Toda la culpa es de los yanquis

Daniel Manduré

Les incomoda, les molesta y hasta los enfurece. Llegan a reclamar que se hable de otra cosa. Fruncen el ceño, de rostro adusto y puños crispados. Levantan la voz, llegando al grito, creyendo que de esa forma van a darle la razón. Apenas escuchan hablar de Cuba saltan con una furia inucitada y les aflora un molesto sarpullido. Esa erupción que se da mayormente cuando la piel entra en contacto con una sustancia que la irrita.

Y aquí lo que los irrita de verdad es que el pueblo cubano reclame libertad, porque prefieren verlo sometido bajo la bota del dictador.

Les molesta todo aquello que deja al desnudo las mentiras de 62 años.

Para ellos los yanquis son los causantes de todos los males, el hambre es solo un invento, los que protestan son contrarrevolucionarios enviados por el imperio y todo el que piensa diferente es un agente de la CIA.

Todo es culpa del maldito imperio, los miles de fusilamientos, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones, la tortura, los presos políticos, la ausencia de elecciones libres, el partido único, la corrupción, la persecución y encarcelamiento de periodistas, la pobreza del pueblo y una elite enriquecida. Que Cuba no produzca pollos y se los deba comprar al propio Estados Unidos, como tantos otros alimentos.Que el sector azucarero esté casi fundido …eso y mucho más es culpa de los yanquis.

Fidel Castro y compañia nada tienen que ver con tan espúreos hechos, eran y son una congregación de Carmelitas descalzas.

Siempre recurren a lo mismo, ese discurso gastado del bloqueo, que en realidad es embargo y que está muy lejos de ser la causa principal de la crisis económica, sanitaria, social y política.

El embargo no sirve, no soluciona nada, debería terminar. Pero cabe preguntarse, si éste no existiera…¿se convocaría rapidamente a elecciones libres y democráticas? ¿Terminaría la corrupción y reinaría la  libre expresión en su plenitud? ¿se pondría fin a las persecusiones, desapariciones y el encarcelamiento de opositores y periodistas?

…Seríamos muy inocentes al creer que ello sucedería.

La realidad es avasallante, un pueblo en la calle que no soporta más.

La llama de la libertad se aviva en Cuba, las nuevas generaciones y la cultura como motor de ese cambio.

Gente que creía en el regimen, como Pablo Milanés, que hoy le da la espalda y muchos de los que aún lo apoyan lo hacen en forma timorata y un tanto ambigua como Silvio Rodríguez, con uno de sus hijos («Silvito, el libre») que parado en la vereda de enfrente a su padre se opone al dictador desde sus versos de rap.

El decía en unas de sus canciones» la verdad la escucharán en mi voz, son 60 años de engaño, que a muchas familias han hecho daño, no hay comida ni papel en el baño…¡cuanto más hay que aguantar!, el dinero lo tiene el sistema y nadie quiere hablar ni tocar el tema, porque todo el pueblo sabe que el fuego quema»

El lema asesino «Revolución o muerte» cambia por «Patria y vida», en ese canto a la libertad que tan bien expresa en su letra el grupo Gente de Zona y Yotuel Romero que dice:» No más mentiras, mi pueblo pide libertad, ya se venció tu tiempo, se rompió el silencio, no tenemos miedo…la historia verdadera no la mal contada, somos la dignidad de un pueblo entero pisoteada»

La inmoralidad de un regimen comuno-fascista en su máxima expresión, como inmorales son todos aquellos que lo apoyan.

Compartir

Deja una respuesta