ocurrencia con la cual deleitarnos, tal vez se ofuscarán con el gobierno porque la vacuna te la dan en el brazo izquierdo y no en el derecho. Cualquier cosaDescargar podemos esperar de esas mentes brillantes.

Nunca escuchamos tanto debate en torno a una vacuna, si la rusa, la china o la de pfizer (mientras algunos esperan la cubana), si es obligatoria o no.

Desde 1796 con Jenner primero y Pasteur despuésDescargar la vacuna a traves de la historia es uno de los mayores éxitos de la ciencia y la medicina.

La vacuna ha salvado la vida de millones de personas y lo continuará haciendo en el futuro.

Pero también con la vacuna se ha hecho presente la miseria humana, esa debilidadDescargar tan antigua como la propia civilización, la corrupción y los abusos del poder.

Varios países donde las más encumbradas figuras del gobierno y la sociedad que han utilizado los «privilegios» del poder para saltearse la fila. Figuras influyentes que haciendo un uso inescrupuloso y éticamente reprobable del poder decidieron vacunarse ellos, su familia y amigos primero.

Perú fue uno se esos casos, no le ha alcanzado los escándalos de corrupción por los que han pasado sus últimos seis gobiernos, con varios de su ex presidentes presos, uno que se suicidó antes de su detención y varios lideres opositores también bajo la lupa que ahora su ministro de salud tuvo que renunciar por abusos de poder en torno a la vacuna.

Argentina, como no podia ser de otra manera, también dijo presente cuando de corrupción peronista se trata. Todos los días aparece una lista nueva de políticos, empresarios, gremialistas, figuras de la cultura y periodistas que sin prurito alguno se saltearon la fila.

A estos casos también se vienen sumando otros.

Estos hechos le pegan muy duro y donde más le duele al sistema político tan deteriorado y a la democracia toda, a su credibilidad.

Es imposible pedirle al ciudadano que confien es sus políticos y en sus referentes sociales si abusan, sin que se les mueva un solo pelo y tan burdamente del poder, violando las elementales normas éticas a su entero capricho.

La descomposición moral es muy grande.

Dentro de ese contexto está Uruguay, nuestro pais, que intenta hacer las cosas bien. Con seriedad y responsabilidad, sin favoritismos ni privilegios inmerecidos, intentando que los sectores más vulnerables sean los prioritarios…como debe ser, como es obligación del gobierno.

Porque no siempre el que empieza primero es el que termina primero ni le va mejor.

El poder por su raiz latina «potere» es el que tiene la potencia de hacer algo, el que es capaz de hacer algo.

La clave está en utilizar bien esa potencialidad.

El poder no debe ser visto como una mala palabra. Bien utilizada es una herramienta muy útil para favorecer a los más débiles, a los que más lo necesitan…aunque también, como vemos, están los que la utilizan para favorecerse a si mismos y a sus amigos.

Bienvenida la vacuna, es muy buena cosa, pero nada termina con ella, hay que seguir cuidándose por nosotros, por los nuestros y por t

Compartir

Deja una respuesta