Ropa de talles especiales bajo la lupa

El 15 de junio se reunió la Comisión Especial de Equidad y Género de la Cámara de Representantes, para analizar un tema relacionado con el consumo relativo a las industrias del rubro vestimenta, por el que se presente establecer que los comercios de venta al público deberán contar con prendas de vestir y calzados en todos los talles que correspondan a las características antropométricas de la población masculina y femenina. La Comisión integrada por los diputados María Eugenia Roselló, que ofició como Presidenta, y los legisladores  Bettiana  Díaz  Rey, Walter Cervini, Julio Silveira y Martín Sodano, recibieron al también diputado Eduardo Elinger, quien presentó el proyecto a estudio. El próximo 6 de julio comparecerá por este tema la organización Ley de Talles UY, para brindar información acerca de los proyectos sobre la normalización de talla y de la industria del rubro de la vestimenta, y el 13 de julio lo hará la Cámara Industrial de la Vestimenta, la Cámara de Diseño del Uruguay y el Sindicato Único de la Aguja.

diputado Elinger:

“Ya había antecedentes de un proyecto de ley de talles, pero hay una diferencia muy grande,  porque «talles» implica más que nada la vestimenta,  y nosotros  ampliamos  el concepto a «talla», porque también incluye el calzado. Asimismo, contempla algunos aspectos  que  hacen  a  la  discriminación  y  a  las  características  que  tiene  toda  la indumentaria que llega a nuestro país.”

“Fundamentalmente nos motivó la problemática que se da en los adolescentes, relacionada  con los trastornos  alimenticios,  con toda una serie de situaciones  que se presentan con respecto a la obesidad, con todo el trastorno social que eso trae, y con el resultante estereotipo estético que muchas veces se maneja en el país.”

“Quiero serles muy sincero: desde el primer día en que planteamos este proyecto advertimos,  tal como mencionamos  en la exposición  de motivos  al citar los proyectos presentados por legisladores de todos los partidos, como el senador Enciso, que si bien presentó  un  proyecto  de  ley  de  talles,  buscaba  este  objetivo,  así  como  la senadora Percovich, y las diputadas suplentes en 2016, Jimena Nogueira y María Pía Biestro, que siempre se trabajó en el concepto de ley de talles, así como en cuáles eran los motivos por los cuales no avanzaba la iniciativa en Uruguay. Nosotros planteamos que se hiciera un estudio antropométrico en el que se involucrara a diferentes organismos del Estado, como la Universidad de la República, el Ministerio de Salud Pública, el MIDES, el LATU y las organizaciones de defensa del consumidor, porque insisto en que nos parecía que era un concepto que debía ser considerado desde el punto de vista inclusivo y de género.”

“Quiero   comentarles   que   apenas   presentamos   el   proyecto   recibimos   varias reacciones, pero todas fueron en contra. En primer lugar, se molestaron algunos grupos de importadores -nótese que no generalizo-, así como gente que trabaja con ropa y que, fundamentalmente, hace importaciones desde China, porque -naturalmente- viene con determinadas características.”

“También me enteré -quiero compartirlo con ustedes- que había un grupo de gente vinculada con la moda que venía trabajando en confeccionar tallas para personas que no cuadraba dentro de la vestimenta que se ofrece, que sintió que de alguna manera se estaba intentando  desvirtuar ese concepto que ya se venía llevando adelante para un nicho determinado. A la vez, me enteré de que algunos senadores venían trabajando en otro proyecto vinculado a la indumentaria y a los talles.”

“Hago estas aclaraciones porque, vuelvo a insistir: las diferentes comisiones podrán tomar los aspectos que les parezcan válidos y habrá posibilidades de legislar desde el punto de vista macro y no necesariamente en lo que uno establece. Lo que sí quiero dejarles bien claro  es que esto no está  hecho  en contra  de nadie  y que comprendo claramente  que muchas  veces  también  colidan  determinados  intereses,  porque  como país  estamos   acostumbrados   a  que  la  ropa  venga  de  afuera  con  determinados estándares.”

“También en este  proyecto  se  tuvo  en  cuenta  mucha  legislación  comparada. Argentina es  uno de los países  que  últimamente  ha avanzado de manera más significativa, pero  también  hay  legislación  europea  y  americana,  y  lo  aclaro  porque también  se me  acusó  de plagio  en las redes  sociales,  a pesar  de que  en la  propia exposición de motivos hacemos mención a esto; podrán comprobarlo  si la analizan.  Y hablo en plural porque trabajé con una técnica que fue quien me asistió en la profundidad y en la minucia del tema, porque uno no es experto. Yo lo que hice fue ser receptivo de la inquietud de un grupo de padres de adolescentes y de algunos otros sectores, y pensé en qué  es  lo primero  que  uno  hace  por  honestidad  intelectual:  ir  hacia  atrás  y ver  qué legisladores en otros períodos habían analizado el tema.”

“Ahora  bien,  siempre  se hablaba  de talles,  pero  nosotros  dijimos:  «Para  ampliar, vayamos por el lado de las tallas». Asimismo, siempre se hablaba de algunos conceptos y sectores etarios, y no se tomaba en cuenta la globalidad, lo que implica discriminación, ni lo que esto genera, hasta cuando una persona va a un determinado lugar y pregunta «¿Hay tal talle?» y le dicen: «Ah; si no hay en el fondo, no hay». Esas son situaciones que muchas veces se dan y que también hacen a la discriminación.”

“Quisiera cerrar con el concepto inicial: uno no presenta un proyecto de ley para que salga tal cual, sino para que temas en los que ya se venía trabajando se puedan discutir. En su momento, en el año 2009, en el Senado se aprobó una parte de lo que había planteado Enciso, pero en realidad se circunscribió al Mercosur. Por tanto, no era mucha la variación, porque insisto en que nuestro principal mercado de importación es China. Así que, indudablemente,  creemos  que debería  hacerse  un estudio como el que planteamos, a través del LATU, o por lo menos que tenga en cuenta las características que tenemos nosotros, los uruguayos, y por eso insisto con el concepto manejado por Argentina,  que  es el más reciente,  porque  tiene  algunos  aspectos  que creo  que  nos podrían aproximar bastante a esa realidad.”

diputada Bettiana Díaz Rey:

“… no sé cuál es la diferencia entre talle y talla, y no sé por qué se usan como conceptos distintos.  Además, cuando el proyecto define talla, habla de lo mismo, es decir, de vestimenta. Entonces, realmente no entiendo la diferencia conceptual, de fondo. Por otra parte, me parece que hay que hacer algunas consideraciones importantes. Claramente, esta discusión recién empieza y nosotros vamos a tener que contactar  a varios de los sectores empresariales y actores sociales involucrados, por lo menos. Eso me parece importante para tener una idea acerca de cómo funciona la industria de la vestimenta en el Uruguay.”

“Acá se habló mucho de importación y, últimamente, a raíz de la pandemia, mucha producción aumentó. Según dice la Cámara Industrial de la Vestimenta, hay señoras que cosen en la casa -son mayormente mujeres las que se dedican a esto- y así se generan más de veinte mil empleos informales en la vestimenta en Uruguay. Entonces, uno piensa en grandes fábricas cuando, en realidad, mucha de la producción de vestimenta en este país se realiza en empresas de menor porte. Por eso, para conocer el tema y no tener una idea distorsionada de cómo funciona la industria en Uruguay hay que invitar a una serie de delegaciones a fin de que nos lo expliquen.”

“En lo que tiene que ver con las vidrieras debo decir que este es uno de los elementos más importantes; ¡es de lo más importante!, porque también habla de cambios culturales profundos; cómo son los maniquíes y los cuerpos que vemos exhibidos impacta en la percepción de que está bien que haya diversidad de cuerpos. Eso no tiene que ver con un tema de marketing, sino con un cambio cultural, y me parece que esta es una coyuntura muy importante para plantear esta discusión porque últimamente hay una apropiación de todo lo que tiene que ver con la agenda que respeta la diversidad de cuerpos. A este respecto, uno puede ver campañas publicitarias de desodorantes y de cremas que hacen mención a cuerpos reales, mujeres reales y cuerpos diversos. Creo que ahí hay un terreno muy fértil para discutir, pero me parece importante reforzar que se puede garantizar que para la industria nacional esta sea una herramienta de desarrollo más que un castigo. Yo creo que el hecho de que nosotros conozcamos a qué consumidores les va a vender la industria uruguaya es darle una herramienta para su desarrollo. Hoy lo que no se sabe, porque no hay un estudio antropométrico de los cuerpos uruguayos, es a qué cuerpo se le vende; eso no lo sabemos. Entonces, también me parece importante empezar a dar vuelta el discurso de los riesgos, porque es cierto que hay sectores que reaccionan rápidamente, sintiendo que esta es una penalización a la industria; creo que hay que invertir ese discurso y tratar de ver esto como una herramienta más de desarrollo para la industria.”

diputado Elinger:

“Para aclarar: lo primero -para que no se malinterprete-, tal cual lo planteaba el diputado Sodano, cuando yo hablaba de la vidriera decía que muchas veces uno ve un talle determinado, consulta, y lo más probable es que le digan: «Si no hay en el fondo, no hay». Hablaba de esa situación un poco incómoda que vive la persona, pero no me refería a que fuera una cuestión de marketing o de discriminación, ya que pienso que ese no es el espíritu, pero es lo que está en nuestra cultura, como señalaba la diputada Díaz. Asimismo, hablaba del concepto de tallas porque es más amplio que el de talles, ya que el de talle siempre involucra principalmente la vestimenta, cuando uno lo percibe e incluso cuando lo va a analizar. Cuando hablamos de talla nos referimos también a todo lo que es el concepto de vestimenta y también ropa interior y calzado, que es más amplio, y no obedece a buscar un rótulo distinto. Quizás esa sea una discusión que se deba dar, como bien lo planteaba la diputada Díaz.”

“Insisto con el concepto inicial: esto es un insumo para un tema en el que ya se venía trabajando  por parte  de otros  legisladores;  hago  mención  a esto en la exposición  de motivos  del  proyecto  porque  me  parece  que  hasta  por  una  cuestión  de  honestidad intelectual se debe aclarar que nadie está inventando nada, que han pasado los años y en todos los partidos  siempre  ha habido  gente preocupada  por la situación,  pero me parece que son temas que no debemos  dejar de tener en la agenda  de trabajo para avanzar dentro de lo que son las posibilidades.”

Compartir

Deja una respuesta