Sin LUC se agravara la conflictividad y los problemas de seguridad

Zósimo Nogueira

Mucho trabajo, mucho dialogo y acuerdos inter partidarios para generar una propuesta de alianzas luego de saberse quienes pasaban a la segunda vuelta.

Con un mensaje claro, un detallado programa de gobierno y postulados concretos se convenció al electorado.

Conocido el resultado electoral, nuevas deliberaciones para redactar el proyecto definitivo de la LUC y someterlo al legislativo.

Arduas discusiones en las cámaras con presencia de las fuerzas vivas de todos los sectores de la sociedad aportando y demandando soluciones.

Asociaciones, sociedades, sindicatos, organizaciones civiles y estatales, todos tuvieron la oportunidad de expresarse ante las comisiones de las cámaras de Diputados y Senadores que trataban este proyecto de ley.

Asesores en todos los temas orientando a los partidos en general y a muchos legisladores en forma particular, para elaborar una ley lo más consensuada posible.

Dicho esto en su justa medida, lejos de decir que había coincidencia en todo

En los acuerdos políticos, por lo general todos ceden algo, pero en lo medular hay coincidencias.

En temas de seguridad participamos de algunas jornadas y atestiguamos que fuimos oídos con atención y no vimos posiciones encontradas entre los integrantes de las comisiones.

Participaban representantes de todos los partidos. De la interna de éstos no opinamos.

Permanente difusión periodística de los entretelones parlamentarios; la ley  fue aprobada. La mayoría de su articulado y acuerdos mediantes conto con la aprobación del Frente Amplio.

Hubo quejas sobre lo extenso y abarcativo de la ley lo que imposibilitaba un análisis adecuado de su contenido.

Reclamos que no eran de recibo. Los temas de la LUC fueron propuestas electorales de público conocimiento que circularon por diversos medios.

Todos los legisladores tuvieron sobrado tiempo para conocer su contenido y formar opinión.

Es una ley extensa que abarca a todos los órganos administrativos del Estado, pero fue lo acordado con los partidos coaligados y en especial con la ciudadanía.

Tenuemente algunos políticos del Frente Amplio expresaron sus intenciones de recoger firmas para derogar la LUC, pero con poca consistencia debido a que habían votado a la mayoría de su articulado.

La dirigencia sindical hizo suya la misión de movilizar a los votantes frenteamplistas y a sus afiliados. Con un mensaje tergiversado, con medias verdades se aboco a la recolección de firmas en todo lugar de reunión ciudadana.

Variaciones del precio del combustible al alza en plena recolección de firmas favorecieron al discurso anti LUC

Tan exitosa tarea llevo a que notorios dirigentes del Frente Amplio propiciaron la candidatura de Fernando Pereira  Presidente del PIT CNT para presidir su partido político.

Es notorio e imposible de ocultar el vínculo entre el Frente Amplio y el movimiento sindical, como también es lo devaluada que se encuentra su dirigencia que permite la incorporación de un sindicalista proponiéndolo para conducir la política de su partido.

Tan caídos y apabullados están que nadie se opuso a esa candidatura, que hoy parece ser la más fuerte.

No finalizo el conteo de firmas, pero se da por hecho que habrá referéndum. Nadie lo discute.

En materia de seguridad en caso de su aprobación habrá una serie de cambios.

Volveremos al policía más inoperante de los últimos tiempos, habrá una pérdida de auto estima.

 Un nuevo impulso a la Fiscalía, se vuelven a recortar potestades a la policía.  A pedir permiso para actual, solo estará habilitado ante la flagrancia.

La denuncia del vecino vuelve a encajonarse, la policía ya no puede evaluar la urgencia.

De la ofensa y falta de respeto a la autoridad ni hablemos.

Sobre las cárceles más problemas. Varían tiempos de sanción y desaparecen impedimentos para ser liberados.

Agravamientos de pena y recortes de beneficios desaparecen.

Sobre aquello de proteger el derecho a trabajar desobedeciendo resoluciones sindicales, e impedir ocupaciones todo para atrás.

Se habilitaron contratos de alquiler sin garantías, con un desalojo rápido por incumplimiento de pagos. Retrocedemos

Sin ese beneficio nadie alquila sin garantías, solo palabra no vale.

¿A quién se perjudica? Al más pobre, al insolvente y en especial a los inmigrantes que aún no están asentados con un trabajo formal.

Se termina la posibilidad de finalizar un arrendamiento por la simple voluntad.

Aquel individuo que obtiene una oportunidad laboral en un lugar diferente de donde está, no puede tomarla pues está atado al tiempo establecido en un contrato.

De nuevo la inclusión financiera obligatoria, de nuevo sin la libertad de elegir como recibir su cobro de dinero.

Hubo trasformaciones e incluso creación indirecta de cargos, reafirmadas luego en la rendición de cuentas.

Hay personas designadas, que se hace con los cargos y con los derechos de quienes los ocupan. Todo esto y mucho más; mucho más.

Cuál es la nueva realidad jurídica si cae la LUC.

Se vuelve a la legislación vigente antes de su aprobación o como dice el Diputado Dr. Lust tiene varias interpretaciones según los artículos o prefijos utilizados al modificar, o elaborar la vigente norma.  

Dice el Dr. Lust que todos tratan el tema LUC como un problema político, pero poco se habla de las consecuencias jurídicas.

Coincide con el Ministro del Interior que si los 135 artículos son derogados hay que liberar presos imputados por delitos agravados o creados por la LUC. Se le extingue el delito.

Dice que se genera un vacío jurídico, pues no se puede volver al estado de situación anterior porque la ley ya derogo las normas anteriores.

Que es el primer caso de referéndum que deroga artículos.

La solución puede estar en que el poder Legislativo tiene competencia de interpretar la Constitución.

No tengo conocimiento que nadie de la coalición de gobierno haya realizado un estudio profundo y  particular sobre los beneficios, grado de aprobación y cuestionamiento de cada artículo sometido al referéndum. Estamos a tiempo, hay que hacerlo.

Considero que la variación mensual del precio de los combustibles no es ni apropiada ni beneficiosa.

Esa fluctuación de precios genera inestabilidad y altera costos de todos los artículos en especial de la cadena alimenticia muy ligada a los costos del trasporte.

Esas variaciones deben ser acompasadas por las variaciones salariales.

Las variaciones han sido mínimas pero eso no significa que ese sea un padrón permanente. Es un producto importado en el que no tenemos incidencia en la fijación de precios.

Aún con precios a la baja genera alteraciones de costo beneficio.

Si el combustible sube, lo mismo ocurre con todos los artículos, pero si baja ningún comerciante baja los precios de sus artículos.

La economía del Estado es una economía macro y puede manejar precios por periodos prolongados, lo que no pueden hacer los empresarios y mucho menos los asalariados. 

Nadie quiere remarcar precios mes a mes y de hacerlo dificulta los controles y genera alarma e intranquilidad al consumidor.  

El estado puede hacer acopio de combustible, comprando cantidades con el precio más favorable y sostener un precio sin perdidas.

Es cuestión de buena administración, de gestión.

Esto es resistido por la población y sería muy fácil desactivar esa disconformidad.

Bastaría con prolongar su variación, semestral, anual y cuando los costos se disparen de manera imprevista.  

Con un decreto o un proyecto de Ley un ítem menos, y para alguna otra situación lo mismo.     

 Nuestro Presidente debería aplicar aquello que dijo sobre la pandemia, cuando sea beneficioso desandar caminos lo haremos.    

Compartir

Deja una respuesta