Un humilde aporte sobre “la mentira”

Orlando Aldama

Sin ánimo de pretender presentar una ponencia, me he dedicado a leer y compilar algunos materiales sobre un tema recurrente y de notoria actualidad: «LA MENTIRA»

Podemos definir una mentira como una falsedad genuina o una verdad de la cual solo se expresa aquello que nos interesa que se sepa, es decir se informa algo o sobre algo selectivamente. También puede configurarse una mentira el exagerar una verdad o incluso la verdad misma puede convertirse en mentira, si la intención es ocultar otros hechos o engañar causando confusión y con ella una acción en contra de los intereses de terceros. (o sea a los Giles de siempre !!!)

Mentir implica un engaño intencionado y consciente. Y tiene como sinónimos: embuste, calumnia o una falacia. (Esa la tenemos clara…)

Una mentira también puede estar “integrada o armada” por partes de verdades que oportunamente ocultan una realidad diferente, en forma parcial o total.

Mentir también es simular o fingir, mentir es ocultar, desinformar con o sin intención de dolo o hacerse pasar por inocente, explícitamente o no.

Con respecto a lo moral o inmoral de “la mentira” mucho y muchos han expuesto sobre ello, mientras Platón decía que en oportunidades una mentira podría ser aceptada, Aristóteles, San Agustín y Kant decían que nunca se puede permitir.

(Moral Burguesa contra Moral Revolucionaria …)

El filósofo Leo Strauss acentuó la necesidad de mentir para ocultar una posición estratégica, o para ayudar a la “diplomacia”. Así lo hicieron también los representantes de la filosofía política, desde Maquiavelo hasta la «mentira noble» de Platón. (Léase “REALPOLITIK”,,,)

Hay que diferenciar entre decir expresamente “una mentira” o comentar “una información o un tema, sobre el cual no tenemos confirmación, afirmando como cierto algo que quizás no lo sea” … (Eso es “un pelotazo”, un “bolazo” o una “chorices” … TA !!!)

Por lo tanto podemos decir que existe un diferencial entre hablar o comentar sobre un tema que desconocemos y afirmar enfáticamente algo que sabemos que no es así y ese diferencial esta expresado en la INTENCION y el DESTINO que tiene dicho comentario, lo que reafirma aquello que todo comunicador aprende y sabe, que es: “NO EXISTE COMUNICACIÓN SIN INTENCIÓN”.

Si bien muchos hablaron, escribieron y definieron distintos tipos de MENTIRAS, todos concuerdan en que las peores mentiras son “LA CALUMNIA” y “LA DIFAMACIÓN”, porque generalmente se acusa de algo a alguien, (persona o grupo), con el objetivo avieso de DESACREDITARLO. O casualidad en beneficio de terceros.

Algo muy interesante que me gustaría compartir es la denominada PARADOJA de Epiménides (Él afirmaba una y otra vez) «todos los cretenses mienten», fue la precursora de la paradoja del mentiroso. Hay una clase de acertijos lógicos relacionados con este asunto que, en inglés, se conocen con el nombre de «knights and knaves» (usualmente «caballeros y escuderos», frecuentemente «caballeros y bellacos», de vez en cuando «caballeros y villanos» o rara vez «caballeros y sirvientes», en español), en los que el objetivo es determinar, que un grupo de personas son quiénes mienten y los otros son quiénes dicen la verdad. (Cualquier similitud con la aviesa forma de comunicación y desinformación con que nos tiene acostumbrados la izquierda criolla, no es más que pura realidad)

(Por estas comarcas, “la teoría de los dos demonios”… o la DERECHA ASESINA y la IZQUIERDA DEFENSORA de los DERECHOS HUMANOS… y sigue!!!)

Por último me gustaría compartir una frase, recogida de entre estos materiales recopilados que me parece ilustradora de una tan transparente, cruel y descarnada realidad y es la siguiente:

“LA PRIMERA VEZ QUE TE MIENTEN… LOS CULPABLES SON ELLOS!!!

PERO SI TU TE CREES SIEMPRE SUS MENTIRAS, EL CULPABLE ERES TU”…

Es todo cuanto tengo para decir.

Compartir

Deja una respuesta