Ucrania y Latinoamérica

Hugo Machín Fajardo

El accionar de Putin en Siria lleva a pensar a analistas internacionales que hay puntos en común entre Ucrania, Siria y la frontera colombo venezolana. Existe presencia rusa en Venezuela desde 2000. Hugo Chávez mantenía relaciones muy estrechas con Putin. Venezuela cuenta con armamento ruso y tropas venezolanas reciben instrucción de militares rusos. Desde Moscú se ha dicho que si Biden presiona a Rusia, podrían enviar tropas a Cuba y Venezuela, reeditando en el imaginario latinoamericano la crisis de los misiles de 1962.

«En la Europa Central y del Este, a mediados del siglo XX, los regímenes nazi y soviético asesinaron a unas catorce millones de personas. El lugar donde murieron todas esas víctimas, las Tierras de sangre, se extiende desde Polonia central hasta Rusia occidental a través de Ucrania, Bielorrusia y los países bálticos». La cita pertenece al libro «Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin», del historiador Thimothy Snyder, publicado por Galaxia Gutenberg en 2011.

Entre 1920 y 1945, en que se suceden la revolución rusa (1917-1924), la consolidación del nacionalsocialismo y el estalinismo (1933-1938), la ocupación conjunta germano-soviética de Polonia (1939-1941) y la guerra entre Alemania y la Unión Soviética, esas tierras conocieron una violencia contra millones de personas como nunca se había visto en la historia.

Catorce millones murieron solamente entre 1933 y 1945, documentado por Snyder, y no solamente por el autor estadounidense. Otros investigadores han aportado trabajos posteriores a 1991 que refrendan las cifras del horror.

Entender esta historia de asesinatos políticos en masa requiere, en opinión de Snyder, analizar en su conjunto los fenómenos históricos mencionados y no remitirse solamente a uno de los aspectos. El Holocausto judío percibido como un horror en sí mismo —que lo es—, puede impedir distinguir que Hitler además del exterminio judío, quería destruir a Polonia y a la URSS como Estados, con el consecuente asesinato de millones de eslavos.

Centrarse en el triunfo de Stalin sobre la Alemania nazi, decisivo para la sobrevivencia de la democracia en Occidente, difumina el hecho de que en 1933 unos tres millones de ucranianos fueron exterminados por las hambrunas propiciadas por Moscú. Los estudiosos aún debaten sobre si esta hambruna, conocida como Holodomor, puede o no ser considerada como genocidio, pero para el parlamento ucraniano lo fue.

Seis generaciones. Hoy reaparece en Ucrania el fantasma del sufrimiento que solo en el siglo XX han vivido seis generaciones. Abuelos, padres e hijos están enfrentados a una nueva posibilidad de agresión, esta vez ante tropas rusas comandadas por Vladimir Putin.

El nuevo zar, en su objetivo de revivir el imperio ruso — histórica aspiración que va mucho más allá del siglo XX— aplica métodos ya conocidos por los ucranianos. Concentración de armamento y de tropas (100 mil soldados) en la frontera de ambos países; infiltración en la población ucraniana de origen ruso para generar un líder pro-Moscú, como ya lo hiciera en 2014 cuando ocupo ilegalmente la península ucraniana de Crimea; saturación mediática que sobredimensiona el «peligro» de la OTAN para Rusia y su zona de influencia, entre otras maniobras, es la receta el ex jefe de la policía soviética, hoy presidente ruso casi vitalicio.

El in crescendo de las declaraciones parece abonar la meta de Putin:

– «Rusia está lista para atacar a Ucrania en cualquier momento». (secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, 18.01.22)

– «Será un desastre para Rusia si invade a Ucrania». (Joe Biden, 19.01.22)

– Biden espera que el presidente Putin tome algún tipo de acción para entrar en Ucrania y de ser así, «pagaría un alto precio incluyendo un elevado costo humano y un profundo daño a su economía». (19.01.22)

– Bliken adelantó que EEUU prestará mayo ayuda militar a Ucrania (19.01.22).

– Rusia «nos devolvería a una época peligrosa (…) con la amenaza de una guerra total planeando sobre nuestras cabezas». (Blinken, en Berlín, 21.01.22).

– Reunión en Suiza de Blinken con su par ruso. Las conversaciones proseguirían en los días siguientes. (21.01.22).

– «Cualquier incursión militar en Ucrania sería un gran error estratégico (…). tendría graves costos». (Liz Truss, secretaria de RREE británica, 23.01.22).

– «Instamos a Foreign Office a que deje de difundir tonterías», respondió el Ministerio de Exteriores ruso, en respuesta a informaciones británicas sobre la instalación de un líder pro ruso en Kiev. (23.01.22).

– Estados Unidos ordenó la salida de Ucrania de las familias de los empleados de su embajada en el país, autorizó la marcha del personal no esencial y aconsejó a sus ciudadanos no viajar a Rusia. (23.01.22).

– El Pentágono moviliza a unos 8.500 soldados en alerta y «listos» para desplegarse en el este de Europa, dentro de la OTAN, en caso de que Rusia invada Ucrania. (Portavoz del Pentágono, John Kirby. (24.01.22).

– Biden y Putin dialogan telefónicamente durante una hora (25.01.22).

¿Símil con Arauca? El domingo 23 de enero, en el departamento colombiano de Arauca, ubicado en el este colombiano, fronterizo con Venezuela, fueron secuestradas tres personas por grupos armados ilegales que se disputan el control territorial, según declaró el defensor del pueblo colombiano Carlos Camargo. El funcionario calificó de «escalofriante» la situación que se vive en el presente: hay 455 familias desplazadas (unas 1.466 personas) y la población civil se ha visto involucrada en esos enfrentamientos. Reclamó «estricto cumplimento al Derecho Internacional Humanitario».

La región permanece desde hace años bajo el control de grupos irregulares dedicados al narcotráfico. La población civil colombiana de Arauca, como la venezolana del estado contiguo de Apure, sufre constantemente vivir entre dos o más fuegos generados por enfrentamientos entre ex guerrilleros de las antiguas FARC contra miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombiano, al que se suma el accionar de los ejércitos de ambos países fronterizos.

En abril del 2021, el New York Times informó que el gobierno chavista adelantaba una «campaña militar contra lo que asegura es un grupo criminal que opera dentro de su frontera cerca a Colombia. En este esfuerzo también causó la huida de alrededor de 5000 de sus propios civiles hacia el país vecino».

Consejo de Seguridad de la ONU. Expertos en seguridad destacaron el mayor empleo de capacidad militar venezolana en décadas, lo que evidenciaba un cambio respecto a la indiferencia, e incluso cooperación, con estos grupos armados por el régimen de Nicolás Maduro.

El jueves 21 de enero de 2022, el representante de Naciones Unidas en Colombia y jefe de la Misión de Verificación de la ONU, Carlos Ruiz Massieu, pidió ante el Consejo de Seguridad reforzar la presencia del estado en departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela, ante los recientes acontecimientos en la zona.

¿Qué puntos en común pueden tener las situaciones vividas en Ucrania y en la frontera colombo-venezolana?

El accionar de Putin en Siria, país que vive desde hace casi 11 años una guerra civil provocada a partir de un régimen dictatorial e incrementada por desestabilizaciones externas, llevan a pensar a analistas internacionales que hay puntos en común entre Ucrania, Siria y la frontera colombo venezolana.

Existe presencia rusa en Venezuela desde 2000. Hugo Chávez mantenía relaciones muy estrechas con Putin. Venezuela cuenta con armamento ruso y tropas venezolanas reciben instrucción de militares rusos. El 19 de marzo de 2019, un general ruso que maneja el conflicto en Siria, viajó a Venezuela.

Rusia tiene presencia en Venezuela en términos de armamentos desde hace 11 años y le ha vendido armamento al chavismo por valor de 11 mil millones de dólares, informó Joseph M. Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS), entrevistado días atrás por El Tiempo, de Bogotá. Los equipos militares rusos utilizados por las fuerzas armadas venezolanas son «muy avanzados en términos de espionaje, misiles tierra-aire, vigilancia electrónica». Los celulares del ejecito colombiano que actúa en la región son interceptados por la tecnología rusa. El ejército venezolano cuenta con radares portátiles, así como drones y tecnología que Rusia emplea en Siria.

De crisis humanitaria a conflicto fronterizo. En opinión de Humire, el conflicto de Arauca —que se ha cobrado 28 vidas en corto tiempo—, le daría Maduro el motivo para pedirle ayuda a Rusia, con el pretexto de enfrentar el narcoterrorismo. Recuérdese que las autoridades colombianas en diciembre del 2020 expulsaron a dos diplomáticos rusos con el argumento de que eran espías.

Desde Moscú se ha dicho que si Biden presiona a Rusia, podrían enviar tropas a Cuba y Venezuela, reeditando en el imaginario latinoamericano la crisis de los misiles de 1962, desatada a raíz del descubrimiento por EEUU de la existencia de misiles balísticos en la Sierra del Rosario, al oeste-suroeste de La Habana, con potencial alcance de 1.100 millas. Aquella situación tuvo su momento más álgido para la opinión pública internacional el sábado 27 de octubre del 62, cuando la flota soviética detuvo su rumbo hacia La Habana, luego que la administración Kennedy se comprometiera a no invadir la isla y aceptara retirar sus misiles Júpiter desplegados en Turquía.

La crisis humanitaria venezolana —cinco millones de venezolanos migrantes—  puede ser rápidamente derivada a conflicto colombo-venezolano en la región de Arauca, fronteriza con el estado venezolano de Apure— ambos bañados por el río Arauca— a partir de la deslegitimación de la democracia. Sostener que en la CELAC da lo mismo una dictadura que un sistema republicano, conlleva un riesgo para toda Latinoamérica.

Compartir

Deja una respuesta