Sucesos evitables

Alvaro Vero

De esa forma describió el Presidente de la República refiriéndose  a acontecimientos sucedidos en Salto y Artigas en la segunda semana de Abril en el transcurso de la pandemia.-

En primer lugar advertimos a nivel público cierta «transferencia de responsabilidades» entre ASSE y MSP, propia de una escasa o nula descripción de los términos de referencia de las responsabilidades pues ASSE es un ente descentralizado en «la órbita del MSP» y de ella dependen los hospitales y las redes de atención primaria.En tanto las políticas generales de salud ,estrategias a nivel nacional,normativas necesarias,planes y programas y el control de calidad de los servicios asistenciales dependen del MSP a través de la Dirección General de Salud en cuya órbita estaría la JUNASA y el contrato con los privados dentro del Sistema Nacional de Salud.- En opinión profana de mi parte habría que explicitar la estructura,procesos y rangos normativos.

De la misma forma , la ley 16.320,reguló  las funciones de «ALTA PRIORIDAD» EN EL RÉGIMEN DE «DEDICACIÓN TOTAL» previa demostración de idoneidad,por un período de gobierno,renovable año a año  y por ley 16.736 se incorporan a los directores departamentales de salud señalando que no podrán desempeñar cargos directivos o gerenciales en instituciones prestadoras de servicios de salud. La ley 16.736 modificó la «alta prioridad», modificó el régimen de «dedicación total» quedando únicamente que no pueden ejercer funciones directivas o gerenciales en instituciones prestadoras de salud. ¿en qué queda la idoneidad referida? ¿los plazos?, de los directores que se incorporan en la 16.736 art. 393. ¿Quedan vigentes las funciones descritas» … serán responsables de ejecutar a nivel departamental sobre los subsectores público y privado, las políticas, programas, controles, y planes que determine el MSP cumpliendo a tales efectos, una carga horaria mínima de 40 hs. semanales.»? O están vigentes las funciones?. ¿y si lo están que capacitación se les exigió para «asesorar al Poder Ejecutivo » en funciones de «alta prioridad».

Dentro de las responsabilidades de un régimen democrático es prioritario respetar la vida en el orden político y en el moral, lo que el poder Ejecutivo debe lograr a través de delegación de autoridad y responsabilidades en salvaguarda de la vida y la salud. Es por eso que estos cargos representativos del Ejecutivo no deberían ser «a dedo», y sí con la idoneidad solicitada por ley; mucho menos por razones politiqueras, familiares, amistosas o por devolución de favores. Designaciones políticas sí, no espurias ni irresponsables, porque ahora llegó el momento de esquivar responsabilidades escondidos detrás de gestores políticos como pokemones sociales.

Surgen algunas opiniones que habrá que valorar en sus términos y voluntad de concreción. Por ej. el Dr. Cipriani el 15/4/21-Búsqueda-manifiesta que va a profesionalizar ASSE, su directorio expresa públicamente que adhieren a los concursos, y en el legislativo hay integrantes (Dr. Martín Lema) que adhieren a la medida pero que además analiza la creación de un «defensor del paciente» para ayudar a las dificultades que enfrenta el usuario dentro del sistema de salud.

Sobre esto último generé a través de notas preelectorales la necesidad de efectuarlo dentro del MEF como oficina de protección del consumidor de rápida respuesta, y evitar las investigaciones tardías y objetables en cuanto a la equidad de sus pronunciamientos.

Al menos surgen conceptos importantes: «…el primer nivel de asistencia es perfectible» Dr.Salinas – El Observador-20/4/21- y el Dr.Cipriani la voluntad de «instalar verdaderos call center».

En suma; que los hechos «evitables» no pasen a la historia y que sean estímulos permanentes para el progreso social, para la ética sanitaria,y para la responsabilidad de los políticos al momento de designar los intérpretes de las políticas de derechos humanos. A los sindicados, agremiados, colegiados, basta de enunciados. «Estamos aqui para añadir lo que podamos a la vida y no para sacar lo que podemos de la vida». Sir William Osler.

Compartir

Deja una respuesta