¿Marido abusivo? ¡No! ¡ciudadanos en cautiverio!

Lorenzo Aguirre

Con una represión sistemática, arrestos, e inmovilización de líderes opositores al gobierno dictatorial comunista cubano, el constipado Díaz – Canel mutiló de raíz la manifestación programada del pasado lunes 15 de noviembre, reclamando libertad de presos políticos. La marcha, había sido estructurada por la comunidad online “Archipiélago” – fundada el pasado 11 de julio -, convocando a la “Jornada Cívica por el Cambio”, y exigiendo democracia. El presidente Díaz – Canel, acusó a los organizadores, de estar a sueldo al servicio de los Estados Unidos, y su estrategia imperialista”, y reiteró la “evangelizadora” fatigada frase: “¡la orden de combate, está dada!, ¡a la calle los revolucionarios”.

El Departamento de Seguridad del Estado (DSE), órgano de inteligencia, y contrainteligencia, triplicó los interrogatorios violentos, además de agredir a periodistas – las autoridades cubanas retiraron las acreditaciones a todo el personal de la Agencia Noticiosa “EFE”-, y junto al gobierno represor a través de sus “milicos” – ¡así, los comunistas llaman a los militares!, ¿no? -, la dictadura contó con los asalariados grupos de bastardos matones progubernamentales que, con objetos contundentes, atacaron a los pocos manifestantes que se atrevieron a salir a las calles de La Habana.

Asimismo, el líder de “Archipiélago”, Yunior García, fue detenido por agentes de seguridad, impidiéndole salir de su casa, cortándole su teléfono fijo, el móvil, y rodeando su domicilio.

García, fue amenazado de ser decapitado, y también recibió un comunicado de la Fiscalía, anunciándole que sería encarcelado con pena de veinte años, por terrorista, hecho que lo llevó a salir abruptamente de Cuba, llegando a través de un vuelo comercial a Madrid, donde se encuentra refugiado.

Ahora, este chaval, para ser líder de una agrupación que pretende combatir la feroz y organizada dictadura cubana, parece bastante ingenuo, porque cualquier responsable de llevar adelante una manifestación reclamando la libertad de presos políticos, y democracia, debería saber cuáles riesgos corre, y no tener la liviandad de mirarse como un romántico aventurero héroe idealista de las hollywoodenses películas clase “B”.

Más allá de las circunstancias y presiones que Yunior García y su familia tuvieron que soportar, el viaje a España quizá sea una decisión controversial, y su escapada tan intempestiva, es decepcionante para otros disidentes, los cuales se sintieron abandonados.

En rueda de prensa en Madrid, García, manifestó: “Cuba, es un marido obsesivo”, reflexión llevada a un plano doméstico, cuando en realidad, es mucho más grave, pues la dictadura de Díaz – Canel – ¡a los retrógrados comunistas no les gustaba las personas “de dos apellidos”, por ser “oligarcas burgueses”! -, tiene en cautiverio, a los ciudadanos.

El totalitario presidente cubano convocó al “pueblo seguidor del gobierno”, a salir a la calle y enfrentar a los “antipatriotas degenerados”. “Estamos llamando a los revolucionarios, a ir a los lugares donde ocurran provocaciones, y desde ahora, todos los días. Estamos dispuestos a todo, al precio que sea necesario…”.

Es “literatura pura” para compartir con los intelectuales aburridos (como nos llaman los marxistas leninistas) – dejando claro que, aquí, no hay varios niveles de lectura, y no vamos a la cultura, ni siquiera a la contracultura -, quienes hemos ligado poco, y mal, para esmirriados vapuleados por represores rojos, y los de este lado, haciendo lo posible para luchar día, a día, contra esos imperios fenicios con “democracias diferentes”.

Entre otros destellos cósmicos, Díaz – Canel, manifestó una vez más: “los matices de la reforma – ¡hambrear al pueblo cubano! -, afirman el perfil socialista revolucionario, el papel rector de Partido Comunista, como asimismo la irrevocabilidad del modelo político y económico, porque, en Cuba, no habrá capitalistas”.

¡Clarísimo, Miguel…..clarísimo!

El trabajador cubano – ahogado, atormentado, harto del gobierno represor dispuesto a seguir fusilando -, gana la “friolera” de veinticinco, a treinta y dos dólares mensuales – mil, ciento doce, y mil, ciento veinticuatro pesos uruguayos, aproximadamente unos siete pesos la hora –, para dar de comer a sus hijos.

Más de medio siglo de dictadura, es históricamente único en el mundo, y Raúl Castro, con esos cincuenta años en el poder, con “un pie en el cajón” (oníricamente hablando), junto a su hermanito Fidel – ¡que el diablo lo tenga donde merece! –, aniquilaron y sacaron el último calcio de los huesos que quedaba en sus conciudadanos, y ahora, el siniestro Díaz – Canel, conformó la terna, manteniendo el mismo cuento ya gastado, agonizante, retorcido, y no creíble.

Lo sucedido hace apenas una semana, violando los Derechos Humanos, afirma otra vez que, el actual dictador, junto a Raúl Castro – un marxista radical, tan “antiimperialista” que recibió los petrodólares de los Estados Unidos, y apoyo de multinacionales para el prometido “futuro gobierno capitalista republicano” -, y la gerontocracia “compañera”, siguen con conductas intolerantes – ¡quizá, la esperanza respecto a un verdadero renacer del pueblo cubano pueda vislumbrase realmente con la metamorfosis generacional -, teniendo presente las exacerbadas advertencias: “el régimen combatirá sin que le tiemble la mano, a toda persona con pensamientos económicos no acordes, como también a conceptos neoliberales”.

Con esa declaración, confirman continuar con la dictadura esclerosada – la cual no puede esconder todas las falsedades acumuladas -, y seguir devorando a un pueblo oprimido, famélico, pese a que, con la muerte de Fidel Castro, se pusiera término a esa Guerra Fría cuyo verdadero telón se viniera abajo con la caída del Muro de Berlín, del cual se cumplieron treinta y dos años el pasado martes 9 de noviembre.

Después de lo sucedido el pasado lunes 15 de noviembre, en las últimas cuarenta y ocho horas se barajan y proyectan varias dirigidas especulaciones que van desde, ultraizquierda, a ultraderecha.

Escepticismo, enojos de todo tipo, conjeturas sobre conspiraciones y “motivados poemas” de un lado y otro, en el cual se argumenta la catarsis del pueblo cubano hacia la convergencia consumista – capitalista, como asimismo el aislamiento total de la isla, por no definir ninguna “línea” ideológica.

Para muchos, Estados Unidos no levantará nunca el embargo… para otros, son cambios menores dentro del plan de reestructura cubana que busca medidas para mejorar el clima bilateral… para algunos… si el conflicto ideológico deja de ser, Cuba se convertirá en un pobre, tonto, e insignificante punto en medio del inmenso Caribe.

Daría la impresión que, los anales no son tan válidos, y solo cuentan las cosas, según sea el narrador…

¡La verdad a medias, es también una mentira, porque no “encuentra” donde dejó la otra mitad!

Compartir

Deja una respuesta