Las garitas o kioscos policiales abandonados

Zósimo Nogueira

El tema es mucho más profundo, es mucho más que deliberar por la conservación de una pieza ornamental, una obra arquitectónica.

Apunta a la génesis cultural, al posicionamiento institucional de la policía y su relacionamiento con la comunidad.

Parece o es parte de concepciones políticas diferentes, una que lucha por mantener los valores y otra rechaza el orden, la prolijidad y lucha por profundizar antagonismos denigrando una construcción emblemática absolutamente identificada con el Instituto policial.

Los quioscos policiales convertidos en centros utilitarios de cloacas.

Mucho más que un mensaje subliminal, pues analizando sus características arquitectónicas veremos que se presta a un ataque de mucha más virulencia que a simple vista se pueda percibir. Un ataque al orden.   

La Intendente de Montevideo Ingeniera Carolina Cosse en la conferencia  de DERES expresó la genial e inspirada propuesta de convertir a las garitas policiales en baños públicos para toda esa población itinerante, trabajadores y residentes de la calle y espacios públicos que no dispone de lugares apropiados para hacer sus necesidades.

Imaginen el posicionamiento y empoderamiento que ejercerá ese público problemático y promiscuo que realiza sus viviendas amontando cartones, colchones, y fijan residencia de manera reiterada invadiendo propiedades privadas y espacios públicos.  Algunos con animales

Generan basurales acumulando residuos, creando focos infecciosos y alterando la calidad de vida de la población. 

Ese sin lugar a dudas sería el mayor contingente de público a usufructuar.

Publico destinatario de una de las disposiciones de la LUC.

Manera hábil de posicionar este tema, el desalojo de quien ocupe en forma indebida espacios públicos o privados.

Indirectamente se alienta este tipo de comportamiento en lugar de desestimarlos.

Todas las personas debemos ser iguales ante la ley y poseer los mismos derechos y obligaciones, y las personas en situación de calle requieren de la atención estatal, pero no resumida a un baño.

Requieren de soluciones de alojamiento, alimentación, atención sanitaria y  educativa.

Una medida destinada a solucionar un problema que traerá serios perjuicios para los lugareños que tratan de mantener sus viviendas con decoro y pulcritud.  La tranquilidad, higiene y los olores alterados.

El 31 de agosto del 2020 el Consejal del Municipio B Eduardo Ulloa en entrevista periodística difundía su propuesta de reacondicionar las garitas policiales de Montevideo y convertir algunas de ellas en centros de atención turística y las demás en para tareas propias de los cometidos policiales. En Montevideo hay 34 garitas policiales.

Esto que no paso de una expresión de voluntad lo compartimos y recordamos la existencia de un cuerpo de policía turística en épocas del Ministro Guillermo Stirling.

Los Kioscos eran lugar de paradas fijas e incluso se instalaron varias comisarías móviles  en contenedores como era el caso de una en Cerro Norte y otra en Bvar Batlle y Ordoñez próximo al arroyo Pantanoso y al Barrio Cuarenta semanas. 

Las estrategias desplegadas por los gobiernos del Frente Amplio fueron absolutamente contrarias.

Se despoblaron las Comisarias y por ende  dejaron de cubrirse destacamentos y Kioscos.

La propuesta de la Ingeniera Cosse y sus tratativas con el Ministerio del Interior puso en evidencia su desconocimiento de un proyecto de reconversión para ser utilizadas por emprendedores iniciado en acuerdo entre los extintos Ministro del Interior Jorge Larrañaga y el alcalde del Municipio CH Andrés ABT, al que se sumaron las alcaldías de los municipios E y F.

Este proyecto está en plena gestación y refiere a las garitas de José Batlle y Ordoñez y Ramón Anador; Rivera y Julio Cesar; y  Rambla y Comercio.

Así lo manifiesta la joven Alcalde del Municipio CH Matilde Antia y colaboran con este proyecto la Agencia Nacional de Desarrollo y la Universidad Católica.

Historia y características de estas garitas.

Según dichos de la Arquitecto e historiadora  Laura Alemán, estas garitas fueron construidas durante la Presidencia del General y Arquitecto Alfredo Baldomir (1938-1942) por el entonces joven Arquitecto Juan Carlos Costa Lemes.

Seguramente por su destino y diseño tendrán mucho de la impronta presidencial.

Su estilo de construcción se corresponde con la corriente náutica del art decó, con curvas y ojo de buey.

Arquitectura montevideana de la época del 30 con calidad de diseño  y muy buena calidad constructiva.

Al observar la garita de Rivera y Julio Cesar dice que no está hecha para ser pintada y que fue realizada con materiales como la mica que hoy no se usan.

Dice que cuando un arquitecto proyecta una obra le da la terminación y no está esperando la pintura salvo que el arquitecto la proponga como parte del proyecto.

Le parece un error conceptual pensar que los muros de cualquier obra están para ser intervenidos.

Que eso es una falta de respecto al Arquitecto que hizo la obra.

En el caso de esa garita lo mejor sería el hidro-lavado.

Que cuando se habla del color como algo bueno y alegre es falta de educación de cultura arquitectónica.

No le parece adecuado superponer una obra artística con intervención cromática y menos con escuelas involucrando y participando niños.

Que aún actuando con la mejor intención te podes equivocar.

Todos los edificios aún estas garitas tienen determinada composición.

Un diseño y proporciones  y los dibujos alteran totalmente la composición del objeto. 

Dice Alemán que hay que rescatar las garitas tratando de no violentar su diseño.

Si las miramos con atención, seguramente vemos pequeñas obras de arte.

En su frente el escudo nacional, planchada de hormigón, y un mástil para enarbolar la bandera nacional. Solida estructura  lateral semicircular, con un banco de hormigón en su interior.

Inspiradas en las cabinas de comando  de los transatlánticos y  el gorro policial francés con su vicera  Un visor rectangular como ventana  y un ojo de buey a un lado   

La Sra Intendente de Montevideo, debe saber que algunas de estas garitas están tapeadas para evitar el ingreso de mucho de ese público al que pretende satisfacer, se ha tratado de impedir ingresos para dormir y para consumir droga.

También debe ser informada de que estas garitas carecen de baño y por sus estratégicas ubicaciones su construcción implica elevados costos y modificación de espacios interiores.

Se prometió repoblar las comisarias, los quioscos y destacamentos son parte de la referencia que debe tener toda la comunidad, como centro de información y socorro.

Esperamos que el Ministerio del Interior evalué adecuadamente todo lo que implica instalar un baño público en un pequeño edificio que se asemeja a una gorra policial, y que los policías consideramos un emblema, un símbolo y toda la comunidad lo tiene como referencia y sinónimo de policía.  

La antigua jefatura de policía de Montevideo inaugurada en 1940 tiene semejanzas de estilo arquitectónico con profusos ojos de buey, su diseño fue elaborado estando al frente de la policía montevideana el Gral Arquitecto Alfredo Baldomir

Kioscos policiales. Bienes de interés Departamental.

Decreto Departamental Nro.35639 del 13/08/2015

Compartir

Deja una respuesta