Mi absoluto rechazo a los allanamientos nocturnos

Zósimo Nogueira

Rechazo los allanamientos nocturnos, o inspecciones domiciliarias que es lo que en realidad son. Ahora más que antes.

Nuestro partido condena la actitud de quienes desconocen pronunciamientos de democracia directa sean plebiscito o referéndum; lo han señalado nuestros máximos dirigentes.

Batlle y Ordoñez decía que el pueblo puede equivocarse, pero es el único con derecho a hacerlo

En las elecciones de 2019 a iniciativa del senador Larrañaga se plebiscitaron modificaciones constitucionales; allanamientos nocturnos, cese de beneficios liberatorios para presos, cadena perpetua revisable y creación de una guardia nacional con militares para cumplir funciones de orden público, militarizando el mantenimiento del orden público.

El pueblo dijo NO. A mi juicio, una sabia decisión.

Ha sido una expresión de pueblo muy cercana en el tiempo. No insistir con malos ejemplos.

La droga sigue causando estragos pero los resultados de su combate han mejorado.

Mucha de esa mejora debido a las trasformaciones que introdujo la LUC.

Por una cuestión de principios y por el breve tiempo transcurrido esta iniciativa debe desestimarse.

La ciudadanía dio su veredicto, hay nuevas herramientas jurídicas, la cuestión ahora es gestión.

Dese una carta de crédito a las autoridades, a cumplir con las promesas de campaña.
Eficiencia en la aplicación de la ley.

Se vincula e insiste con esta propuesta por la proliferación de bocas de venta de droga

Hay que diferenciar y llamar a las cosas por su nombre.

Allanar como dijimos significa inspeccionar, que no se confunda con detener.

Las detenciones se realizan si se encuentran elementos incriminatorios y responsables presentes.

Incluso pueden ser selectivas. (Puede haber niños, ancianos, personas notoriamente ajenas al evento en cuestión)

Los magistrados en las órdenes de allanamiento establecen lo que se va a buscar, no hay una autorización discrecional de actividades.

Ej. Si se procura ubicar un vehículo o un animal eso no lo habilita a revisar un ropero, una cómoda, o armario.

De establecerse una norma que permita allanamientos nocturnos, policía, juez y fiscales no estarán limitados a la presunción de una sola modalidad delictiva.

Seguramente será para una actividad ilegal genérica.

Lo mismo podrá habilitarse una inspección domiciliara para la búsqueda de objetos robados, adulterados, falsificación de dinero, alimentos, medicinas, elaboración de proclamas políticas “supuestamente subversivas” y toda la gama delictiva determinada en el código penal.

Sin parámetros de gravedad a menos que se determine en la propia ley.    

Lo resuelve el juez según su criterio personal.

Las modalidades delictivas están en permanente trasformación, lo que hoy genera conmoción difiere del ayer y del mañana.

 Si bien las leyes se generan para un presente, sus modificaciones deben realizarse dentro de un contexto de gradualidad general.

Quienes realizan los allanamientos.

Por lo general la policía, aunque también tiene esas potestades el personal militar apostado en ciertas áreas de nuestro territorio.

Yo confió en la policía, integre sus filas y como en toda institución hay gente muy profesional, muy calificada pero también de los otros.

Por eso y siendo los allanamientos una tarea sensible, desde siempre estos procedimientos deben ser comandados por profesionales, como mínimo Oficiales Jefes, o quien haga sus veces 

 El lugar a inspeccionar puede ser algo muy amplio, compartimentado, con buena o mala visibilidad, espacios inaccesibles, camuflados etc, etc. La nocturnidad dificulta la tarea.

Y que decimos del ingreso nocturno a un hogar de personas con armas en mano y como en la actualidad cubriendo sus rostros con máscaras.

Los allanamientos son tanto para confirmar una presunción de ilegalidad como para desvirtuarla. No hay certezas.

Puede realizarse en el hogar de presuntos delincuentes como de cualquier ciudadano o persona común.

Que decimos de militares realizando allanamientos de noche con la sombra del pasado reciente

Si el tema rector de la propuesta es el tráfico de drogas conviene precisar que a excepción de la marihuana las drogas se producen fuera de nuestras fronteras e ingresan por vía de contrabando.

Habrá que mejorar los controles fronterizos y de población flotante tanto por tierra como aéreo y fluvial.

¿Qué es una “boca de venta de droga”?

Es como un Kiosco, atienden por una ventana, una puerta, un resquicio.

Son fáciles de localizar, a poco de instalada todo el barrio lo sabe, sino como podrían vender su mercancía.

Generalmente las regentean grupos familiares o de personas afines, y cuando son clausuradas por la detención de los cabecillas estos son remplazados por alguien del mismo grupo. Continúan por lo general en el mismo lugar o en las inmediaciones para abastecer a la clientela

Por lo general son personas peligrosas, armadas, y a cambio de su mercancía tanto reciben dinero como objetos de toda índole. Son reducidores.

En muchos casos la actividad ilegal coexiste con el alojamiento de familiares, niños, ancianos, parentela o amigos sin ocupación ni residencia. Mucha precariedad.

También hay centros de venta sofisticados; vigilado, y con cámaras en las vías de aproximación.

Es un lugar de venta, no de consumo.

Desventajas para una inspección domiciliaria nocturna

Los moradores conocen el emplazamiento del mobiliario, ubicación de personas y de los objetos motivos del procedimiento. Basta apagar las luces para generar una situación de ventajas para un enfrentamiento armado y/o fuga.

Se podrá usar visores nocturnos, implementos lumínicos pero nada es comparable con la luz natural.

Una balacera dentro de una boca de noche puede ser caótica. Heridas o muertes de funcionarios, infractores y hasta de inocentes.

Deberán cubrirse las salidas que en zonas pobladas seguramente excederán los límites del lugar a allanar.

Mayores dificultades para descubrir berretines y objetos ocultos. Incluso personas.

Estas acciones solo las concibo como operaciones comando para liberar a alguien en riesgo de muerte o impedir un acto terrorista que por cuestiones de tiempo no pueda evitarse de otra manera.

Para estas operaciones lo dice Dardo Presa no hay impedimentos, prima un criterio general del orden jurídico.

La venta de drogas es una actividad criminal común que puede combatirse con éxito.

Tiene sus riesgos, que por la noche cobran dimensiones superlativas.   

Si solo se quiere impedir la actividad, basta con instalar una guardia policial uniformada en las cercanías.

Para un procedimiento exitoso y con menos riesgo basta una vigilancia con la proximidad posible, tomar nota de vehículos y personas que arriben al lugar y realizar las detenciones con incautación en otros lugares.

Filmaciones a distancias y en horas del día se hace la inspección domiciliaria.

Si antes había éxito, ahora con cámaras de grabación, drones, registro de llamadas telefónicas, visores nocturnos, todo resulta más fácil.

Mayor protección de los derechos individuales en base al principio de la inocencia, rector de nuestro sistema penal.

De esta manera se puede desarticular toda una red y no solo un puesto de venta.

La LUC facilita la planificación de acciones para combatir con mayor eficiencia  toda la actividad delictiva.

Trajo un empoderamiento del funcionario policial y de la población en general.

Habilita a acciones defensivas de manera racional, incluso con el uso de armas ante ataques a personas y aún a objetos preciados.

Es un contrasentido hablar de allanamientos nocturnos cuando se fortaleció la figura jurídica hogar ampliando su espacio territorial para la legítima defensa.

La protección del hogar es esencial para todo régimen verdaderamente democrático y una herramienta peligrosa en manos de personas inescrupulosas.

Compartir

Deja una respuesta