Manuel Flores Silva

Las causas de la radicalización no fueron ni económicas ni sociales.

La prueba es que en 1984, cuando los tupamaros se pronuncian por la vía pacífica, las condiciones económicas eran muy inferiores a las de 1969. Es decir con mejores salarios había revolución y ataque a las instituciones y violencia, muertes, etc. Con peores situaciones salariales ya no había condiciones revolucionarias. Es la confesión de un absurdo radicalismo.

Aún hoy no se ha recuperado el salario real de 1971.

La revolución cubana, el marxismo expandido en la cultura, el desprecio por la democracia y la libertades formales, es decir un componente ideológico, fue lo determinante. La izquierda tenía básicamente dos vertientes. Una quería la dictadura del proletariado. Ver los documentos de la CNT o el partido comunista de entonces. La otra vertiente se proponía derribar al gobierno por la lucha armada. Las dos estaban contra la democracia. Por eso todos los sectores del Frente Amplio, todos, apoyaron la insurrección militar de febrero de 1973 contra la democracia.

Las dos corrientes de la izquierda (hoy MPP y comunistas) constituyeron, asimismo, la mayor estafa intelectual de todos los tiempos. Proclamaron entonces la estatización de la banca. En el gobierno del Fa toda la banca fue extranjera y nunca ganó tanto.

Proclamaron la reforma agraria y nunca se extranjerízó tanto la tierra (el equivalente a tres departamentos) y se generaron innumerables latifundios extranjeros. En fin proclamaban la necesidad de abatir la corrupción y jamás ella tuvo antes las dimensiones que la corrupción frentista. Estaban contra el clientelismo y la tasa de ingresos al Estado por día fue por lejos la mayor de la historia.

La radicalización fue una operación cultural y se constituyó en una traición sin disimulo. Pero mandaron a los pibes a morir.

Todos los ciudadanos del país tuvimos que pagar las consecuencias de la acción liberticida de esos radicalismos.

Comparto que el factor cultural-ideológico jugó un papel central en la radicalización. Tengo una visión más compleja de la dualidad comunistas-ultras de la izquierda de entonces. No tengo claro que documentos de la CNT se refieren a la dictadura del proletariado. Y sobre la evaluación de los 15 años del gobierno del Frente no es mi tema de estudio.

Compartir

Deja una respuesta