Profesionalizar enfermería

Alvaro Vero

En nota anterior hacíamos referencia a la voluntad gubernamental de fortalecer y desarrollar la enfermería según diario «El País» (17/01/22).

Se recordó los orígenes de la enfermería moderna y el pasado inmediato en la ciudad de Salto así como la ley que regula la profesión (18.815).

La gestión en enfermería se concibe como una adecuada dirección y administración de recursos que permitan disponer cumplir con estándares definidos en la práctica profesional competente y responsable.

Va de suyo que no se cumple ni en el sector público ni en el privado. Se aluden a falta de presupuestos adecuados, a escasez de recursos en el medio, pero también en ámbitos privados el no cumplimiento de los estándares en  las dotaciones generan ganancias espurias en las anónimas sanatoriales que venden servicios en el sector, muy lejos de los estándares adecuados y sugeridos mundialmente y sin la menor fiscalización del MSP.

¿Es la enfermería profesional vista y tratada como universitarias con conocimientos complementarios de la actuación médica? NO. Por lo general son consideradas o más bien desconsideradas como profesionales y son objeto de anónimos dirigentes médicos con poder que se sienten en un plano superior no distinguiendo los campos de acción de cada uno.-

Dentro de las características de la gestión está la continuidad laboral, mantiene constante la relación personal con el paciente durante 24 horas y conoce mejor que nadie sobre la evolución.

Ensaya la necesidad de resolver problemas de contingencia que emergen en forma imprevista además de las presiones familiares, comunitarias y de directivos abúlicos y muchas veces sin ninguna experiencia.- Se enfrentan a situaciones de alta emotividad en urgencias, CTI, quirófanos, constituyen un número muy importante dentro de la organización, o bien en soledad en un consultorio rural, deben  contar con un nivel de especialización según el servicio donde se desempeñan y generan con la gestión un impacto directo sobre los resultados generales en la utilización de los recursos.

El departamento debe ser considerado como una unidad de mayor jerarquía de la institución, además en un campo de acción que le es propio, necesita de sus programas específicos y mantener cierta autonomía técnica y administrativa, participar en la investigación y la docencia.

Diseñar la gestión de enfermería abarca la formulación de políticas, propósitos y una ideología ; es mucho más que incrementar el número de universitarias, también significa estructurar un departamento, la adopción de una misión, y la dotación necesaria, cosa que es difícil encontrar en direcciones médicas que apoyen estos desarrollos y que mantengan un clima de trabajo armonioso y estimulante.

Deben participar en la compra de suministros, en la preparación del presupuesto, en la gestión y evaluación de los programas de calidad seguridad, satisfacción del usuario así como en la calificación del personal.

Como si fuera poco en la comunicación adecuada, habilidades en la negociación de conflictos, ni con direcciones médicas sin expertise que son el presente de los cargos políticos partidarios.

En suma debe apoyarse la intención gubernamental pero con atención a las propuestas del CONAE (Comisión Asesora del MSP de Enfermería) y determinar un programa nacional de largo alcance con la evaluación debida y fundamentalmente ejercer la fiscalización ministerial en atención a las normas y leyes ya vigentes.- Recordar que hasta hace pocos años el país era exportador de Licenciadas de alto nivel.

En la evaluación de servicios sería muy bueno la acreditación de los mismos o por el MSP o por agencias externas de tal forma que la Junasa o en el futuro la Dirección del Sistema de Salud puedan validar los contratos del SNIS con públicos y privados.

Compartir

Deja una respuesta