SENSATEZ POR FAVOR II

Alvaro Vero.2

Hoy deberíamos estar planificando modelos diferentes de salud; es claro que hay un nivel de Atención Primaria que debe ajustarse, hablar de enfermedades de “reciente comienzo” que deben ser resueltas en 30 días, e incluyen las emergencias, para luego pasar a otro nivel o de curación o de tratamiento crónico o controlables. La primera atención no admite demoras ni vallas de ningún tipo y debe estar receptiva 12 horas con consultas, estudios, y tratamientos necesarios orientados al paciente –servicios de diagnóstico y tratamiento además de consultantes-no pueden ser islas separadas y que cada uno tenga horarios o permanencias antojadizas. Es sencillo pero se necesita voluntad y capacitación – ésta inexistente-.- Hoy ni siquiera se respetan las demoras exigidas por las normas, hoy ni siquiera existen direcciones capacitadas, no existe investigación, información, datos estadísticos, grandes números que aporten a soluciones. Conocidos son los personajes responsables (el Rey de la tabla redonda, la 5 minutos, la enamorada del parque José Luis, El Conejo Negro grado 6, y el popular Minotauro.- De irse junto a la que sostuvo que “no podrían hacer las cosas peor que los de antes”…mejoraría mucho la situación, aunque hay más.-

Conoce la dirección del HRS que en 4 años se incrementó la colecistectomía de urgencia 5 veces, ¿es que hay epidemia de colecistitis  ¿o es lo único que se opera ? ¿O será que se paga más si figura como urgente? Esto es un detalle del accionar del matrimonio premiado por el político y además médico – que no lo parece-. Esto es la cara oscura de Salto.- Luego de muchos años de ser referencia hoy se manda a operar enfermos de hernia a Mdeo. , al INOT, o a Bella Unión, sin observar calidad ni costos.- Y hay quienes prometen humanismo-hipócritas.

Las policlínicas periféricas no tienen programa de acción, ni siquiera una historia longitudinal, y ni hablemos de la frecuencia necesaria de consultas y suministros en la campaña o la radicación necesaria.

Son Apóstatas de la medicina y de la ética sanitaria que muestran la peor epistemología a las nuevas generaciones.

Compartir

Deja una respuesta