Que las metas comunes no anulen nuestra impronta partidaria

Zósimo Nogueira

Cárceles, seguridad y gestión

Lo de las cárceles ampliación de capacidades  y huertas  está bien, pero solo son parches, las reformas deben ser mucho más profundas y también más prácticas y efectivas.

La fuga de Hugo Pereira Medina el 14/08; responsabilidades compartidas.

Notoria incapacidad de controlar adecuadamente los módulos y falta de coordinación con quienes han asumido el compromiso de la custodia perimetral.

Se pretende llamar a sala al Ministro del Interior para interpelarlo por la fuga de un recluso luego capturado.

Que sus explicaciones no fueron convincentes y con variaciones. Que difieren de las dadas por el Ministro de Defensa y por la pareja del fugado.

Que no se ajustan a las declaraciones del preso recapturado. Se intenta responsabilizar al Ministro Heber. Verdaderamente de risa.

Esto es un tema  absolutamente  menor.

Y menor aún cuando quienes promueven y manifiestan sus quejas fueron responsables de innumerables episodios de muchísima repercusión y mayor gravedad cuando ejercían la gestión ministerial.

Tal vez querían un mensaje inicial más fuerte adoptando medidas disciplinarias. Hay que hacer la pausa.

Ya se ve que por los apresuramientos y la insistencia periodística se expresan y trasmiten informaciones encontradas.

Un recluso no puede transitar solo por los espacios interiores del Compen en horas de la noche

La Investigación debe ser profunda y determinar vínculos. Muchas son las preguntas.

¿Cuánto demoro el encargado del Módulo en donde se aloja, en advertir que no había regresado?

Quién estaba a cargo del lugar en donde este preso estaba en comisión es responsable de su seguridad.

¿Cuáles son los protocolos de funcionamiento interno?

Como es posible que los presos tengan conocimiento de roturas del tejido perimetral con pasaje de perros y ninguna de las guardias policial y militar dispusiera su reparación ni adoptaran medidas especiales de vigilancia.

¿Existe algún vínculo de parentesco u afinidad entre el personal de servicio el día de la fuga y Pereira Medina? Si como dice, había poca visibilidad es mayor el grado de negligencia demostrado por parte del personal penitenciario que debía vigilarlo.

La responsabilidad es múltiple. De quienes fueron ineficaces en el control tanto de la población reclusa como del tejido perimetral del ex Comcar.

Si el tejido estaba roto hay omisión.

El tejido perimetral debe ser revisado permanentemente. No parecen complementarse de manera adecuada el personal del INR y los efectivos del Ministerio de Defensa.

Fiscalía tendrá bastante trabajo. Debe unir las actuaciones administrativas de dos Ministerios.

Un dolor de cabeza para la Dirección del Establecimiento y del INR; y para las autoridades Ministeriales un importante llamado de atención.

Coincidentemente el Ministro Heber ha abordado un serio problema.

La cantidad de extranjeros que están cumpliendo condena en él país, en su mayoría por delitos trasnacionales.

Muchos en el ex Comcar.

Es una situación preocupante agravada por la situación de beligerancia que vive la región, y que se ha estado atenuada por la menor movilidad a causa del Covid 19.

Ahora con la apertura turística deberán afinarse los controles.  

Deberán congeniar el interés turístico con la seguridad y la salud

Heber maneja la idea de expulsar a extranjeros que hayan delinquido en el país, lo mismo debiera ocurrir con aquellas personas que habiendo ingresado como turistas permanezcan en el país luego de vencidos los plazos  habilitados y carezcan de una actividad lícita y declarada.

Se aplicarían criterios similares a los de la ley 9604 de la época de la Presidencia de Terra que yo en particular nunca vi aplicar y deberá ser objeto de aggiornamiento.

Apoyamos la propuesta del Ministro del Interior con una política de contralor migratorio con mecanismos agiles, quien trasgreda la ley y sea incriminado debe ser pasible de expulsión.

La apertura turística es vital para nuestra economía pero el control migratorio es imprescindible en tiempos convulsionados.

La trasparencia en la gestión del partido.

Borrón y cuenta nueva como lo ha dicho Tabaré Viera luego de asumir en el Ministerio de Turismo.

Todo acorde a la ley y cuando haya emergencias las cosas a ojos vista y fundadas en cada expediente y con conocimiento de las jerarquías.

No son admisibles las escusas de seguir malas costumbres.

La defensa de la LUC, pero marcando nuestro perfil.

A defender ésta ley macro sabiendo que es fruto de un acuerdo y no el pensamiento uniforme de una colectividad política.

La realidad se impone. Estamos en un segundo plano.

Somos el socio más importante, pero no somos la mayoría dentro de este conglomerado de partidos.

Desde estas páginas y desde ámbitos partidarios o sociales daremos nuestro mensaje con criterio profesional en materia de seguridad, en lo que somos profesionales.

Sobre lo demás aportamos nuestra visión como integrantes de la colectividad política y como ciudadanos; exhortamos a los especialistas en cada ítem que expresen su opinión.

El partido no puede eludir ningún tema y como lo decía Ope Pasquet en canal 12, la LUC es una ley, y como tal siempre se puede corregir y yo digo también anular.

Se hace camino andando, pero también desandando como lo dijo el propio Presidente al referirse en varias oportunidades a nuestros problemas sanitarios por la Pandemia.

Hay que saber rectificar cuando el camino es equivocado, agrego, enderezar la ruta cuando el camino es sinuoso.

Nuestra fuerza es limitada a la representación parlamentaria que logramos en las últimas elecciones; en nuestro caudal electoral está nuestra fuerza, y como los consensos en partidos diversos son solo parcialmente posibles a veces hay que transar, y aceptar la decisión de las mayorías aún en el disenso.

Pero considero que nuestros partidarios deben recibir un mensaje genuino sobre nuestros posicionamientos en cada uno de los temas que componen esta macro ley.

Nuestras disonancias en temas como el puerto han sido plasmadas en una enmienda legislativa, como también lo ha promovido Cabildo Abierto.

Sobre el combustible tengo una opinión absolutamente contraria al ajuste mensual de precios con parámetros que están fuera de nuestro alcance y en los que nuestro estado carece del mínimo poder de influencia.  La comunidad se ha expresado.

Desandar caminos  cuando los resultados no se logran es una buena decisión y la insistencia es sinónimo de error y perjuicio.

Un producto cuya variación de precios incide en los costos de producción o distribución de todos los artículos, con tanta volatilidad  y librado a los vaivenes internacionales genera inestabilidad y no las certezas necesarias para emprendimientos y desarrollo.

Las economías domésticas no soportan esa movilidad, para esas planificaciones es que los Estados poseen sus Ministerios de Economía. 

Es como cobrar en pesos y pagar todas las cuentas en dólares. Imposible, inadecuado impredecible.

Un artículo como el petróleo que no producimos y que ingresa al país por medio exclusivo del Estado, se podrá abaratar acumulando stock  o liberando su exportación pero su precio no puede ser oscilante debe ir acompañado de las variaciones salariales como ocurre con los demás servicios públicos. El materia de combustibles el estado debe estar siempre presente no como interventor pero sí como regulador. El petróleo incide en todo el quehacer nacional, debe ser objeto de una atención y tratamiento esp

Compartir

Deja una respuesta