¿Paridad por género? Uno es diferente de una

Zósimo Nogueira

Ahí está el valor de las cosas, ahí están las fortalezas. En igualar está la debilidad.

Ni feminismo, ni machismo. Estamos en declive, cada vez retrocedemos más, los Constituyentes que elaboraron nuestras primeras Constituciones eran mucho más sabios.

“Igualdad, salvo los talentos y las virtudes”, dice el artículo 8 de la Constitución. Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos o las virtudes.

Igualdad de oportunidades no imposición de igualdades por el sexo.

Paridad para ocupar cargos es una barbaridad y una gran injusticia hacia los más capaces. 1 no es igual a 1. Lo siento es una burrada, es tozudez.

Tenemos que ir a una democracia paritaria dice la Vicepresidente Esc Beatriz Argimón, (El País 18/04/21). Suena lindo.

La igualdad de género contribuye a la calidad democrática.

Diferencias salariales, cotidiano de violencia doméstica, a lugares de decisión cuesta que las mujeres acedan.

“No voy a permitir que avancen los negacionistas del feminismo” 

El 15/03/21 dijo. Me gustaría irme con una ley de paridad sancionada.

 Dice que no sigue una ideología de género, que ha trabajado por los derechos de género, igualdad de oportunidad e identidad de género. Que nunca va a hacer discursos que fomenten el odio, pero reitera que tampoco va a permitir que avancen los negacionistas.

Un mensaje de reivindicación del género femenino, exagera en sus capacidades al decir que no va a permitir que avancen los negacionistas.

Soy defensor de nuestra Vicepresidente, me constan sus principios democráticos republicanos pero debería incluir en su prédica el combate a los actos de violencia del colectivo del que participa.

Hemos visto desbordes de grupos ideologizados, que en sus marchas y convocatorias expresan odio al sexo masculino.

No es exclusivo de nuestro país; reivindicaciones sobre-dimensionadas con posturas político ideológicas para justificar vandalismo y odio irracional.

Eso no ocurre en grupos masculinos, no hubo movilizaciones en tal sentido, pero si algunos rechazan ese pensamiento feminista y lo exteriorizan pacíficamente deben ser oídos y temados en cuenta.

Es el ejercicio democrático de libertad de opinión. 

Deben obviarse ciertas expresiones, pues lleva a respuestas inadecuadas.  Tengamos presente lo del artículo 8vo.

Nuestro país ha sido precursor en materia de derechos de la mujer.

Cuando eran ignorados en la región el 03/07/1927 las mujeres votaron por primera vez.

En la Constitución de 1934 se estableció la igualdad entre hombres y mujeres. Y en 1942 ingresaron al parlamento cuatro mujeres.

Como Diputados Julia Arévalo del Partido Socialista y Magdalena Antonelli del Partido Colorado y como Senadores Sofía Álvarez Vignoli de Demichelli e Isabel Pinto de Vidal  por los lemas Riverismo y Partido Colorado.

El 19/09/46 por ley 10783, se estableció la igualdad de derechos civiles entre hombres y mujeres.  

En tiempos recientes la ley 18476/09 (Ley de cuotas) modificada por la 19555/17. Declaran de interés general la participación equitativa de personas de ambos sexos en la integración del Poder Legislativo, Intendencias, Juntas Departamentales, Municipios, Juntas electorales y en los órganos de dirección de los partidos políticos.

Establecen la inclusión en cada terno de candidatos de personas de ambos sexos.  Es una ley, para mi injusta e innecesaria.

Cada partido, cada lista, tienen liderazgos, dirigentes, adherentes y votantes.  Con variada participación de uno y otro sexo.

Militantes esforzados, con iniciativa, ideas, otros inoperantes. Unos inteligentes, otros torpes.

Sanos, fuertes, débiles, enfermos, jóvenes, veteranos, viejos.

Altruistas, idealistas, egoístas.  El dirigente ve y percibe el compromiso de unos y otros con la propuesta política. 

A la hora del armado de listas debe aplicar racionalidad y ponderar con equidad para establecer la precedencia y aplicando la ley de cuotas se generan tremendas injusticias.

Se distorsiona la correlación de méritos y virtudes. Personas destacadas son desplazadas para cumplir con el mandato legislativo.

Hay agrupaciones con mayor potencial femenino y otras con mayor potencial masculino. 

Hay agrupaciones que carecen del número de militantes que permitan estas equivalencias y rellenan con nombres impensados. 

La ley que no apunta a lo mejor sino a una cuota. Atenta contra la vocación de las personas.

Como ocurrió en dictadura cuando se cuantificaron las carreras universitarias.  Como en la antigua Unión soviética.

Educación y trabajo organizado y dirigido por el Estado.

A mi entender el feminismo como otros colectivos procura espacios de poder en donde momentáneamente son minoría pero omite tratar toda situación en donde predomina.

Con avidez pretende igualdades sin el esfuerzo de la competencia.

Y muchos masculinos que ocupan esos espacios codiciados, no los defienden para no ser cuestionados y considerados antifeministas, ceden espacios.

Es increíble; quienes con más vehemencia defienden al colectivo masculino son otras mujeres. Mujeres que por sí solas han llegado a espacios de poder y no por el sortilegio de una prebenda legislativa.

Angela Merkel finaliza su gobierno y es aplaudida por millones de personas, de su partido y de los otros y no llegó por cuota política como no lo hicieron Golda Meir, Indhira Gandhi, Dilma Rouseff, Cristina Fernandez, Michell Bachelet, Margaret Thatcher.

La cuantificación genera antagonismos. ¿Para qué? Me pregunto.

Hombres y mujeres son igual de capaces.

Desarrollan habilidades para las mismas tareas, pero tienen preferencias porcentualmente diferentes.

Tanto el hombre como la mujer por lo general por sus físicos y roles históricos se destacan en actividades para las que han desarrollado determinadas habilidades.

Se dice que las mujeres asalariadas cobran menos que los hombres.

En lo general es relativo en lo particular es real.

Pero es parte de una acentuada y cambiante dinámica. 

Hay más mujeres profesionales que hombres. Los profesionales reciben buen salario.

A igual tarea de obreros es posible que el hombre gane más, es cuestión de libre mercado. De oferta y demanda.

Para algunas tareas son más requeridos los hombres, para otras las mujeres. Es un tema de destrezas y fortalezas.

En estos ítems no se haba ni de cuotas ni cuantificación. En medicina hoy debe haber 3 o 4 mujeres por cada hombre y en enfermería 10 X 1. Hace unos días una señora dedicada a la informática decía que había que hacer que más mujeres se dedicaran a esa actividad pues hay demanda laboral y poca proporción de mujeres. Si hablamos del rol directriz esa Sra está en la cumbre de su programa y en Uruguay la persona más destacada en el tema desde el inicio ha sido una mujer, la Sra Ida Holz.

 Hay mucho de mítico en esas demandas, las mujeres han llegado, llegan y seguirán triunfando por sus propios méritos y eso vale. Mejores ingresos, mejor estatus.

No a la designación por la varita mágica o el dedo benefactor.

Tantas mujeres han escrito paginas de historia; por la Reina Isabel de Castilla, Colón descubrió América; Juana de Arco comando un ejército para liberar a su tierra; Mme Curie junto a su esposo descubrió el Radio; Gabriela Mistral gano su Nobel; nuestras Rosalía Villagrán, Bernardina Fragoso, Ana Monterroso, Matilde Pacheco de Batlle, Delmira Agustini, Maria Eugenia Vaz Ferreira, Juana de Ibarbourou, Enriqueta Compte, las hermanas Luisi, China Zorrilla, Adela Retta, Alba Roballo, Martha Gularte, Rosa Luna, Lagrima Rios, Olga del Grossi, todas dejaron sus huellas.

En la actualidad Laetitia  D’Aremberg, Ana Ribeiro, Carolina Cosse, Ida Vitale, Isabel Richeto, las hermanas Raffo, las hermanas Arbeleche, la Vicepresidente Argimon y tantas, tantas más.

Científicas, profesionales, artistas, empresarias, y también políticas.

Sigamos el camino del esfuerzo personal, el del artículo 8: todos iguales.        

Compartir

Deja una respuesta